María Espino

Guanajuato.- La Procuraduría de los Derechos Humanos de Guanajuato (PDHEG) abrió una investigación de oficio por el caso de Esteban N., que denunció públicamente haber sido golpeado y robado por policías preventivos la noche del sábado 10 de Octubre.

Esteban N., aseguró que llevará el asunto hasta las últimas consecuencias para que los policías que lo agredieron y robaron sean sancionados y para evitar que repitan la agresión con otros ciudadanos, por ello el 11 de este mes también levantó una queja ante el Consejo de Honor y Justicia en el área de Asuntos Internos de la Secretaria de Seguridad Ciudadana capitalina, con número de expediente 210/2020 por abuso de autoridad.

Cabe señalar que desde el domingo anterior, 11 de septiembre, se ha buscado la postura del titular de la SSC, Samuel Ugalde Gracia, sin que hasta la fecha haya dado respuesta.

La PDHEG, través de su área de comunicación social, informó que desde el lunes 12 de Septiembre, abrieron una investigación de oficio bajo el expediente de queja 172/2020-A, un día después de que la denuncia de Esteban N. se hiciera pública.

Este jueves Esteban N., el afectado, ratificó su queja ante la PDHEG por lo que solicitarán a la SSC capitalina un informe de hechos a fin de aclarar lo ocurrido y de ser necesario que se finquen responsabilidades.

Antecedente

Esteban ‘N’ de 21 años de edad, denunció haber sido golpeado y asaltado por policías preventivos la noche del sábado 10 de Octubre cuando regresaba de su trabajo a su vivienda ubicada en el poblado Mineral de Santa Ana, precisó que los uniformados lo interceptaron en la zona conocida como La Crucita, zona en donde lo agredieron física y verbalmente, además de amenazarlo con que “si decía algo lo iban a levantar” y robarle mil 300 pesos que llevaba en su cartera.

“Mi nombre es Esteban, ayer (sábado) alrededor de las 7-8 de la noche aquí en la comunidad Mineral de Santa Ana yo venía de trabajar (…) estaban los polis en la Crucita y sin decir, sin comentar nada ellos me arrestaron sin mediar palabra y nos empezaron a golpear; un chavo de la poli, complexión delgada, piel morena, me arrestó y me subió a la patrulla, me empezó a toletear y a buscar en las bolsas de atrás donde traía yo mi cartera con mil 300 pesos y le dije que por que me buscaba y me empezó a toletear, que no la hiciera de pedo y sin mediar palabra solamente lo que recibía eran toletazos en la espalda, brazos, costados; ellos no decían nada de por qué nos habían detenido, son bien prepotentes (…) amenazando que no dijera nada porque me iban a levantar”, narró el afectado.