Patenta CIO dos proyectos para combatir al Covid en Guanajuato

Jazmín Castro

León.- Desde que inició la pandemia por la covid-19 el Centro de Investigaciones en Óptica (CIO) arrancó una serie de proyectos focalizados en atender y aportar desde la ciencia investigaciones para mitigar el impacto del virus y hoy cuentan con dos patentes

El director de Tecnologías de Investigación, Bernardino Barrientos García, comentó a Correo que iniciaron con 12 proyectos desde marzo del año pasado, y sus investigaciones rindieron frutos y actualmente lograron registrar dos proyectos.

El primero de ellos consiste en una maquina con luz ultravioleta que elimina los virus y su uso es para los fabricantes de cubreboca, es decir, que previó a ser empaquetados estos productos pasan por la cabina que los ‘limpia’.

La segunda patente es otra cabina y funciona para desinfectar libros, el objetivo es que se use en escuelas, bibliotecas u otros espacios de formación.

Se trata de una cabina que también funciona con luz ultravioleta y puede hace el proceso hasta con 10 libros en menos de 5 minutos.

Lee también: SSG urge a vacunarse contra Covid ante amenaza de Ómicron

“Se colocan los libros y al cerrar la puerta y darle ‘on’ al interruptor comienza la desinfección donde unas lámparas producen luz ultravioleta no sé ve, es invisible, pero es peligrosa para el ojo humano por eso es una cabina. Es una radiación que interactuar con los virus, baterías, éstas última tienen en su ADN el ácido ribonucleico daña cadena de los virus y ya no se pueden reproducir lo inhibe”, explicó.

El investigador resaltó que son meses de investigación donde van perfeccionando cada proyecto, cada investigación para poner su granito de arena y colaborar en las áreas de la salud y en un tema tan complicado como la pandemia.

Entre los proyectos, también cuentan con un ventilador que puede intervenir en el tratamiento de pacientes con el virus, la idea es generar un producto desechable que se pueda utilizar máximo en dos pacientes y por un periodo de un mes o más, la diferencia es su funcionalidad y su bajo costo.

Otro de los desarrollos y que va avanzando es un medidor de bióxido de carbono, el cual podría aplicarse en espacios públicos, escuelas y áreas laborales, con el objetivo de medir los niveles y pueda prevenir el contagio a través de la circulación del aire o por la falta de circulación del mismo, también operando con un costo accesible y con un alto grado de eficacia.

Desde el CIO el grupo de investigadores dedica años en desarrollar proyectos funcionales a través de la inteligencia artificial para poder retribuir a la sociedad.