Fotos: María Espino

María Espino

Guanajuato.- El sistema de paneles solares que fueron instalados sobre el techo del templo de Belén deberá ser retirado. Esto, al no existir un permiso por parte del INAH ni del municipio, además de que es una acción que se puede regularizar al tratarse de un edificio histórico. Así lo informó Juan Carlos Delgado Zárate, titular de Medio Ambiente y Ordenamiento Territorial.

Explicó que ante la dirección municipal que dirige no se efectuó ningún trámite de permiso ni se informó de la instalación de los paneles solares, por lo que no existe autorización. A razón de ello, cuando el tema se hizo público, inspectores del área de dicha dependencia acudieron al templo y efectuaron una revisión con el objetivo de conocer lo que ahí se hizo para determinar si hubo algún daño estructural.

Apuntó que, tras la inspección, se verificó que el techo no fue perforado para sujetar las estructuras, sino que únicamente se colocaron unos soportes para evitar que se movieran los paneles sin ocasionar daños a la estructura. No obstante, insistió en que esta es una acción no regularizable por lo que deberán retirar los paneles.

Con permiso o sin permiso

“No hay permiso nuestro. (Es) lo que nosotros hemos hecho en este tipo de situaciones cuando los ciudadanos se avientan a hacer las cosas por su cuenta. Hay cosas que son regularizables, que tienen que pagar a lo mejor una multa, y hay otras que no lo son. En este caso pareciera que no lo es y vamos a determinar a mediados de la semana entrante, pero sí es una acción que afecta la visual del Centro Histórico y se va a tener que proceder así (…) Si hubieran ido antes de hacer la obra, tanto el INAH como nosotros, les hubiéramos dicho que no (…) Con permiso o sin permiso lo van a tener que retirar”.

El funcionario municipal mencionó que no considera que el sacerdote encargado de dicho recinto religioso haya actuado ‘de mala fe’, “simplemente que quizás fue falta de conocimiento en materia de inmuebles históricos y sobre permisos que se deben solicitar antes de hacer alguna intervención en edificios históricos”, por ello dijo que en próximos días buscarán al párroco para dialogar con él sobre el tema.

En otro espacio

“De la evaluación que se hizo de los daños al inmueble: no se taqueteo (poner taquetes) no se metieron tornillos, no se ancló al inmueble; es una estructura de paneles que esta alzada sobre la cubierta, sobre la azotea del templo. No hay ningún daño patrimonial, vamos a moverlo de lugar de acuerdo a sus necesidades, darle alternativas y solución”, señaló.

Además dijo entender que la instalación de los paneles solares tiene como fin el ahorro de energía y generar economía, por lo que aseguró que analizarán el tema con las autoridades religiosas con el objetivo de poder brindar alguna asesoría que les ayude a que reubiquen las celdas solares en otro espacio donde no propicien daño a la parte histórica y se puedan favorecer del uso de energías renovables.

NDR