Cuca Domínguez

Salamanca.- La pandemia del Covid-19 no ha detenido la demanda de vivienda, sobre todo la de interés social, aseguró Víctor Torres, agente inmobiliario y expresidente de la Asociación de Agentes Inmobiliarios REDAII A.C., quien destacó que las de mayor demanda son viviendas  de entre 400 mil y 600 mil pesos. 

Destacó que la vivienda que sí disminuyó su demanda es la que tiene un costo mayor del millón a 1.5 millones de pesos, pero al final de cuentas no hay muchas desarrolladoras de vivienda que estén manejando estas inversiones. 

Sobre la afectación de la inseguridad en los precios de las viviendas, dijo: “se está trabajando de manera normal y la gente sigue buscando y donde encuentren una vivienda que tenga lo básico la gente la compra, porque no hay muchas casas que estén a la venta a precios accesibles”. 

Trujillo señaló que aunque hay algunas colonias como las de la zona sur u otras —como Barlovento o Villa Salamanca 400— que están señaladas como riesgosas e inseguras, hay mucha gente que compra viviendas en ese sitio.

“Primero, porque es económica —oscilan entre los 350 mil pesos—, (además) es  el único lugar donde se tienen todos los servicios. Incluso hay mucha gente que renta, tiene tiempo viviendo ahí, y de alguna manera ya conocen el ambiente, la zona y no les representa un riesgo”, comentó. 

Siempre se necesitan casas

Dijo que la pandemia no ha cedido la demanda de vivienda, tal vez la incrementó ahora que las familias se mantuvieron en sus casas, “pero siempre ha habido la necesidad de vivienda”. 

Finalmente consideró que las viviendas de interés social son las más económicas, que son las que se comercializan por debajo de los 500 mil pesos —no necesariamente a través de créditos como infonavit—. Luego está la vivienda media de arriba de los 500 mil pesos, la residencial y la residencial plus.

“Pero la que más se adquiere es la de interés social, a través de créditos porque para el grueso de la población es difícil tener menos de 500 mil peso para adquirir una vivienda”, concluyó. 

ac