UNAS Y OTRAS. Buenas y malas nuevas al corte de la tercera ola de la pandemia. Datos para documentar el optimismo y otros para confirmar las contradicciones de las autoridades en el tratamiento de la misma.

LA FIESTA. Empecemos por las no tan buenas. Hoy, los semáforos epidemiológicos ya se convirtieron en una verdadera pachanga en el funcionamiento de restaurantes, bares y antros. Los lineamientos que establecen los gobiernos locales o son letra muerta o por lo menos, se hace cumplir al capricho de las autoridades correspondientes.

REPORTE. Este fin de semana por ejemplo, en León el único evento suspendido en la ciudad fue una boda a la que asistieron 400 personas en una comunidad rural.

DIRIGIDAS. No hubo más castigos para salones de fiestas, restaurantes y antros de la ciudad lo que nos lleva a esgrimir que en este momento en León, las autoridades sanitarias sancionen a quien pueden o más bien a quien quieren y no a quien deben.

CLARITO. Desde luego que en León hubo muchísimas más bodas y eventos sociales de ese calibre. Las autoridades de León solo quieren taparle el ojo al macho. No es secreto a voces sino una evidencia que se encuentra sin buscarle mucho que en fines de semana, los antros, bares y restaurantes están más arriba del 60% que es el aforo permitido.

SIN RECATO. Se trata de otro modo de fiscalización selectiva de la autoridad moral que es hasta elitista porque resulta que van a clausurar un evento social a una comunidad rural mientras en la zona urbana puede haber una decena más rebasando el límite permitido, sin sana distancia ni medidas sanitarias.

EN POCAS PALABRAS. El objetivo parece ser llenar un boletín para decirle a los medios hay mano dura frente a los excesos. Pura faramalla.

LA DEL ESTRIBO…

Por cierto, el doctor Alejandro Macías, reconocido infectólogo y uno de los expertos más respetados para analizar la pandemia, publicó un video ayer en su cuenta de Facebook, en el que vaticinó que de mantenerse el ritmo de la estrategia de vacunación y las variables que hoy se perciben, podríamos estar ante el descenso de la llamada tercera ola con fuertes probabilidades de que la para diciembre la situación sea “más manejable” y la cuarta, no sea tan severa como esta y las anteriores.

De esta manera, podríamos aspirar a que el virus tendría un pico estacional en el invierno que se aproxima lo que podría ser la antesala de lo que llama el final de la pandemia.

Hay un escenario un poco más agresivo que retardaría el descenso de los niveles de contagio unos meses más pero con la misma tendencia a estabilizar la cifra de contagios aunque, en cualquier caso, el virus ya no se irá y, dice el doctor Macías, tendremos que aprender a coexistir con él.  

PARTIDO VERDE: CUANDO LAS CAUSAS TOPAN CON PARED

Ser consecuente con sus principios y causas no ha sido sencillo para el partido Verde en Guanajuato donde usualmente ha sido mayoría pero incluso siendo cogobierno, ha tenido que enfrentar lo mismo a la aplanadora azul que los cuestionamientos de algunos sectores industriales.

Recordemos su postura en contra de las corridas de toros que pudo materializar en el trienio 2012-2015 en León cuando se aprobó en el Ayuntamiento de León la prohibición de que los niños entraran a las corridas de toros.

Un lance que solo le duró el trienio barbarista pero que valió una reacción del gobierno de Miguel Márquez quien emitió un decreto para declarar patrimonio cultural intangible esas corridas.

Pero ha habido otras causas que lo han metido en problemas con sectores económicos fundamentales en el estado.

Hace exactamente 6 años, al Verde en Guanajuato le llovía sobre mojado. Ya en el ocaso del gobierno municipal de Bárbara Botello que para entonces ya había solicitado licencia, tenía que enfrentar la furia de los empresarios del sector zapatero por una iniciativa en contra de la fabricación de artículos de pieles exóticas.

Hábilmente, el entonces senador panista Fernando Torres Graciano difundió la iniciativa en Guanajuato y de manera particular con el gremio zapatero tan sensible siempre a temas que afectaran a la industria.

Esa iniciativa impactaría negativamente en la comercialización de esos productos, particularmente los que tenían que ver con marroquinería. El PAN y su gobierno, vieron una veta importante para torpedear al partido Verde, entonces aliado del PRI.

“Esta ley, sí afectaría a productores muy importantes que están usando lícita y legalmente este tipo de pieles. Lo que nos están pidiendo (los zapateros) es una gestión que desde luego se solicitó al secretario de Economía y al gobernador y estamos en esa parte para sentarnos a platicar en qué tan necesario o no es que se apruebe este tipo de ley”, decía por ejemplo, el secretario de Desarrollo Económico del Estado Guillermo Romero Pacheco.

En León, había alrededor de ocho o 10 empresas muy importantes y que son ejemplo respecto a sus prácticas que usan las pieles exóticas para la producción que se verían afectadas.

La reacción de los zapateros obligó a los jerarcas del Verde a traer incluso a su dirigente nacional Carlos Puente a explicar que no habría daño para la cadena en el estado. Un resbalón de varios en esta, que cada vez es tierra comanche.

DIPUTADOS LOCALES: LA ÚLTIMA Y SE VAN

La sesión extraordinaria de ayer en el pleno del Congreso local marcó la despedida de la actual legislatura pero también el preludio de lo que vendrá en la siguiente con 2 bloques claramente perfilados: Morena como única oposición y el PAN en alianza de facto con el resto de las fracciones.

La votación por mayoría de la deuda del Ayuntamiento de Guanajuato capital y la contratación de un remanente de un endeudamiento ya avalado en diciembre pasado con la oposición de solo 3 de los 4 diputados de Morena muestra que en Guanajuato, lo que prevalecerá a partir del próximo 25 de septiembre es una gran coalición de facto de la mayoría panista con PRI y MC que suman 5 diputados frente al bloque morenista.

La duda podría quedar en la posición que asuman los 2 diputados del partido Verde, condicionados aparentemente por la alianza nacional con Morena aunque francamente no se ve que haya una sintonía automática entre ambas bancadas. En Guanajuato siguen siendo agua y aceite.

Seguramente habrá temas que a lo largo de la siguiente legislatura puedan representar diferencias de la mayoría azul con la bancada del tricolor que encabezará (salvo alguna sorpresa) Alejandro Arias  Avila y con la diputada de MC, Desiré Angel pero no serán de fondo.

El reto para Morena será mantener la cohesión de sus 8 diputados con los que arrancará la bancada a juzgar por lo que hemos visto en los últimos 3 años incluso ayer mismo cuando sin ningún miramiento, la diputada Carmen Vaca le recriminó en tribuna a su coordinadora Magdalena Rosales, la incongruencia de su discurso antipanista con la actitud manifestada en la bancada sin obtener respuesta alguna de la aludida.

Como suele ser su estilo, Rosales se mostró combativa frente a la aplanadora azul. En la deuda para hacer un nuevo Museo de las Momias acusó la simulación que a su juicio hubo en quienes apoyaron el proyecto y aunque no mencionó a Carmen Vaca, esta se sintió como tal pues es presidenta de la Comisión de Turismo y respaldó el proyecto.

“Hablamos de conceptos que ni siquiera conocemos. Me da pena hacerlo. Quiero pedirle a la diputada Magdalena que se deje de simulación pues toda su coordinación ha sido simulación. Que informe que ha hecho de su coordinación, no es el dinero sino la opacidad; que no use la tribuna para simular lo que es”, le dijo.

Ya no hubo respuesta de Rosales. No sabemos si por prudencia para evitar una exhibida mayor de la guerra interna morenista o porque no tenía argumentos para rebatir.

Luego, la propia Rosales sería víctima de un desproporcionado y hasta grosero embate del perredista Isidoro Bazaldúa quien reclamó la supuesta intolerancia de Rosales con una muestra clara e irrefutable de lo que cuestionaba.

Rosales habló de la falsa izquierda que representa el PRD y Bazaldúa, le respondió con adjetivos como “chapulinita”, “caricatura de diputada” y “chapulín de comal”. Pésimo lance de Bazaldúa que confirma que lo suyo no es el autocontrol.

Y al final, la aprobación de la reforma para la revocación de mandato, avalada por el PAN casi al último minuto de la legislatura y un discurso de José Huerta cuestionando la reforma federal como traje a la medida del presidente López Obrador.

El PAN cierra con la misma certeza de siempre en el legislativo. No tiene que despeinarse frente a la oposición del Congreso. Sus aliados de ocasión y hasta sus verdaderos adversarios con su guerra intestina, les ahorran la chamba.