Yadira Cárdenas

Salamanca.- Más del 50% de los aseadores de calzado del Jardín Principal dejaron nuevamente de laborar debido a la pandemia, la mayoría son adultos mayores y por tanto con mayor vulnerabilidad al Covid-19.

Con el cambio a semáforo rojo para la  reactivación económica de la pandemia, se detuvieron algunas actividades. En el caso de los aseadores de calzado instalados en el Jardín Constitución continuaron laborando, sin embargo, algunos de ellos, por decisión propia y ante la vulnerabilidad que presentan, dejaron sus cajones de trabajo.

De los 27 boleadores solamente 13 se mantienen en sus actividades. Aunque señalan que la demanda de su trabajo ha disminuido considerablemente, esto les permite ganar algún recurso para sus familias; tal como lo señala Juan Daniel Martínez.

“La mayoría ya tenemos a nuestros clientes, vienen de carrerita a bolearse o lo dejan y regresan después por él, pero aun así no es como antes. Los fines de semana no nos dábamos abasto, el trabajo ha bajado mucho”, comentó.

Señaló que los compañeros que se han ausentado es por cuestión de salud al ser adultos mayores, y aunque también le teme al Covid-19, tienen que seguir trabajando, por lo que toman las medidas sanitarias que les han indicado, como el uso de mascarilla, gel antibacterial y la distancia con los clientes.

Los aseadores de calzado esperan que la pandemia pase pronto para que la zona retome la actividad que tenía; sobre todo, los fines de semana en que los templos de la zona se llenan de visitantes y las familias pasan tiempo en el jardín principal.

ndr