Palabras Mayores

0
COMPARTIR

MÁSCARA VS. CABELLERA

Mientras unos ganan poder, ya sea por sí mismos o por usos y costumbres, otros lo van perdiendo. Y si no, que le pregunten al coordinador de la aplanadora panista en el Congreso del Estado, Éctor Jaime Ramírez Barba quien tuvo que apechugar con el nombramiento de un vocero para su grupo parlamentario que no es ninguno de los que él propuso.

Ni hablar. Entre los efectos de un debilitamiento natural por la forma en la que salió su anterior vocero Martín Diego Rodríguez y la creciente influencia del delfín del oficialismo Diego Sinhué Rodríguez Vallejo que ahora mete mano en todos lados, el doctor tuvo que aceptar la llegada de Jorge Cano en sustitución de Diego Rodríguez sin meter las manos.

Ramírez Barba tenía como candidatos a Esmeralda Mandujano y Dante Moncada, ambos que en su momento habían trabajado con Gerardo Trujillo. Pero no contaba con la astucia del ex de Desarrollo Social y Humano, quien a través de su personero en la bancada azul, Carlos Alcántara, cabildeó con los diputados locales para que el sucesor fuera Cano que esta semana se despidió de la Cámara de Calzado, su anterior empleo.

Publicidad

Alcántara, quien llegó a la curul tras el fallecimiento de Ricardo Torres Origel, ha sido favorecido por otra circunstancia de la coyuntura política: su cercanía con el delfín Diego Sinhué. Se ha convertido en los ojos dentro de la bancada del precandidato oficialista y en este caso concreto en su operador.

Cano, ya con la decisión tomada de salir de CICEG, fue el convocante a la rueda de prensa que confirmó el destape de Rodríguez Vallejo en León tras su renuncia a la Sedeshu.

En ese contexto, Ramírez Barba no tuvo más remedio que pegarse a la pared y aguantar vara. El ahora exvocero fue una propuesta netamente suya y el doctor no estaba hoy en el papel de  llevar a las últimas consecuencias a su favorito o favorita

Dos cosas quedan claras tras este nombramiento. Los tentáculos del poder de Rodríguez Vallejo se extienden sin el menor reparo de quienes pierden poder, en este caso, Éctor Jaime y el propio doctor enfrenta las consecuencias de no tener un equipo de incondicionales.

De cualquier manera, aguarda, atento y disciplinado lo que el destino benévolo le depare: un premio mayor que sería la candidatura al Senado, la rifa del tigre que sería la candidatura a alcalde de León o un reintegro nada despreciable: la reelección como diputado local aunque ya no con la coordinación parlamentaria asegurada.

CONTRA LAS CUERDAS

Tremendo papelón hará el Ayuntamiento de León si después de la polémica que ha rodeado la ventajosa permuta a favor del particular que se aprobó en el pleno del cabildo hace unos días por el terreno perdido en el Parque Metropolitano, el beneficiario Óscar Eduardo Ramírez López decide desechar el regalo de la autoridad.

De por sí, otorgarle un predio que es casi tres veces más grande que el que entregará en ese pulmón leonés a Ramírez López, es en sí mismo cuestionable por la desproporción en valor y tamaño, que el llamado ‘Pollo’ se ponga sus moños, parece humillante.

El particular ha hecho bailar al son que más le gusta al gobierno leonés cuyos integrantes se defienden con el recurso más sobado y desgastado: echarle la culpa a Bárbara Botello de que no supo defender en tribunales ese predio.

El gobierno municipal presume que con el desventajoso acuerdo para la autoridad, el ‘Pollo’ se compromete a desistir de cualquier demanda legal posterior.

Pero resulta que este lo niega todo y dice que nunca ha hecho tal ofrecimiento. Demasiada deshonra y falta de dignidad de la autoridad leonesa que hace obsequios con todo y moño y se los rechazan. Triste papel.

LA DEL ESTRIBO…

Recién desempacadito de Europa, el senador Fernando Torres Graciano mantuvo la espada desenvainada como precandidato incómodo al establishment panista con un tuitazo.

“Urge que autoridades del partido, su dirigente, el Comité Nacional y Estatal  pongan orden y se atienda el desvío de recursos para campañas. Que se retome el camino adecuado para que el PAN lleve de manera correcta el proceso 2018”.

La pregunta es, a qué hora hace su denuncia formal ante las autoridades.

 

MÁRQUEZ VS. TORRES GRACIANO: AQUÉL PRIMER ROUND

“Esto es parte de una especulación de la gente, pero no me asusta, vamos es política, y es un tema mediático, yo tengo de parte del gobernador su palabra, y le creo, porque siempre la ha honrado. Él me ha dicho formalmente que no tiene absolutamente un candidato y que no se va meter en el proceso interno, para mí su palabra vale y vale más que la especulación que se pueda dar”.

La declaración fue pronunciada hace exactamente un año por el senador Fernando Torres Graciano cuando la pugna por la candidatura panista a gobernador, apenas empezaba a calentar.

Que Márquez se había comprometido a no meter las manos en el proceso interno, dijo Torres Graciano que se había comprometido el gobernador con él.

Que el mandatario estatal le había dicho que la elección del candidato es un proceso que corresponde al partido y no al gobierno. Lo dijo a la publicación Hora 24 y el pronunciamiento provocó una airada reacción del jefe del Ejecutivo.

“Ningún arreglo, él no es la autoridad del partido, ni hay un proceso todavía”, dijo Miguel Márquez un par de días después, poniendo distancia con el legislador.

Era el primer roce público entre ambos en la carrera por la gubernatura. Nada diplomático, Márquez no le daba concesiones ni mucho menos el status de aspirante. Tímidamente, Torres Graciano asomaba la nariz como precandidato y el gobernador lo recibía, implacable.

Y así ha sido hasta la fecha. A un año de distancia, Torres Graciano ha decidido quemar las naves y lanzarse con todo contra Miguel Márquez y su delfín.

Torres Graciano y el gobernador no habían perdido el contacto hasta antes de la declaración de guerra que significó la petición del senador para que el funcionario estatal renunciara a su cargo y de la comparación que hiciera de mandatario con personajes como Fidel Herrera y Humberto Moreira.

En un año, se dio la declaración más estridente que haya habido contra un gobernador panista. Y la pregunta que se hacen muchos panistas es si después de semejante misil, hay espacio y nervios para el arreglo en la mesa…

 

DE SU RONCO PECHO

“Yo espero que se recapacite en el tema, y si bien hay que cuidar los recursos, hay que hacer campañas transparentes. A mí me parece que estos candados son absurdos verdaderamente y que no abonan en nada a los procesos electorales”

Ricardo Ortiz, alcalde de Irapuato (¿Habrá rebelión contra la veda electoral?)

 

LA IMAGEN DEL DÍA

MARQUEZ Y DIEGO: LA SINCRONÍA DE LA CARGADA

Al más puro estilo del viejo PRI, la cargada dieguista en el PAN avanza inexorablemente y confunde como ocurría en el tricolor, al partido con el gobierno. Con diferencia de unos cuantos días, el gobernador Miguel Márquez y su delfín se reúnen con las fuerzas vivas del PAN, sus representantes populares que  pretenden mostrar el músculo del precandidato oficial.

Ayer por la mañana en León, Rodríguez Vallejo reunió a 14 de los 19 integrantes de la bancada panista en el Congreso del Estado, dizque para agradecerles su apoyo durante la gestión como secretario de Desarrollo Social y Humano.

Los únicos que no asistieron fueron las declaradas seguidoras de Fernando Torres Graciano, Libia Denisse García Muñoz Ledo y Beatriz Hernández Cruz; Alejandro Navarro, que juega del lado de Luis Alberto Villarreal y Gabriel Villafaña, quien se supone sí es dieguista de corazón pero que no pasó lista de presentes. Tampoco estuvo Leticia Villegas Nava pero ella está puestísima con la cargada oficial.

Los que sí pasaron lista de presentes: Éctor Jaime Ramírez, Juan Carlos Alcántara, Juan Carlos Muñoz, Elvira Paniagua, Juan José Álvarez Brunel, Guillermo Aguirre, Angélica Casillas, Estela Chávez, Alejandro Flores, Araceli Medina, Angélica Casillas y Verónica Orozco.

Y obvio. Nadie habló de candidaturas ni de reelección pero todos los diputados tomaron el micrófono y dijeron a Rodríguez Vallejo que estaban puestos con él para lo que se ofrezca. El susodicho les pidió no caer en provocaciones como una indirecta a los misiles que han enviado.

Un par de días antes, el jueves, fue el gobernador Miguel Márquez el que reunió a los integrantes de la bancada panista, esta sí, como una reunión institucional y no facciosa ni grupera. Vamos, por lo menos se cuidaron las formas.

Ahí, sí estuvieron el pleno de la bancada panista. Ni uno solo faltó. Y ya sabe usted, el gobernador les pidió unidad, que no les ganen las ansias preelectorales, que quiere que cierren bien la legislatura, que eviten el fuego enemigo y el amigo también, que no son tiempos de precalenturas.

Pero la puesta en escena es clara y aquí no hay coincidencias. La nomenclatura azul aprieta tuercas. El fin de semana anterior, Rodríguez Vallejo reunió a 23 de los 26 alcaldes blanquiazules. ¿Quién le va a decir que no al precandidato del oficialismo cuando a la vuelta de unos días, el gobernador los convoca a una reunión institucional?

Los que quieren reelegirse, saben por dónde va la pichada y no se van a echar la soga al cuello, desdeñando ni al padrino ni al ahijado. En política, lo que parece es.

Pero Rodríguez Vallejo echa muy rápido toda la carne al asador y eso es un arma de doble filo. La cargada funciona arriba, con alcaldes y diputados locales, en plena sintonía con Márquez. ¿Eso asegura que cuando aterrice en la militancia va a funcionar?

El delfín enfrenta un arsenal de denuncias ante el IEEG y el INE más las que defina Torres Graciano si decide pasar de la denuncia mediática a la formal. La cargada sirve pero no basta.