Conecta con nosotros

Miguel Zacarías

Palabras Mayores

El llamado a la unidad y el reclamo

Periodico Correo

Publicado

En

“El presidente a pregunta expresa señalaba que lo que había pasado en Guanajuato es que se había dejado crecer el crimen organizado, haciendo referencia a los hechos sucedidos de ese operativo donde hubo una reacción violenta de los grupos criminales al quemar vehículos, tomar algunos poblados, quemar llantas, señala el presidente que se dejó crecer el problema y hoy ante este hecho lamentable (atentado contra Omar García Harfuch, secretario de Seguridad de la CDMX)… hoy la respuesta del presidente es porque está haciendo su trabajo y creemos que es por eso pero hoy el presidente no dice que en la ciudad de México se dejó crecer el crimen organizado. ¿Será porque todos los que gobernaron ciudad de México hoy están en su gabinete? ¿Será porque es un gobierno emanado del partido que lo llevó al poder?”. Diego Sinhue Rodríguez Vallejo

El llamado a la unidad y el reclamo

Si uno escucha las mañaneras de Andrés Manuel López Obrador y sus mandos de seguridad hablando de Guanajuato y de las maravillas de su intervención y luego revisa la versión de los hechos del secretario de Seguridad. Alvar Cabeza de Vaca, en su comparecencia ante diputados locales, termina por entender la lógica del poder político frente al gran desafío del momento. Escurrir el bulto y echar la culpa de atrás.

Para la 4T, la responsabilidad en el incremento desmesurado de la violencia en el estado está en lo que dejaron de hacer los gobiernos anteriores de Guanajuato y del país.

Para el estado, es en la elusión de la Fiscalía General de la República o la intermitencia del apoyo federal para el combate a la delincuencia organizada, donde las autoridades estatales tienen limitantes para operar.

Era de esperarse. El secretario de Seguridad, Alvar Cabeza de Vaca, tuvo un paseo por las nubes el viernes.

Ofreció cifras que vistas en frío, sustentan la versión del gobierno estatal de que el estado hace su trabajo con detenciones de personas vinculadas a los dos cárteles, tiene una policía estatal sólida y números solventes en el combate a delitos al fuero común. Hay disminución de hasta 10% en la comisión de todos excepto homicidios dolosos, lesiones dolosas y robo a comercio.

Hay coordinación con las fuerzas federales en el combate a la delincuencia y se golpea por igual a los dos principales grupos que operan en el Estado. O sea, ellos, de otro planeta.

El único prietito en el arroz es el de siempre. La FGR y su acción limitada, su falta de transparencia, la falta de presencia para combatir la abrumadora proporción 9-1 de la razón de los homicidios dolosos.

Pero los argumentos de Cabeza de Vaca tienen sus asegunes. Para empezar habla de una colaboración de las fuerzas federales “de dos meses a la fecha”. La actual administración lleva ya 19 meses. ¿O sea, la sintonía empezó de abril a la fecha? ¿Qué pasó antes? No lo dijo.

Era de esperarse que el secretario evitara la autocrítica. Alvar puede tener razón en las críticas a la Federación pero al igual que la 4T, que no se puede deslindar de los ínfimos resultados de su estrategia tampoco es posible creerle a Cabeza de Vaca de que la situación que padece Guanajuato sólo tiene que ver con la FGR.

El eufemismo de que es una tarea de los tres niveles de gobierno no puede aplicarse y evitar las valoraciones personales y más si en casos como el suyo, lleva ocho años en el cargo y el estado está peor que como lo encontró. En aquel 2012, con Escudo en mente, no había pretextos a la orden del día. Ese proyecto era el paraíso.

Es cierto que hay atribuciones en cada nivel de gobierno y que fuera de Guanajuato, la violencia criminal de los cárteles es responsabilidad de la 4T y ahí, hasta ahora hay fracaso.

Pero no se puede pretender que la ciudadanía crea que la violencia que se padece en el estado es toda responsabilidad de la Federación.

El compromiso del gobernador Diego Sinhue al ofrecer la pacificación del estado no era sí y solo sí, la FGR colaboraba. Que no se salgan por la tangente con “rollos mareadores”. El fracaso es de todos.

El problema de la ausencia, fuera de toda lógica, de Ernesto Prieto Gallardo en la reunión virtual de diputados locales el pasado viernes con Alvar Cabeza de Vaca no es el hecho en sí sino que ya son dos ocasiones las que el diputado morenista no se manifiesta en momentos clave en el Congreso.

Una de ellas la legalización del aborto y la otra la inseguridad. Hace algunas semanas, tras una maratónica sesión virtual, el diputado perdió la conexión a la transmisión y no votó la iniciativa que él mismo promovió y que argumentó.

El pasado viernes, el diputado de Morena que más ha subido a tribuna en la actual legislatura para cuestionar y tundir a Alvar Cabeza de Vaca y a Carlos Zamarripa simplemente no apareció.

Que porque el PAN había construido un formato a modo para el lucimiento y poco desgaste de Cabeza de Vaca. Tiene razón en ello pero él sabe que eso no va a cambiar. Que el blanquiazul tiene la mayoría en el Congreso local como su partido en lo federal. Ni el viernes ni nunca, Prieto tendrá el formato ideal así que su argumento suena a pretexto y evasiva. Dice que lo único que quiere es que se vaya Alvar.

Increíble que al rey del desplante en la actual legislatura se le acabe la imaginación para utilizar sus tres minutos para preguntar en una protesta memorable. Hechos son amores y no buenas razones. Los espacios vacíos se llenan y lo suyo más bien suena a que “le da frío” a la hora de la verdad.

MARIO BRAVO A UN AÑO DEL OTRO GOLPE DE TIMÓN

Hace exactamente un año, Mario Bravo Arrona, entonces jefe de escoltas del gobernador Diego Sinhue Rodríguez Vallejo, tomaba el mando de la Secretaría de Seguridad de León en un enroque que cada vez queda más claro, representó una suerte de golpe de timón del mandatario estatal en esta ciudad.

Y es que tendremos que ver lo que era hace un año la Secretaría de Seguridad leonesa, el proyecto en curso, sus pesos y contrapesos y sus protagonistas para tomar la dimensión de la transformación que ha habido a partir de la salida de Luis Enrique Ramírez Saldaña.

No es una casualidad que el municipio haya dado por terminados de manera anticipada los contratos de asesoría con Juan Carlos Murillo y con Bernardo León Olea ni es casual que ya no sean tan cotidianas las reuniones con la Mesa de Seguridad o las evaluaciones del Observatorio Ciudadano.

Y tampoco es la misma insistencia del sector empresarial involucrado en esos organismos para que se generen mejores resultados en seguridad y se lleve sus resultados hasta sus últimas consecuencias como resumió hace unos días, en una entrevista León Olea que por cierto no cayeron nada bien en Guanajuato

Bernardo León manifestó a El País de España, su incredulidad de que con la capacidad que tiene Guanajuato, no pueda combatir al cartel local.  “No sé si sea negligencia, omisión o corrupción de las autoridades”.

Hace un año se marchó Ramírez Saldaña que fue el primero en terminar un trienio al frente de esta dependencia en Guanajuato después de dos trienios (uno de Ricardo Sheffield y el otro de Bárbara Botello) con cambios constantes en la secretaría.

De hecho, hace poquito menos de 10 años, también Ricardo Sheffield, entonces alcalde panista leonés, quien decidía relevar a la mayor María Guadalupe Anguiano, primera mujer en ser secretaria de Seguridad de un municipio en Guanajuato; ella había llegado al cargo en octubre de 2009 justo para ocupar el cargo que dejaba el hoy secretario de Seguridad del Estado, Alvar Cabeza de Vaca. El mundo es muy pequeño.

Volvamos al tema de Mario Bravo. Ramírez Saldaña no salió por culpa de nadie más que de sus negligencias y falta de control. La gota que derramó el vaso fue el homicidio de Ulises Ramírez, escolta de Mario Alberto Martínez Razo.

El problema fue que este escolta fue asesinado en Irapuato mientras cuidaba a la esposa de Martínez Razo. Fue así que Ramírez Saldaña se fue por la puerta de atrás. López Santillana que confió en él, tenía que ceder ante la sugerencia de Palacio de Gobierno.

Por cierto, el anuncio del relevo lo hizo antes que el gobierno municipal, el presidente del CCE de León,  José Arturo Castellanos.

DIEGO SINHUE: ¿Y DESPUÉS DEL DESAHOGO, QUÉ?

Nunca el gobernador Diego Sinhue Rodríguez Vallejo había tomado el micrófono para lanzar de su ronco pecho un llamado a la unidad pero también un reclamo puntual a la 4T como lo hizo el pasado viernes en la reunión interestatal Covid.

Y lo hizo justo el día del atentado en contra del secretario de Seguridad de la ciudad de México. Un día después de que el presidente Andrés Manuel López Obrador señalara que su gobierno decidió intervenir en Guanajuato porque “el problema de la violencia se dejó crecer”.

La política es tiempo y circunstancia y Rodríguez Vallejo leyó el momento y pasó a la ofensiva aunque, paradójicamente, su mensaje haya sido una convocatoria a la unidad nacional.

A la ofensiva porque le salió del alma una respuesta a la 4T que traía guardada. La mañanera se ha convertido no una sino varias veces en un foro para exhibir a los estados y sus falencias. Guanajuato ha sido habitual en esos foros sobre todo en materia de seguridad y es evidente porque lo ha dicho públicamente, que hay una tirria especial del secretario de Seguridad, Alfonso Durazo, contra el fiscal Carlos Zamarripa.

Pintar raya frente al gobierno federal justo cuando la principal organización criminal en el país, el CJNG, rival de la que se incubó en el estado que gobierna (CSRL), quiso lanzar un duro mensaje al gobierno de la capital del país aunque el secretario salvó la vida por el blindaje de su vehículo.

El mensaje de Diego Sinhue es un llamado a la unidad pero un desahogo a la vez. Frente a las acometidas que se dan en las mañaneras de la 4T y que por estrategia, no tienen respuesta desde Guanajuato, Rodríguez Vallejo escogió un momento particularmente sensible.

El estupor embarga al gobierno federal por la naturaleza del mensaje, en el corazón de su dominio y es momento de cambiar el discurso “de abrazos, no balazos” que lanzó el propio presidente López Obrador, insostenible ya en los hechos.

El expediente facilón y hasta lunático de algunos de incondicionales suyos que crean sus propios fantasmas para vincular ese atentado con la derecha y fijaciones aledañas, ya no sirve. Diego Sinhue sacó la cara pero dudamos mucho que lo suyo sea leído por la 4T como un llamado a la unidad. Más allá del desahogo será difícil que obtenga algún plus.

Comentarios

Continuar Leyendo
Publicidad

Miguel Zacarías

¿CUÁL ERA LA PRISA DE CAMBIAR EL COLOR?

Periodico Correo

Publicado

En

Por

Edición

¿CUÁL ERA LA PRISA DE CAMBIAR EL COLOR?

LA GRAN DUDA. La pregunta es obligada. Ni siquiera es por qué en el pico de la pandemia las autoridades estatales deciden cambiar el semáforo rojo a naranja, sino por qué razón cambia la decisión a la mitad de la semana cuando ya había dicho que el semáforo rojo se mantendría al menos hasta el 9 de agosto. ¿Qué factores orillan a la autoridad a adelantar esta decisión?

LOS DATOS. El pasado jueves en la más reciente rueda de prensa, el secretario Daniel Alberto Díaz destacó de manera importante que la pandemia había acelerado su transmisión hasta colocar al estado en quinto lugar con más casos acumulados solo por debajo de la Ciudad de México

HECHOS. El estado se mantiene como el segundo lugar en casos activos y en julio los casos se habían duplicado respecto a lo observado en junio. También dijo que el promedio de casos diarios era de 500, cifra que no ha disminuido durante los primeros días de agosto.

PECADOS. También habló de que un sector importante de la población había bajado la guardia y por esa misma razón se habían endurecido las medidas para obligar el uso de cubrebocas. Apenas ayer, en León se anunció que las orugas incluirán en la parte frontal de la unidad un mensaje para promover el cubrebocas.

¿Y LUEGO? Por todas estas razones, no checa el anuncio realizado anoche. La pregunta es cómo es que, con una mayor reapertura de actividades se podrá aplanar la curva si la misma autoridad ha dicho que hay sectores importantes de la población que no han respetado las restricciones.

CLARO. Es un alineamiento al semáforo federal, sin duda; pero también es un guiño a las súplicas de sectores de la economía que imploraban una mayor apertura. La economía se impone y tal parece que el gobierno quisiera apostar su resto al margen que hoy tiene en la disponibilidad hospitalaria y con ventiladores.

CUIDADO. Una decisión que parece más riesgosa a la que se asumió a finales de mayo justo cuando empezaba el crecimiento exponencial de casos.

LA DEL ESTRIBO…

El general secretario de la Defensa Nacional, Luis Crescencio Sandoval, validó ayer con su presencia en la mañanera de Palacio Nacional el papel destacado que tuvo el Ejército en el operativo del pasado fin de semana en Guanajuato.

Narró el minuto a minuto del operativo que derivó en la detención de Antonio Yépez Ortiz ‘El Marro’ y pidió a las Fiscalías estatal y federal y a los jueces de ambos niveles, honrar el trabajo que hicieron las instituciones de inteligencia y seguridad.

No hubo regateo en su discurso a la estrategia conjunta que llevó a este operativo y una de las señales más significativas es que pese a la solicitud original de la Federación para llevar al líder del cártel Santa Rosa de Lima a un penal federal, aún se mantiene en Guanajuato, reconocimiento y reto a la vez para las autoridades locales.

Al final, la suerte de los nueve detenidos será compartida porque hay procesos locales y federales en los que se tienen que acreditar los delitos. Y está prohibido fallar. Con las experiencias anteriores en nuestro país, el sainete sería mayúsculo.

CELAYA: ESE GRAN PENDIENTE

Uno de los efectos que más se esperarían en Guanajuato con el eventual debilitamiento del Cartel de Santa Rosa de Lima luego de las detenciones ocurridas durante las últimas semanas, tendría que ser irremediablemente, la disminución de la violencia en Celaya, referente de violencia en la última década.

Hace exactamente un año, el crimen organizado en Celaya, enviaba un mensaje durísimo a la alcaldesa de ese municipio, Elvira Paniagua.

Paniagua decía unos días antes decía que no tenía registro de denuncias por extorsiones a comerciantes en Celaya. Y justo hace un año, en una manifestación en Palacio Municipal, los participantes exigían una reunión directamente con ella. No los atendió.

Unas horas después, los criminales asesinaron a tres personas en uno de los negocios cuyo propietario había participado en la manifestación. La alcaldesa había ofrecido la semana anterior incluso, el acompañamiento de la autoridad para realizar las denuncias.

Justo un día antes, la comisionada de la Unidad de Análisis y Estrategia para la Seguridad Ciudadana, Sophía Huett, exhortaba desde León en una entrevista, a la población a confiar en la autoridad y denunciar la extorsión. Que la Fiscalía investigaba de manera exhaustiva y profesional estos asuntos.

“Al crimen le conviene que la gente no confíe en sus autoridades”, dijo en aquel momento la comisionada.

Celaya sigue siendo un problema vivo y actuante. No resuelto. Varias administraciones municipales han pasado y no puede superar un problema que va mucho más allá de los efectos del crimen organizado o mejor dicho, ahí sí, el crimen organizado impacta en el ciudadano común.

En otros municipios podrá decirse que la guerra es entre puros malosos y que se matan entre ellos. En Celaya los ciudadanos saben que no es así porque hay extorsiones y han muerto inocentes en las reyertas de criminales.

Hace apenas unas semanas murió un joven empresario celayense que como otros, cometió el “pecado” de estar en el lugar equivocado, en el momento equivocado.

Y la alcaldesa ha salido varias veces a pedir auxilio y repartir culpas. Lo cierto es que ha fallado como en Salamanca, como en León, como en la mayoría de los municipios.

La realidad no ha cambiado de manera importante para los ciudadanos y esa es la conclusión más triste de estas historias.

DIEGO SINHUE RESPALDA Y SE ALLANA AL SEMÁFORO FEDERAL

Así lo dejó de claro el mandatario estatal ayer. Los argumentos son claros aunque contradigan lo que un día antes dijo su homólogo de Jalisco, Enrique Alfaro, de que la definición del semáforo federal se daba a partir de criterios políticos.

Ayer Diego Sinhue Rodríguez Vallejo usó el color naranja que puso el gobierno federal al semáforo en Guanajuato y que por la noche ratificó, como un reconocimiento al sistema de salud que tiene el estado y la forma en que responde hasta ahora en el momento más crítico de la pandemia.

Es decir. Un día antes, Alfaro despotricó en un video en redes sociales en contra del semáforo del subsecretario Hugo López Gatell. Dijo que al calificar a Jalisco lo hacía con motivos políticos y no por cuestiones técnicas como el funcionario federal ha presumido.

Y Alfaro tiene razón en su análisis. Con los números que presentó de la entidad que gobierna, parece una injusticia que lo pongan en rojo cuando debería de estar como otros 15, en amarillo.

Y ayer, de manera sorpresiva, el gobernador de Guanajuato utilizó la calificación de su estado en el semáforo de forma positiva. Como un reconocimiento al sistema de salud estatal, según dijo en un evento en la Escuela de Talentos.

“Hoy necesitamos atender una pandemia, una emergencia sanitaria que se está derivando en una emergencia económica, que  por eso es importante la reactivacion económica de manera ordenada, de manera por supuesto controlada, ya en el semáforo federal nos pusieron en naranja porque se están haciendo bien las cosas en salud, porque la tasa de salud es a la mitad de lo que es en el país, porque hay una gran capacidad de ventiladores, de camas, de capacidad hospitalaria y eso nos va a permitir reactivar de manera ordenada, privilegiando la salud nuestra economía”.

Los argumentos de Diego Sinhue son claros. Guanajuato está en naranja por la solvencia de su sistema de salud. Números fríos. Menos de 60% en ocupación general de camas de hospital y poquito más de 20% en camas con ventilador.

Alfaro despotrica y Diego Sinhue refuerza su discurso con la evaluación del gobierno federal. Lo más curioso es que por los argumentos que dan, los dos parecen tener la razón.

¿Acaso la 4T tiene algo contra Jalisco pero no contra Guanajuato o ya no entendimos? Diego Sinhue firma la carta de solicitud de renuncia de López Gatell. ¿Eso es una contradicción o qué otras razones lo hacen sumarse a esa cruzada contra el subsecretario?

De la Federación a los estados y de los estados a la Federación y entre los mismos rebeldes, los cables parecen cruzarse. Más que posiciones políticas y partidistas, las presiones sanitarias y de la economía condicionan la respuesta en cada entidad.

Desde Guanajuato, hay buenas noticias para Hugo López Gatell. En el documento que firmaron nueve gobernadores para pedir su renuncia aparece el nombre de Diego Sinhue. Pero en los hechos, no tiene de qué preocuparse. En Guanajuato se cambió súbitamente el color del semáforo tomando como estandarte, el análisis de la 4T.

Continuar Leyendo

Miguel Zacarías

LA VERSIÓN ALFARO Y EL SEMÁFORO QUE VIENE EN GUANAJUATO

Periodico Correo

Publicado

En

Por

Edición

LA VERSIÓN ALFARO Y EL SEMÁFORO QUE VIENE EN GUANAJUATO

LA REALIDAD. Pese a que el gobierno federal lo colocó en color naranja que representa una tonalidad más benévola, el gobierno de Guanajuato decidió mantenerse en el rojo en la pandemia por Covid-19.

PARA EVITAR BRONCAS. Pero que a nadie le extrañe que en los próximos días, el gobierno estatal decida ponerse en sintonía con la 4T y decida cambiar al semáforo naranja, algo que esperan con ansiedad varios sectores de la economía.

EL ENTORNO. Guanajuato es un caso especial entre los gobernadores rebeldes que piden la renuncia del subsecretario de Salud Hugo López Gatell porque a diferencia de varios inconformes que fueron colocados en color rojo cuando creen estar en naranja, esta entidad gobernada por Diego Sinhue Rodríguez Vallejo decidió quedarse en rojo cuando la federación había propuesto naranja como le comenté aquí el viernes.

ESTILOS. Es decir, mientras algunos colegas suyos piden avanzar en la apertura, el gobernador guanajuatense prefiere la prudencia y se mantiene en rojo. Fiel a su costumbre, Diego Sinhue prefiere no polemizar. Firmó la carta para solicitar la remoción del subsecretario pero hasta ahí.

COMPARACIÓN. El que sí se lanzó desde la tercera cuerda fue el vecino de Jalisco, Enrique Alfaro (abajofirmante de la carta también) con algunas cifras que incluso ameritan ponerlas en el espejo guanajuatense para calibrar los argumentos y las posturas.

REACCIONES. El mandatario jalisciense sostuvo como eje de su argumentación que su cuestionamiento a López Gatell no es político sino con fundamentos técnicos. Mostró varios mapas con datos oficiales de la pandemia y la ubicación que ahí tiene Jalisco a partir del mapa de la discordia que decretó la Federación.

LOS DATOS. Mostró por ejemplo que la incidencia de casos acumulados de Jalisco es una de las más bajas y solo está por encima de Chihuahua y Chiapas. Los 16 estados en semáforo naranja también tienen más casos.

MÁS. En materia de defunciones también, Jalisco tiene una de las tasas de letalidad más bajas del país y la mayoría de los estados colocados en naranja la tienen más alta pero la Federación los considera viables para más apertura. Luego dijo que en casos activos, donde Guanajuato está en el top, Jalisco se encuentra después del lugar 20. Terminó con la disponibilidad de camas y de camas con ventilador en donde también Jalisco aparece como uno de los que tiene más suficiencia.

LA PARTE GUANAJUATENSE. Esto viene a colación porque se trata más que argumentos políticos, de razones numéricas. De los datos que ofreció Alfaro, Guanajuato supera a Jalisco en casos acumulados porque está en los primeros 5. En cuanto a tasa de letalidad, nuestro estado está al igual que su vecino como una de las más bajas.

ARRIBA. Guanajuato lo supera en casos activos y en ocupación de camas generales, no así en camas con ventilador aunque Jalisco también está por debajo del 30% de ocupación como Guanajuato.

CONTRASTES. En otras palabras, Alfaro tiene toda la razón en sus cifras y en reclamar porqué Jalisco está en semáforo rojo. En ese mismo contexto, podríamos suponer que la inconformidad de Guanajuato se funda justamente en que hoy, la alta cifra de casos activos y acumulados en Guanajuato provocan una inconformidad pero a la inversa.

LA PREGUNTA. En Guanajuato, la situación está más crítica pero la Federación es más benévola con el color del semáforo. ¿Cuál es la lógica de López Gatell? Es un gran misterio.

LA DEL ESTRIBO…

Tras la detención de Juan Antonio Yépez Ortiz, ‘El Marro’, los signos que muestran las autoridades aunque los hechos en las calles, no lo sean tanto.

Es cierto que no ha habido reacciones espectaculares o mediáticamente impactantes como bloqueos de carreteras o ataques públicos pero por otra parte, la cifra de homicidios en Guanajuato no disminuyó significativamente en las últimas 48 horas.

En el lado del discurso, el secretario de Seguridad Federal Alfonso Durazo ponderó positivamente la colaboración que se ha dado entre las autoridades federales y el gobierno de Guanajuato. No es un dato menor, luego de los niveles de tensión que alcanzó la relación particularmente con el fiscal, Carlos Zamarripa.

Por cierto, en los reconocimientos a las autoridades federales que participaron en el operativo, destaca el papel de la Sedena. Quién lo fuera a decir. Después de que hace meses, la Marina tenía mejor imagen en el gobierno local, fueron las fuerzas especiales del Ejército, las que encabezaron el operativo.

BEATRIZ MANRIQUE: UN AÑO EN PUEBLA

La política, dicen, es el arte de comer sapos sin hacer gestos y echar maromas, a veces incomprensibles para buscar la sobrevivencia política.

Hace exactamente un año, la ya para entonces diputada federal con licencia del partido Verde, Beatriz Manrique Guevara, era anunciada como la secretaria de Medio Ambiente, Desarrollo Sustentable y Ordenamiento Territorial del gobierno de Miguel Barbosa en Puebla.

Cuando solicitó licencia sorpresivamente nadie imaginó semejante cosa. Muy pronto le llegaban a Manrique los beneficios directos de ese perfil acomodaticio que ha distinguido al partido Verde a lo largo de su historia, casi siempre aliándose con el partido gobernante a nivel nacional. En 2000 con el PAN; en 2012 con el PRI y en 2018 con Morena así sea de facto.

Y quien es considerada lideresa moral del Verde en Guanajuato sabía que tenía que aguantar candela por que su suma a un gobierno estatal morenista tenía varias aristas criticables: primero por aceptar un cargo del gobierno de un partido que había cuestionado despiadadamente en campaña.

Segundo porque se trataba de un estado foráneo y en el que no radicaba y tercero y no menos importante por el perfil de gobernador que representa Barbosa.

Ella aseguraba que no había nada indigno en aceptar el encargo. Que se siente capacitada para ejercerlo, que no se siente menos por su inexperiencia en cargos ejecutivos y menos por su desconocimiento de Puebla.

Un seguro de empleo para los próximos años a menos que por alguna circunstancia salga antes es lo que gana Manrique con esa encomienda.

El panorama para el Verde en el estado y en generan en el país es oscuro. En Guanajuato habían ganado cierto respeto al resistir estoica y dignamente las acometidas de un PRI que siempre quiso salir como ganón en los acuerdos de coalición en el estado.

Pero apenas llegó Morena al poder y todos se liberaron de prejuicios. Y ahí están, algunos con buenos empleos y mandando los principios de vacaciones.

DESEMPLEO: LOS PRIMEROS EFECTOS DE LA PANDEMIA

El impacto de la pandemia en la economía ya se refleja en las cifras de empleo del Seguro Social a nivel nacional y en el estado.

Si bien, no aporta la mitad de la población económicamente activa, la ciudad de León concentra poco más de la mitad del número de trabajadores que ya no están registrados en el Seguro Social de acuerdo a un análisis que abarca febrero-junio del presente año, es decir, lo que va de la pandemia.

Y la peor noticia para esta ciudad es que el porcentaje de desempleo en el universo de asegurados del Seguro Social es mayor que el que se muestra a nivel nacional o estatal.

Por ejemplo, a nivel nacional, de los 19 millones 499 mil 859 asegurados que había en febrero, en junio, un millón 113 mil 677 personas habían perdido su empleo que representó una caída de 5.4%.

Mientras tanto, en Guanajuato, de 966 mil 403 personas aseguradas en febrero, 50 mil 983 personas se fueron a las filas del desempleo lo que representa un 5%. Finalmente, en León, de 373 mil 450 personas apuntadas en el IMSS en febrero, cuatro meses después, 26 mil 495 ya no estaban en el registro.

La caída del empleo en esta ciudad representó el 6.6%, es decir más de un punto porcentual más que el Estado y la Federación.

Una referencia adicional es justo la mencionada en el arranque de este apartado. León representa más de la mitad de la caída de asegurados en Guanajuato.

Para algunos analistas, el hecho de que el porcentaje de caída en el empleo de asegurados sea mayor en Guanajuato y en León, con respecto al nacional tiene que ver con la gran actividad manufacturera en la entidad y que esas actividades productivas no están consideradas dentro de las esenciales en el semáforo estatal.

En León, en concreto, la caída afectó de manera particular al sector calzado en donde el desempleo alcanzó el 17% en este lapso.

Son los primeros datos de los efectos negativos de la pandemia en la economía regional aunque no serán los únicos ni los más dramáticos. Ya se fue julio sin reactivación del semáforo y comienza a agosto con expectativas oscuras.

Continuar Leyendo

Miguel Zacarías

LA CAPTURA DEL ‘MARRO’: COMO ANILLO AL DEDO

Periodico Correo

Publicado

En

Por

Edición

COVID19: LAS PROYECCIONES HECHAS TRIZAS OTRA VEZ

EN LAS MISMAS. Con el gobernador Diego Sinhue Rodríguez Vallejo en su faceta de rebelde tras sumarse a la solicitud de renuncia del subsecretario de Salud federal, Hugo López Gatell (que no estuvo en las dos vespertinas del fin de semana), Guanajuato entra a agosto sin datos que le permitan aventurar que la pandemia por Covid19 se encuentra al menos en una meseta.

OTRO RÉCORD. Esta semana, de domingo a domingo, registró el número más alto de contagios en periodos de siete días. En contraparte, los fallecimientos en lo general disminuyeron con respecto a semanas anteriores pero Guanajuato ya está en el top 5 de casos acumulados, en el segundo estado con más casos activos y tiene a León que es la localidad que también lidera ese rubro.

LOS AUMENTOS. A nivel estatal, Guanajuato, el número de casos pasó de 19 mil 840 casos a 23 mil 544 y de mil 203 a mil 379 defunciones entre el 27 de julio y el 2 de agosto.

BUEN SIGNO. Afortunadamente, la capacidad hospitalaria sigue siendo suficiente y de hecho no ha llegado al punto crítico del 70% de camas ocupadas que advierten las autoridades como punto de preocupación. Ha oscilado entre el 58 y el 62% mientras que la disponibilidad de camas con ventilador tiene un margen mucho más amplio.

A LA ALZA. Ya también es un hecho que al menos en León se volvieron a romper los pronósticos de la proyección del CIMAT-Conacyt que marcaba para el 18 de julio el pico de la pandemia en esta ciudad. A dos semanas de distancia, León aumentó su promedio de casos diarios que era de 199 hace una semana y ahora es de 211.

ARRIBA. A nivel estatal, Guanajuato acumuló 3 mil 704 casos entre el 27 de abril y el 2 de agosto lo que da un promedio de 529 casos por día. La semana pasada fueron 3 mil 218 con un promedio al día de 466.

A LA BAJA. En fallecimientos, en lo general, Guanajuato registró un descenso con respecto a la semana anterior cuando hubo mil 203 muertes y se habían acumulado 213 en la semana del 19 al 26 de julio. Ahora son mil 379, es decir 176 fallecimientos más.

MÁS VALE. Según el mismo estudio de Cimat y Conacyt, el pico de la pandemia en todo el estado está proyectado para este jueves 6 de agosto. No habrá que hacerse muchas ilusiones según el comportamiento que ha habido en los últimos días.

CON TODO. Estas dos últimas semanas también registramos la intensificación de la campaña para el uso del cubrebocas incluso con la advertencia de parte de las autoridades de que la masificación de esta práctica nos llevaría inevitablemente a disminuir el número de contagios.

RESISTENCIA. El efecto hasta el momento no se aprecia mientras el gobierno de Diego Sinhue se mantiene en su postura de no sujetarse al semáforo federal que ya lo había colocado en naranja.

LOS GUANTES PUESTOS. El pleito con la Federación se vuelve a profundizar con la exigencia de la renuncia del subsecretario López Gatell de parte de nueve gobernadores, entre ellos el guanajuatense que resultó más bronco que algunos de sus vecinos de la región Bajío.

TENSIÓN. El problema para Guanajuato es cómo va a enfrentar la presión que ejercerá cada vez con mayor intensidad, la economía y las empresas que están desesperadas porque no pueden abrir, no encuentran y sus reservas ya se agotaron.

EL RIESGO. Ese es el nuevo reto de las autoridades locales. No hay tiempo para el glamour ni protagonismos. La urgencia cada vez es más grande de aplanar la curva o la tensión económica crecerá.

LA DEL ESTRIBO…
Aunque es un hecho que el ‘Marro’ será trasladado al penal del Altiplano como lo quiere el gobierno federal, por lo menos anoche, el líder del Cartel de Santa Rosa de Lima permanecía en Guanajuato. Incluso, es probable que el traslado a ese penal federal se dé hasta mañana.

Y es que, si bien, la Fiscalía General del Estado cree tener un expediente sólido para que el presunto delincuente se quede en la cárcel, también estaría implicado en el secuestro de la mujer que fue encontrada en la finca donde se le detuvo, lo que eventualmente agregaría más años a su estancia en prisión.

Se vienen días claves por las reacciones que va a generar esta detención en la vida interna del cartel, su reconfiguración y los pataleos en los municipios.

Habrá que ver el discurso que se genera desde Palacio Nacional hoy en la mañanera sobre este tema. El fiscal Carlos Zamarripa, hace unas semanas en la mitra de la 4T, podría terminar de consolidar su posición tras esta captura.

OSORIO CHONG Y MÁRQUEZ; CUANDO LOS PLEITOS ERAN DE OTRO TONO

Hace tres años, el entonces secretario de Gobernación, Miguel Osorio Chong, visitaba Guanajuato en momentos de tensión que mostraron a un inusitadamente crítico Miguel Márquez que no solía enfrentarse de esa forma con el gobierno.

“Quieren ver a Guanajuato de rodillas, pero Guanajuato tiene historia, aquí nació la Independencia. Guanajuato no se pone de rodillas, es un estado de oportunidades para el desarrollo integral de las familias”.

Duras palabras dirigidas al número 2 del gobierno de Enrique Peña, justo cuando el gobierno estatal y el federal enfrentaban uno de sus momentos más tensos en el sexenio anterior.

Recién, el entonces secretario de Gobierno Antonio Salvador García López había dicho que elementos de la Gendarmería nomás habían venido a pasearse al Estado y que no cumplían con su función de auxiliar al estado en labores de supervisión y recorrido en la entidad.

Osorio Chong también sacó de su repertorio un discurso sutil en el que ponía los puntos sobre las íes y rechazaba los cuestionamientos velados del gobierno local y llamaba a trabajar de forma coordinada entre los tres niveles de gobierno para combatir la inseguridad.

“Por acciones dispersas, por esfuerzos dispersos, de unos y de otros, no podemos incidir en la baja de delitos, de homicidios y de circunstancias adversas que se tienen aquí”, dijo.

“Que nadie se equivoque; el Gobierno del presidente Peña no trabaja de acuerdo a ideologías ni colores, no puede haber competencia entre gobiernos para atender la seguridad, tenemos que entregar resultados”, expresó.

Nada que ver con los enfrentamientos cotidianos de los gobiernos de Diego Sinhue Rodríguez Vallejo y Andrés Manuel López Obrador en este sexenio. Era justo el momento en el que el huachicoleo se convertía en el delito que provocaba más homicidios dolosos en el país y Guanajuato despuntaba como una de las entidades más violentas.

LA CAPTURA DEL ‘MARRO’: COMO ANILLO AL DEDO

Es una de las notas más importantes del sexenio y vaya momento en el que se da. La detención de José Antonio Yépez ‘El Marro’ (en operación conjunta de fuerzas estatales y el Ejército) representa sin lugar a dudas un bálsamo tanto para el gobierno federal como para el estatal, ávidos de un logro en medio de las adversidades y problemas que enfrentan ambos.

Nuestros políticos suelen tener no sólo una escasa estatura sino un nulo sentido del trabajo en conjunto. Tragicómica la forma en que morenistas y panistas, se enfrascaron en un duelo de reconocimientos y reproches según sus simpatías políticas cuando todo indica que en efecto, se trató de un trabajo conjunto de inteligencia entre el Estado y la Federación.

Y ese justo es el gran mérito de esta detención que por supuesto no representará el fin de la violencia en Guanajuato (quizá vengan jornadas más aciagas) pero sí, el fin de una larga búsqueda que incluyó algunos intentos fallidos de capturarlo.

Para el gobierno federal y su tambaleante posición frente al crimen organizado, la detención es un golpe certero de uno de los delincuentes más buscados aunque su influencia sea regional.

Para el gobierno estatal, el golpe esperado desde el arranque del sexenio de un Diego Sinhue quien a diferencia de su antecesor que optó por no moverle mucho, se trazó como un objetivo la pacificación de la entidad con resultados aún discutibles.

En tiempos de polarización y confrontación, justo cuando el mandatario se había encarrilado en la rebelión de los gobernadores contra el subsecretario de Salud federal, Hugo López Gatell, la detención de ‘El Marro’ es una muestra de que la sintonía no se perdió en temas de seguridad.

Lo que vimos ayer es el producto de las acciones opuestas a lo que se vivió en el sexenio anterior entre Enrique Peña y Miguel Márquez: el robo de combustible en pleno auge, un cartel poderoso que sentaba sus reales en el Estado, corporaciones de seguridad que no metían las manos, Pemex replegado y con funcionarios involucrados en el negocio, gobernantes que miraban hacia otro lado.

El balance en cifras para las autoridades locales y federales sigue siendo adverso. El “Abrazos no balazos” y “El Golpe de Timón” están lejos de ser exitosos como estrategias de combate al crimen organizado pero frente a las omisiones del pasado con la detención de ‘El Marro’ revive la esperanza de que los índices de violencia en el estado, puedan disminuir en el mediano plazo.

Pero ojo, ya sabemos que la detención de un capo de la droga no representa el aniquilamiento de un grupo delincuencial aunque se supone que el Cartel de Santa Rosa de Lima ya estaba debilitado por otras detenciones y este podría ser un golpe mortal.

Eso está por verse porque no sería la primera vez que la caída de un capo, recrudece la violencia y la lucha interna de ese grupo. Una vez más estará sobre la mesa esa cantaleta de un grupo criminal debilitado y acorralado que sostienen funcionarios locales.

Guanajuato padece una espiral de violencia justamente por la pugna entre dos cárteles y los gobiernos presumen que combaten a los dos por igual aunque los golpes más espectaculares los ha recibido en Guanajuato el de Santa Rosa de Lima.

Detenido ‘El Marro’, la guerra contra el crimen no se termina. Entra en una nueva fase. Los gobiernos estatal y federal reciben su tanque de oxígeno.

Continuar Leyendo

Publicidad

Portada Impresa

Cartón

Publicidad

Publicidad

Marcador

Salud

Ciencia y Tecnología

Extravagario