Palabras Mayores

Ustedes me conocen, yo no soy un aferrado al poder, ni me interesa, concluye mi etapa. Eso sí, la hago y la vivo con pasión hasta el último minuto, tampoco tengo por qué esconderme ahorita, yo soy gobernador hasta el último minuto, y hasta el último minuto me pagan para hacer esto, lo hago con mucho gusto. También sé distinguir, después del 25 yo no tengo nada qué hacer en esto, ya se acabó, yo sé distinguir”.

Miguel Márquez, gobernador.

Ayer por la noche, Marcelo Torres Cofiño, dirigente nacional interino del PAN, anunció que Juan Carlos Romero Hicks será el coordinador de la bancada panista en San Lázaro y Damián Zepeda, el de los senadores.

Apenas hace unos días le comentaba aquí que no era tan descabellado pensar que el exrector y exgobernador fuera el pastor azul en la lógica de equilibrios y contrapesos que debía procurar el anayismo para evitar el agandalle total.

Por lo demás, nadie como Romero Hicks tiene más atributos en la escuálida fracción panista que llega a la Cámara Baja. Vaya logro y reto que tiene por delante el académico, un político que además de sus habilidades conocidas, es afortunado. En la debacle azul, no todos pierden. Su nombramiento moverá otros flancos que ya abordaremos mañana.

Con eso de que tras el triunfo de Andrés Manuel López Obrador en la elección presidencial, subirse al tren del ganador y afiliarse a Morena ‘es la onda’, algo detectaron en los altos mandos de la nueva fuerza política en el país que cancelaron la captura de nuevos registros.

En todo el país, incluido Guanajuato, comenzaban a darse afiliaciones masivas de militantes y aquello ya se estaba convirtiendo en un cochinero.

Con fecha de 16 de agosto, el dirigente estatal de Morena, Ernesto Prieto Gallardo envió un comunicado dirigido a los militantes y seguidores de Morena en el que señala que la afiliación al partido será ‘individual, personal, libre, pacífica y voluntaria’.

“En este sentido se hace del conocimiento público que por el momento las bases de datos de nuevos afiliados no pueden ser capturados en el Sistema de Registro Nacional (Sirena).  Por lo tanto, toda afiliación que se haya capturado después del 25 de julio de este año que es la fecha en que se citó el multicitado Sirena, por indicaciones del Comité Ejecutivo Nacional, con aplicación nacional serán motivo de revisión y en su caso de cancelación de dichas afiliaciones y posible sanción a la persona que hayan llevado a cabo esa violación a la instrucción del CEN y en consecuencia, al estatuto de Morena”, señala la parte medular del comunicado.

Así, en frío, el comunicado, no dice mucho. Lo interesante del caso es que se dice que en unas semanas más habrá denuncias formales con nombre y apellido de quienes intentaron o en los hechos, consumaron afiliaciones masivas.

Ernesto Prieto sólo habló públicamente de que algunas agrupaciones en el estado lo hicieron pero no habló de personajes en concreto. En fin, ahí tiene usted un nuevo flanco de las crisis que enfrenta un partido que de buenas a primeras pasó de la niñez a la adultez.

La conquista del poder en lo nacional y de posiciones en lo local, trae consigo alegrías pero también se acompaña de crisis. Una cosa es pregonar los mandamientos del lopezobradorismo desde la oposición (no mentir, no robar, no traicionar) y otra ya en el poder, vivir en carne propia la codicia, la ambición, la zancadilla, las patadas debajo de la mesa. Las flaquezas del nuevo poderoso.

Por cierto, se comunica la secretaria general de Morena, Alma Alcaraz, a propósito de lo comentado aquí en la columna del viernes en torno a su pasado panista.

Me dice que en efecto, en su momento militó en el blanquiazul y defendió sus principios y sus postulados pero que a partir de su ingreso a Morena, en 2015, se ha puesto la camiseta de su nuevo partido sin ambages y que ahí están sus pronunciamientos y su desempeño como número 2 del partido en el terruño, con especial protagonismo cuando Morena denunció el presunto desvío de recursos a Diego Sinhué Rodríguez Vallejo cuando ocupaba la Secretaría de Desarrollo Social y Humano.

Cuatro alcaldes panistas se pusieron regios este fin de semana en redes sociales. Desde ayer circula en Twitter y Facebook un video en el que los alcaldes de León, Héctor López; de Silao, Antonio Trejo; de San Miguel de Allende, Luis Alberto Villarreal y de Celaya, Elvira Paniagiua en solidaridad con el PAN de Nuevo León.

“Para gobernar, se necesita ganártela no robártela”, dice por ejemplo López Santillana. “El PAN Guanajuato con Monterrey y Guadalupe pa’ lo que se ocupe”, fue el grito de guerra de los ediles guanajuatenses luego de que el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación le quitó los triunfos que había logrado el blanquiazul en ambas alcaldías para dárselos al PRI.

De por sí fueron pocas las alegrías que le dejó el primero de julio al PAN…

ALEJANDRA GUTIÉRREZ: A UN AÑO DEL POLÉMICO DESTAPE

En política como en la vida, siempre tiene que haber planes B. Y hace exactamente un año el grupo hegemónico en el PAN lanzaba un mensaje en la disputa por la candidatura a alcalde que en ese momento no estaba nada clara para el hoy reelecto Héctor López Santillana.

“Hemos comentado varios panistas que en caso de que por cuota de género sea mujer en León, la mayoría vamos a ir con ‘Ale’ Gutiérrez, porque tiene toda la preparación, es honesta y además hace un contraste perfecto con la mujer que ya gobernó León (Bárbara Botello). Estoy seguro que si es cuota de género, por supuesto que será ‘Ale’”.

El pronunciamiento lo hizo el entonces director de Desarrollo Humano del Municipio, Daniel Campos Lango, en una reunión a la que acudieron unas 600 personas en un salón de fiestas y que selló la alianza entre Diego Sinhué Rodríguez Vallejo y Alejandra Gutiérrez, la destinataria del discurso.

Los jerarcas panistas no estaban muy convencidos de López Santillana. La inseguridad ya hacía de las suyas en León y los números de las encuestas no estaban tan claros.

Ricardo Sheffield Padilla seguía representando una amenaza y se vislumbraba como posible alternativa que en las exigencias de la equidad de género para el PAN, se etiquetara a León como una candidatura para mujer. La coartada perfecta era postular a una mujer y evitar así al beligerante Sheffield.

Gutiérrez Campos había llegado a la candidatura a diputada federal como parte del grupo de Ricardo Sheffield, al lado de quien hizo su carrera política pues fue la tesorera durante su trienio. Pero el oficialismo azul, en una de sus gustadas tácticas para desarticular a sus adversarios comenzó a dar cancha a la exsheffieldista.

En su momento lo hizo Miguel Márquez y posteriormente el hoy gobernador Diego Sinhué Rodríguez Vallejo. En San Lázaro tuvo juego y en los órganos internos de Acción Nacional.

Ya luego el PAN llegó a la absurda conclusión de que no era conveniente postular a una mujer por el efecto Bárbara Botello. Gutiérrez Campos sonó para ser secretaria de Transparencia y Rendición de Cuentas (cargo para el que está imposibilitada legalmente) y para ser coordinadora de la bancada. Quizá pueda ser presidenta de la Comisión de Hacienda de la próxima legislatura.

Pero Gutiérrez debe entender las reglas de la política aunque sean injustas. En su momento sonó como precandidata y el oficialismo la ha traído del tingo al tango en el club de consentidos. Pero eso no es gratuito ni eterno. Así como son de generosos los que le han dado, pueden ser de implacables para quitarle.

MIGUEL MÁRQUEZ: EL LADO AMARGO DE LA DESPEDIDA

Vaya entorno el que rodea el final del sexenio de Miguel Márquez.

Medio centenar de policías asesinados en Guanajuato es un dato que muestra una cara más de la violencia rampante, preocupante y al parecer imparable en el estado.

Un dato sobrecogedor porque nos muestra la vulnerabilidad de nuestros cuerpos policiacos ante el crimen organizado. Una vulnerabilidad en varios flancos. Por la capacitación, por el equipamiento pero también por el riesgo que implica la capacidad de cooptación que pueden tener los grupos delincuenciales.

Nunca como en estos tiempos, la profesión de policía se ha vuelto tan riesgosa y los cuerpos de seguridad sobre todo en los municipios, no están a la altura de las necesidades y de las circunstancias.

La falta de inversión de los alcaldes en lo general en el fortalecimiento de sus policías está cobrando factura. La apuesta del gobierno estatal para traer una base militar y reforzar el patrullaje con policías militares no parece haber funcionado.

Las estadísticas golpean una y otra vez al estado en materia de violencia. Guanajuato está en el top indeseable de homicidios dolosos y la autoridad estatal no haya la puerta.

A un mes de dejar el poder, Miguel Márquez parece enfrentar sentimientos encontrados. Por un lado esa sensación de vacío cuando los reflectores cada vez se enfocan más en él para dirigirse a su sucesor. El sentimiento humano de vacío después de ejercer en todo su esplendor, incluso más allá de sus facultades legales porque se volvió influyente y omnipresente en los otros dos poderes y en su propio partido.

No se puede ver todo con fatalismo desde luego. Las empresas que llegan al estado, los empleos generados, las obras de infraestructura, las inversiones en educación y en salud, las finanzas públicas también sanas que colocan a Guanajuato en posiciones destacadas en el espectro nacional.

Pero por otro lado, el hastío porque cada día que pasa, afloran más los pendientes, los deberes, las insuficiencias. Las cuentas en materia de inseguridad ya son adversas. Pero vienen otros pendientes. Márquez se irá y el futuro de El Zapotillo quizá ni siquiera se clarifique.

Abengoa tiró la toalla hace un buen rato pero lejos de ser castigada con el finiquito, habrá que pagar indemnización.

Hay asuntos que deliberadamente, el gobernador no atendió porque no le interesaba hacerlo. Es el caso de la transparencia y el acceso a la información al omitir enviar una terna para una vacante el Instituto de Acceso a la Información Pública.

Miguel Márquez y su paradoja: enfrenta la nostalgia por el poder que cambia de manos mientras los saldos adversos de la violencia para su gobierno ya le hacen pedir esquina.