Palabras Mayores

Es que el mismo gobernador ha visualizado esa misma posibilidad al no determinar cuál es su decisión. En las pláticas que hemos tenido con él, digamos que la opción está totalmente abierta a que vengan nuevos perfiles o a que se ratifiquen los existentes, eso es lo que… (¿apoyarían una ratificación?) depende, una ratificación nada más así, que venga, suponiendo que se diera, sin que hubiera ningún cambio en los programas en la estructura, se vería complicado, tiene que ser algo que realmente represente lo que se dice, un golpe de timón”

José Arturo Sánchez Castellanos. El presidente del CCE y la posibilidad de ratificar a Álvar Cabeza de Vaca.

En Guanajuato, los aires de austeridad y restricción del gasto que embriagan a los que empujan la cuarta transformación no parecen a nivel federal  contagiar al Poder Legislativo local, dominado por el  PAN. No sólo eso. Ellos siguen gastando como si nada hubiera pasado.

Pero hay otro pecado que cometen nuestros insignes diputados locales. Se llenan la boca y despliegan una gran propaganda por el llamado parlamento abierto pero cuando se trata de transparentar excesos, ahí meten freno de mano. Digamos que es una transparencia convenenciera.

Todo esto viene a colación por la compra de vehículos nuevos que se acordó en la última reunión de la comisión de Administración el 30 de agosto pasado y que por poco no informa en la minuta de la reunión el presidente de la misma, Juan José Álvarez Brunel.

Votaron a favor de la compra de nuevos vehículos que costarán al erario unos 8 millones, el propio Álvarez Brunel, la alcaldesa electa de Celaya, Elvira Paniagua, el del Verde, Antonio Méndez, y el del PRI Santiago García. Sólo hubo un voto en contra, el de Libia Dennise García Muñoz Ledo.

“Dentro del mismo punto se registra la participación de la diputada Libia Dennise García Muñoz Ledo, comenta que está de acuerdo en la reorganización planteada sin embargo, no está de acuerdo en la adquisición del parque vehicular”, así de esa escueta manera, se informa de la compra de nuevos vehículos, varios de los cuales, serán para los integrantes de la nueva junta de Gobierno que podría tener hasta 8 miembros.

En el origen se trataba de una reestructuración. Mandar al desuso la mitad de 60 vehículos que ya pasan de 200 mil kilómetros o cuyo mantenimiento ya sale muy caro. En ningún lado decía que habría compra de coches nuevos.

Al final, se incluyó este punto en el documento sin especificaciones.

No había montos de la erogación, tipo de vehículos ni para quien serían asignados. El Parlamento Abierto sólo es para alzarse el cuello. No sirve para reconocer excesos en las minutas.

La pregunta es por qué esta legislatura saliente asume el costo y el desgaste de una adquisición que ni siquiera van a disfrutar ellos. La respuesta es simple: usos y costumbres en el Congreso local.

Resulta que por tradición y para evitar que la nueva legislatura debute con una compra de coches que manche su espíritu conquistador, la compra la hacen los que salen. Eso hicieron Álvarez Brunel y sus compañeros.

Si Elvira Paniagua va a mostrar ese espíritu de austeridad para gobernar Celaya, pobres celayenses. Se entiende que a Santiago García le importa un cacahuate lo que digan de él a estas alturas pero extraña de Antonio Méndez del Verde. Son las ocasiones inmejorables para que los opositores se luzcan.

O qué, cómo ya no está la patrona Beatriz Manrique, ya es china libre. ¿O acaso Manrique también hubiera votado a favor?

Pésimo lance de la comisión de Administración y muy mal mensaje de la aplanadora azul en Guanajuato.

Porque la austeridad en el ejercicio del gasto y la eliminación de gastos suntuosos de la clase política ha sido una de las armas más poderosas del lopezobradorismo en la pasada campaña electoral y en esta etapa de la transición en lo nacional.

Mientras en el Senado y en la Cámara de Diputados, los morenistas se dan vuelo (y baños de pureza) con medidas de austeridad, en Guanajuato, los panistas, el Verde y el PRI, le dan vuelo a la hilacha y zarandean el parlamento abierto. Ven la tempestad y no se hincan.

Los empresarios leoneses no quieren dejar nada al azar y ya se reunieron con el próximo coordinador de los delegados federales guanajuatenses del gobierno federal electo de Andrés Manuel López Obrador, Mauricio Hernández Núñez quien en lo general, dejó buena impresión a los integrantes del Consejo Coordinador Empresarial.

El viernes, horas después de la reunión preparatoria para el Foro de Pacificación y Reconciliación, a celebrarse el próximo 5 de octubre, el enviado de AMLO a Guanajuato tuvo un encuentro con el CCE leonés.

Nomás de entrada, Hernández Nuñez dijo que el próximo gobierno federal ni come niños crudos ni es enemigo de la clase empresarial y que está dispuesto a sumar con ellos.

Eso sí, dejó claro que el proyecto de mudar la Secretaría de Trabajo y Previsión Social a León está firme aunque se dará de manera gradual. No citó fechas para no meterse en broncas.

Hernández Núñez llegó preparado a la reunión. Sabía de las inquietudes y preocupaciones de los empresarios locales quienes han expresado sus dudas por las implicaciones colaterales de esa secretaría.

De manera particular, a los empresarios les preocupa que, a imagen y semejanza del Distrito Federal, el traslado de la STPS a León también traiga consigo las marchas que se han dado a lo largo de los últimos años en la sede original del DF.

Nada impedirá pues la mudanza aunque, los pronósticos indican que esta llevará para consumarse entre 2 y 4 años.

Por lo demás, los empresarios le pidieron a Hernández Núñez que antes del primero de diciembre quieren ver a Andrés Manuel López Obrador en León porque en campaña sólo lo vieron de lejitos en una reunión en la que los de Morena invitaron de chile, mole y pozole.

Y entienden que si fue a Monterrey es porque de allá es Alfonso Romo pero no pierden las esperanzas de que venga a estas tierras a escuchar el pliego petitorio empresarial

Ayer, la clase política blanquiazul estuvo de manteles largos con la boda del alcalde electo de Cortazar, Ariel Corona quien se casó en León. Lo hizo en esa ciudad porque de ahí es originaria su esposa.

En poco más de un mes toma posesión de ese municipio que le arrebató el PAN a Hugo Estefanía. El exdiputado federal que formaba parte del bloque torresgracianista ahora tendrá que olvidarse de ondas gruperas. Lo que necesita son recursos y respaldo político.

Uno de los invitados más cotizados fue Marko Cortés. El candidato anayista a la dirigencia nacional cosechó simpatías de tirios y troyanos en el ágape que se tomaron la foto con él.

ENRIQUE OCHOA Y ROMERO HICKS: LA VIEJA AMISTAD Y EL FUTURISMO

Hace exactamente dos años que el entonces líder del PRI, Enrique Ochoa Reza, visitaba por primera vez en su gestión Guanajuato y lo hacía como tooodos los jerarcas tricolores, levantando expectativas sobre la atención del CEN del tricolor hacia este estado, permanentemente abandonado.

El desenlace de esa triste historia se conoce. Puro jarabe de pico y llamarada de petate.

“Reciban un firme compromiso de la dirigencia nacional del PRI de que aquí va a volver a gobernar el PRI”, expresó.

“Nuestros adversarios políticos se equivocaron cuando pensaron que en 2017 íbamos a perder las elecciones, y se volverán a equivocar. Que se escuche fuerte y claro: en el 2018 ganaremos la gubernatura de Guanajuato y la Presidencia de la República”.

Y luego arremetió:

“El gobierno panista también ha logrado hacer de Guanajuato un líder nacional, pero en robo de combustible; el gobierno y su camarilla han logrado que Guanajuato tenga uno de los índices más altos en el país en violencia contra las mujeres en la historia de esta entidad. No lo vamos a permitir”.

Lo cierto es que no hubo ni la atención prometida ni las críticas a la violencia tuvieron mayor efecto en las urnas.

Pero la otra novedad en esa primera gira fue la deferencia que tuvo Ochoa Reza con el presidente de la Fundación Colosio, José Luis Romero Hicks, quien se tomó un café con Ochoa ahí en el restaurante donde hizo escala, previo a su encuentro con la clase política priista.

Ambos eran amigos desde hace mucho tiempo, miembros de la Comisión Mexicana de Asuntos Internacionales e integrantes del grupo 300 líderes mexicanos, son contemporáneos y  en ese contexto tendría que quedar el encuentro.

En su discurso, Ochoa llamó a Romero a organizar foros de consulta para apuntalar la tarea de construir un PRI que da la batalla en el debate de ideas.

Guiños y gestos que mostraban una preferencia que luego se ratificó en otros hechos. Romero Hicks era el candidato del CEN tricolor y de quien fue el abanderado posteriormente, José Antonio Meade. Pero no contaban con la astucia y resistencia de Gerardo Sánchez.

MORENA GUANAJUATO: LA UNIDAD CONVENENCIERA

Para cerrar con broche de oro su gira por Guanajuato este fin de semana, el futuro coordinador de delegados federales, Mauricio Hernández Núñez, se reunió con las fuerzas vivas de Morena en el estado.

Diputados electos, senadores y diputados federales en funciones. Alcaldes electos, excandidatos y la estructura morenista en pleno para atestiguar primero que nada la oficialización de que Ernesto Prieto deja la dirigencia del partido para ir al Congreso del Estado y su lugar la ocupará Alma Alcaraz.

Las dos estuvieron ayer en el presídium junto a las senadoras ‘Malú’ Micher y Antares Vázquez, la alcaldesa electa de Salamanca, Beatriz Hernández Cruz, y el excandidato a la gubernatura, Ricardo Sheffield Padilla.

La primera noticia es que se conjuraron los demonios de la primera gran fractura que amenazaba a este partido apenas en su debut en la escena político guanajuatense.

Desde la ciudad de México vinieron llamados, regaños y advertencias de que no podían empezar a pelearse por migajas cuando el partido apenas se estaba estructurando y comienza a crecer en un territorio adverso para el lopezobradorismo como Guanajuato.

Ayer, Mauricio Hernández no vino a leerles la cartilla sino a anunciarles cuál es la misión que tendrá en el estado y la necesidad de sumarlos a todos en el arranque del nuevo gobierno federal.

Hay muchas cosas todavía en el aire. No se sabe quién será el coordinador de la bancada en la legislatura local ni quién el de los alcaldes. Se trata de un pacto de unidad convenenciera. Los morenistas saben que si empiezan a tirarse hasta con la cubeta, podría naufragar su proyecto de avance en Guanajuato.

No es fácil hacer convivir a los que picaron piedra como Ernesto Prieto o Alma Alcaraz con los de nuevo ingreso como los expanistas o a otros militantes tradicionales de izquierda que se suman a Morena Guanajuato. Es en muchos casos, el agua y el aceite de la política. Pero si no hay pacto, serán fácil presa de los panistas, expertos en capitalizar divisiones de sus rivales.