Padres de guanajuatense fallecida en incendio de Estados Unidos piden ayuda para poder asistir al sepelio

Luis Telles
Uriangato.-
Doña María Elia Rodríguez Urbano y su señor esposo, Ramiro Zamudio Meza, con angustia y un dolor indescriptible, un dolor que pega en lo más fondo del alma, por haber perdido a su hija y cuatro nietos en un incendio en la casa donde vivían en los Estados Unidos, esperan la ayuda de las autoridades estatal y municipal, para poder acudir a los Estados Unidos y estar presentes en el sepelio.

“Es muy difícil para uno trasladarse a los Estados Unidos, uno nunca ha salido de aquí, del país. Hoy es muy necesario salir para estar con mi hija y mis nietas, que les paso este accidente, que no se esperaba, todo paso muy rápido, tenemos que salir adelante y echarle ganas a la vida, para poder seguir adelante nosotros”, dijo Doña María Elia.

 Con el llanto en los ojos, María Elia y Ramiro, acompañados de sus dos hijas, Diana Paola y Rocío Vianey, comentaron que, de la Secretaría del Migrante, de parte del gobernador del Estado, vía telefónica les dieron el pésame, y que les otorgarían el apoyo que se ofreciera, ya sea para la repatriación de los cuerpos o para su traslado a los Estados Unidos.

 Diana dijo que, su cuñado (Manuel), tomó la decisión de dejar a su esposa y sus cuatro hijas en Des Plaines, Illinois, donde vivían, “que él quiere que allá se queden con él y nosotros, pues, no podemos hacer nada, solo nos resta esperar para ver si nos van apoyar con el traslado para allá”.

 Agregó que, son una familia de escasos recursos, por lo que esperan apoyo con los gastos del traslado, “nosotros no tenemos los recursos, ni Visa, ni nada, pero nos dijeron del gobierno del Estado, que se está moviendo el gobernador con el consulado de Estados Unidos y mexicano, para ver si nos pueden agilizar este trámite, ya sea para una cosa o para otra”.

 Doña María Elia, recuerda que su hija, Nancy Citlaly de 25 años de edad y sus cuatro nietas (6,4,3 y 1 año de edad), a penas y salió con rumbo a los Estados Unidos el pasado 17 de octubre del 2019, “ella no estaba muy conforme en irse porque nos iba a dejar aquí a nosotros, pero su esposo les arreglo y se las llevo, pues él tenía ir y venir, y pues allá su trabajo lo tiene y aquí pasaba una difícil economía y decidió mejor llevárselas, y quien iba a pensar que iba a pasar esto”.

 Dijo que su yerno, se fue a trabajar a Estados Unidos, porque su papá le arreglo papeles y ya trabajando, a su vez su yerno le arreglo a su hija y cuatro nietas, “precisamente se las llevo para estar más al pendiente de ellas, aquí no hay trabajo, no hay como sobrevivir, y el ir y venir (EU) para él, era muy difícil”.

 “Para una vida mejor, como quien dice, era su propósito, de estar allá bien y progresar más que nada y su familia, darles una mejor vida a ellas, pero pues nadie pensó que iban a terminar así”, señaló Rocío, hermana de Nancy Citlaly.

 Su papá, Don Ramiro, dijo que, la vida es difícil en Uriangato, porque desde que los telares fueron sustituidos por la maquinaria, ya no tuvo trabajo y hoy se dedica a vender “hielitos en la calle”, y en los ratos que tiene, se dedica a recoger lo que se recicla para su venta, “yo a mi edad ya no tengo un trabajo de planta, pero de lo poquito que va saliendo, vamos subsistiendo”.

Dijo que, la ventaja es que no pagan renta, y que el gobierno les haya ayudado con material para que construyera su “humilde casita”, porque de lo contrario quién sabe cómo andarían.

“Nuestra hija (Nancy Citlaly) y mis nietas, aquí vivían con nosotros cuándo su esposo se iba a Estados Unidos a trabajar, cuando él venía, se iban a su casa que tienen también aquí en Uriangato. Pero, nadie se imaginaba esto, solamente la persona que lo está viviendo sabe, porque hay veces que lo ve uno en otra gente y no es lo mismo a estarlo viviendo uno en carne propia, ni modo, pero lo que sí le pido a Dios, es que nos siga dando fuerzas para seguir adelante, porque sin él, no se puede hacer nada, que nos dé fortaleza para seguir echándole ganas, porque todavía tenemos gente aquí (dos hijas y un nieto)”, abundó.

MD