Nancy Venegas

Irapuato.- A más de un año y 5 meses que inició la pandemia por coronavirus y los frecuentes exhortos de instancias oficiales para que se mantengan los protocolos de prevención de contagios, este fin de semana, las plazas y tiendas comerciales lucieron saturadas de personas que se alistaban para el regreso a las aulas. Algunos de ellos no portaban cubrebocas ni respetaban la sana distancia.

En marzo del año pasado, la presencia del Covid-19 obligó a las familias a un cambio radial de rutina, se suspendieron las actividades en escuelas, negocios no indispensables y en oficinas gubernamentales. Todo ello para prevenir contagios.

Desde entonces y hasta la fecha, instancias oficiales promovieron y difundieron las medidas de autocuidado como el uso obligatorio de cubrebocas, la sana distancia de al menos un metro y medio entre cada persona y el lavado frecuente de manos con agua y jabón o gel antibacterial.

Sin embargo, a casi año y medio de esta pandemia —justo en la tercera ola por coronavirus que obligaría a intensificar las medidas de prevención—, una parte de la población ha olvidado o se niega aún a respetar los protocolos sanitarios.

Este fin de semana en Irapuato se registró una alta afluencia de familias enteras en espacios públicos, tiendas y plazas comerciales. Las personas aprovecharon estos días para alistar calzado, uniformes y útiles escolares para el regreso presencial a clases, pero ‘olvidaron’ utilizar cubrebocas o respetar la sana distancia.

Pese a que en los establecimientos existen señalamientos para guardar el espacio entre las personas, en cadenas de supermercados se apreció que los asistentes no los respetaban y se amontonaban esperando su turno en las cajas. Incluso, hubo algunos conatos con personal de vigilancia que impedían el acceso a menores de 5 años o a más de dos integrantes de una familia.

ac