Jessica de la Cruz

León.- La Feria Estatal de León les ‘jugó chueco’ a los comerciantes de la marca Guanajuato, pues aunque sabían que la edición de verano sería una ‘moneda en el aire’ en materia de inversión y ventas, hasta ahora no han logrado ni la mitad de las ganancias que tenían proyectadas.  

Soledad es lo que más se ve en los pasillos del pabellón Guanajuato, ya que no hay compradores en los más de 100 stands de productos de la marca GTO. “Solo hay mirones”, se quejó Noemí Muñoz, quien está a cargo del local de ‘Los tres Compadres’, stand que tiene a la venta productos de piel de la Edad Media.  

“Esta Feria la pusieron así de chicle y pega. Todos estamos así de a ver qué pasa, porque estamos en una feria nueva. No todos nuestros compañeros se pusieron por lo mismo, pero ahorita está Feria ha sido un poco baja, porque prácticamente hay muy mala información, hay muchos mirones, pero pocas personas para comprar”, dijo Noemí.  

La misma situación pasa el negocio Artesel, que atiende Zaira, el cual vende productos mexicanos hechos con lámina, en su mayoría son juguetes o artículos decorativos para una casa habitación o negocios.  

Zaira comentó que, en un promedio de 5 horas, sólo había logrado la venta de dos productos que en total le dieron a ganar  80 pesos, pero en general ha visto un ambiente económico poco agradable.  

Otro caso es el de Thomas Cano, quien es un comerciante originario del estado de Morelos. Hace cinco años emprendió su negocio de productos artesanales de amaranto en el municipio de Cortazar y apenas hace unos meses le dieron su registro en Marca GTO.   

Lamentablemente, el stand que montó en la Feria no ha tenido las ventas que las esperaba. Sin embargo, hay días que son extraordinarios como el jueves que un cliente se llevó varias cajas de sus alimentos de amaranto.