Otras Voces

Sin miedo a la alerta de género

El pasado jueves, el gobernador Eruviel Ávila puso un gran ejemplo a todos los gobernantes del país al solicitar formalmente la alerta de género para varios municipios del Estado de México.

Pese a que dicho estado no es de los primeros en el país en delitos contra las mujeres, se reconoció que existe un problema serio en algunas regiones que se debe atender de inmediato. Más que ver la alerta de género como un castigo, la ven como una oportunidad de enfrentar y superar la problemática.

Vale la pena que en Guanajuato reflexionemos sobre este problema. La violencia contra las mujeres es un tema que sigue pendiente en la agenda estatal, a pesar de que ha sido una demanda añeja de asociaciones civiles como Las Libres.

La alerta de género es básicamente un reconocimiento de que existe un problema de violencia hacia la mujer, y que hay que atenderlo. Es un mecanismo protector de los derechos de las mujeres en un contexto de violencia y permite una emergente intervención del Estado.

Lamentablemente, para muchos gobernadores aceptar una alerta de género,  significa una mancha a su imagen o un duro golpe a su popularidad. Por supuesto que no es así, pero si lo fuera, es algo realmente fútil comparado con la vida de cualquier mujer.

En noviembre de 2013 la Secretaría de Gobernación emitió un nuevo reglamento a la Ley General de Acceso a las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, que incluyó nuevas disposiciones para la declaratoria de alerta de género y hacerla menos burocrática para quienes la solicitaran.

La solicitud de alerta de género se hace al Sistema Nacional para Prevenir, Atender, Sancionar y Erradicar la Violencia Contra las Mujeres, con base en el artículo 22 de la Ley General sobre la materia. Ésta la define como un conjunto de acciones gubernamentales de emergencia para enfrentar y erradicar la violencia feminicida en un territorio determinado, ya sea ejercida por individuos o por la propia comunidad.

En el Estado de México, ya existían solicitudes de alerta de género desde hace varios años, y es hasta hoy que el gobierno participa en el mismo sentido, siendo así que el pasado 9 de julio el gobernador solicitó la alerta de género para 11 municipios, que son: Ecatepec, Nezahualcóyotl, Valle de Chalco, Toluca, Tlalnepantla, Chimalhuacán, Naucalpan, Tultitlán, Ixtapaluca, Cuautitlán Izcalli y Chalco.

Existen solicitudes de alerta de género en los Estados de México, Guanajuato, Oaxaca, Nuevo León, Hidalgo, Morelos, Chiapas, Colima, Michoacán y Baja California. Es decir, es un tema que trasciende cualquier sentido de partidos políticos, al ser un grave problema social.

Ojalá que la valentía del gobernador Eruviel Ávila sea el comienzo para que los gobernantes varones dejen de tenerle miedo a la alerta de género, y que en el caso de Guanajuato el gobernador Miguel Márquez no cierre los ojos ante la realidad, que reconozca y tenga voluntad política, asuma su responsabilidad y atienda adecuadamente este serio problema.

Como próxima diputada federal, mi compromiso es a favor de la igualdad y la equidad de género. Los guanajuatenses pueden tener la seguridad de que empujaré todos los temas relacionados con el apoyo necesario para el desarrollo de las mujeres y sus derechos, sobre todo al de una vida libre de violencia.

Es preciso reconocer un problema tan serio como éste, así sin miedo. Desde el Congreso Federal las mujeres tienen en mí a una aliada incondicional y permanente. ¡Nos leemos la próxima semana!

Comentarios

Comentarios