Otras Voces

TOMAS BUSTOS

El futuro de los partidos políticos

Las elecciones del 2015, aún no totalmente concluidas, muestran en sus resultados, lo que será la contienda del 2018, en donde las posiciones encontradas serán una nueva etapa en la eterna lucha entre liberales y conservadores, con los matices propios impresos por la época que vivimos.

Los enemigos del Estado y partidarios del individualismo, verán acentuados los problemas derivados de un Estado al que debilitan intencionalmente y aprovechan la coyuntura creada por la crisis del capitalismo que, concentrando la  riqueza, va por el poder político, en alianza con el movimiento financiero internacional, artífice de la política global.

Los partidos políticos han librado una lucha feroz, por alinearse al centro del espectro ideológico, a tal grado, que algunos de ellos lucen irreconocibles ante el espejo de la historia. El electorado, elige de entre quienes tienen mayor fortuna en la contratación de los expertos en propaganda política Éste hecho puede colocar a los partidos políticos en manos de los poderes fácticos que pretenden su liquidación.

Hay grupos que parecen ser de izquierda y utilizan el quehacer político para acumular poder, que de otra manera les sería imposible obtener. Ser de izquierda, implica en primer término, combatir las servidumbres, los fanatismos y los prejuicios. Una de las mayores aberraciones es aceptar que los gobernantes, digan de sí mismos, que son deshonestos e incompetentes para conducir la economía nacional en su conjunto.

Esta conclusión se refuerza con los desatinos cometidos por quienes, en el ejercicio del poder, muestran ignorancia de la política como ciencia y como el arte de hacerse obedecer para lograr la vigencia del Estado de Derecho.

Promover las candidaturas independientes, es un riesgo real para los partidos políticos, pues los poderes de hecho, aprovecharán la coyuntura, los abandonarán y promoverán candidatos proclives al pragmatismo o de plano les exigirán el compromiso, como condición para que accedan a las candidaturas.

Ante los hechos, los partidos políticos deberán acercarse al electorado, pero antes, ellos mismos deberán estar convencidos de que el sistema de partidos, es un avance histórico en nuestro desarrollo como país; de lo contrario, el deterioro de la confianza de la población en ellos,  contribuirá para acercarnos a la dictadura, que favorecería a los privilegiados y sumiría a la población en sufrimientos inenarrables.

En cada uno de los partidos hay personas con la capacidad para sacarlos adelante y evitar que una crisis más profunda, nos vuelva a los inicios del siglo 20.

Comentarios

Comentarios