Redacción

México.- Andrés Manuel López Obrador, informó el día de ayer, que la justicia mexicana ordenó la detención de miembros de la Policía Federal y del Ejército por la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa. También añadió que hay órdenes contra miembros del Ministerio Público.

“Se han emitido órdenes de aprehensión contra militares que se van a ejecutar. Cero impunidades, el que haya participado, y se demuestre, va a ser juzgado”, afirmó López Obrador, durante la presentación de un informe especial sobre los avances de la investigación, en la que estuvieron presentes padres de los desaparecidos.

Se trata de “docenas” de órdenes de aprehensión, según la agencia Reuters. Tras el informe de López Obrador, Alejandro Encinas, subsecretario de Gobernación y presidente de una comisión de la verdad creada para el caso, dijo a la prensa que ya se trabaja en la ubicación de los uniformados. Todos los sospechosos son catalogados como “autores intelectuales y materiales” del crimen.

La “verdad histórica”

Andrés Manuel López Obrador recordó que durante el Gobierno de Enrique Peña Nieto “se decía que si estaba involucrado el Ejército” se tenía que “proteger” a la institución para que no se viera afectada. “Yo sostenía lo contrario: si se aclaraba que habían participado militares, se tenía que decir, saber y castigar a los responsables y eso en vez de debilitar a las Fuerzas Armadas, las fortalecía”, expresó.

Según la versión del Gobierno de Peña Nieto, durante la noche del 26 de septiembre de 2014, los 43 estudiantes de Ayotzinapa fueron detenidos por policías corruptos en Iguala y entregados al cartel Guerreros Unidos, que los asesinó e incineró en el vertedero de basura de Cocula y tiró los restos en un río.

Este relato, conocido como la “verdad histórica”, fue cuestionado por los familiares y por una investigación de la CIDH y su GIEI), que señaló que los cuerpos no pudieron ser quemados en ese lugar.

Con información de Reuters