Ordena juez regresar a menores con su madre

Lourdes Vázquez

Guanajuato.- Los hermanos Ian y Matías, de 13 y 15 años, imploran a las autoridades judiciales para que los escuchen.

Ambos viven con su padre en Tamaulipas, pero un juez ordenó que deben regresar a vivir con su madre, en Guanajuato, a pesar de que allí fueron maltratados y el menor sufrió abuso sexual por parte de la expareja de su mamá.

Pese a que se acreditó que el menor fue ultrajado y que el agresor está suelto, el juez de Partido Especializado en Materia Familiar, Urbano Sandoval Torres, determinó entregar la custodia a la madre de los menores.

Ellos promovieron un amparo ante un juez Primero de Distrito que ordenó la suspensión de la ejecución del cambio de custodia, con lo que, por el momento, se impidió que ambos regresen a vivir a la casa donde tanto sufrieron.

Existe una orden de aprehensión vigente en contra del presunto violador, pero la Fiscalía General del Estado no lo ha detenido, aun y cuando éste hace alarde de sus actividades y se exhibe en redes sociales.

‘Queremos que nos escuchen’

En entrevista con correo, Matías, el mayor de los hermanos, reiteró que el deseo de ambos es quedarse con su padre, pues es ahí en donde se sienten seguros.

“Tienen que entender (las autoridades) que estar aquí en Guanajuato es bastante peligroso para nosotros, el violador sigue suelto (…) nuestro padre, él nos creyó, él nos apoyó y no tenemos ese apoyo aquí en Guanajuato (…) se trata de nuestro futuro no de cualquier cosa, pero no se ha avanzado prácticamente nada con el caso de una persona que es un violador”.

Ian, el menor, refirió que ya es hora de que los tomen en cuenta.

“Primero va lo que tu sientas a lo que digan otras personas que no han estado, si yo digo que quiero estar con mi papá espero que se me respete esa decisión y también hay que atrapar a esa persona porque hay otras personas que corren riesgo con esa persona libre (…) es impresionante que a un violador no lo puedan agarrar, pero mi papá que ha hecho muchas cosas por nosotros y nos ha cuidado mucho siempre, lo estén intentado meter a la cárcel”.

La disputa en tribunales

Los padres de Ian y Matías se separaron en 2012, cuando vivían en Veracruz, y su madre decidió traerlos a Guanajuato, donde meses después inició una relación con otro hombre.

Ante ello, en el 2018 y tras un proceso iniciado por el padre, una juez de Colima ordenó que se realizara un cambio de custodia provisional para que los menores vivieran con él en los que se desarrollaba el juicio, al cual la madre nunca asistió.

Elliot Quiroz Juárez, abogado de los menores, reveló que al cambio de custodia se presentaron funcionarios del DIF estatal quienes se ostentaron como representantes de la Procuraduría Estatal de Protección a Niñas, Niños y Adolescentes.

“Cuando el papá se lleva a los niños se destapa una situación triste donde nos damos cuenta de que el más chico estuvo siendo victimizado por parte del novio de la mamá. Se hace la denuncia penal, se confirman los estudios psicológicos y proctológicos y se solicita la orden de aprehensión. Esa orden de aprehensión actualmente está vigente”.

En el inter, la madre presentó un recurso de inconformidad para que el juicio por la custodia se desarrollara en Guanajuato y se le da la razón; sin mayor revisión del caso y sin haber tomado en cuenta la carpeta iniciada por el delito de violación del que fue víctima el menor de los hermanos, en septiembre de 2019, el juez Urbano Sandoval Torres ordenó que se regresara a los niños con la madre.

“El juez no les toma su parecer, no les pregunta su opinión. Únicamente de su ronco pecho, hace esa revocación de custodia provisional (…) y aun cuando tiene el dicho de los niños en donde fueron llamados a declarar ante el Ministerio Público en el 2019, los niños expresamente con la asistencia de psicólogos, dicen ‘estamos muy felices en donde estamos con mi papi, con nuestro nuevo hermano, no queremos regresar a Guanajuato’. Pero tal parece que su voz no cuenta”.

La orden del juez no se ha ejecutado derivado de que los afectados interpusieron un amparo el cual fue concedido el 5 de diciembre, con el cual se suspendió el juicio hasta que el juez de Distrito defina si los menores serán escuchados o no.

En medio de todo esto, el 29 de septiembre del 2019, el juez Sandoval Torres pidió informes en el trabajo del padre en donde se despeñaba como asesor jurídico de la Secretaría de Seguridad Pública de Tamaulipas y en el expediente que envió lo catalogó como ‘reo’, lo que provocó que le pidieran su renuncia de manera inmediata.

Violador sigue prófugo

Desde el 28 de noviembre del 2019, se giró una orden de aprehensión en contra la expareja de la mamá de Ian y Matías, como presunto responsable del delito de violación espuria en contra de un menor de edad, pero no ha sido detenido. 

De acuerdo con el Ministerio Público, los datos de prueba proporcionados fueron suficientes para establecer la comisión de delito en contra del menor, en hechos ocurridos entre abril y mayo del 2016. 

Aunque la orden de aprehensión está vigente, la Fiscalía General del Estado niega la localización de su celular o su posicionamiento, tampoco se le han intervenido cuentas bancarias de él o su familia que son quienes aparentemente financia su escape. 

“Ya se casó, ya tuvo una hija, publica fotos en el Facebook, se está paseando muy a gusto, y la Fiscalía de Guanajuato, cruzada de brazos”, lamentó el abogado Elliot Quiroz. 

Jueces operan con discrecionalidad

Los jueces de lo familiar operan con total discrecionalidad, pues no existen parámetros ni protocolos para llevar a cabo los cambios de custodia, denunció Elliot Quiroz. 

Dijo que no hay leyes que regulen el marco de actuación de los jueces orales familiares en Guanajuato. 

Agregó que hay una agenda de género en la que se basan los jueces que tienen miedo que los cataloguen como misóginos, pero que a través de la cual están construyendo parámetros de actuación y escenarios inequitativos para los hombres. 

Por ello pidió al Congreso del Estado que se legisle para garantizar que el interés superior del menor no sea un concepto difuso y no quede a la voluntad del juzgador. 

También lee:

LC