Agencias

Ginebra.- El Reino Unido anunció ayer que suspendía todos los viajes desde Sudamérica y Portugal a causa de una nueva cepa del coronavirus, un fenómeno que se extiende de forma fulgurante por todo el planeta y que provocó una reunión de urgencia de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

La nueva cepa del Covid-19 que surgió en Amazonas ya ha aparecido en Japón. Y en otros 70 países se han detectado las variantes de origen británico y sudafricano.

Todas estas nuevas cepas tienen como característica común la rapidez de contagio. Su impacto en las vacunas que se están aplicando en decenas de países es aún una incógnita, aunque los expertos creen que no debería afectar drásticamente su poder de prevención.

Las llegadas desde Argentina, Brasil, Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador, Guayana Francesa, Guyana, Panamá, Paraguay, Perú, Surinam, Uruguay y Venezuela, y de Portugal, estarán prohibidas a partir de hoy “a las 04:00 (locales y GMT) a raíz de la evidencia de una nueva variante en Brasil”, explicó el gobierno británico.

Esa nueva variante ya provocó el colapso de los hospitales en el estado brasileño de Amazonas, que decretó un toque de queda.

En Manaos, la capital regional, “se acabó el oxígeno y algunas unidades de salud se convirtieron en una especie de cámara de asfixia”, describió Jessem Orellana, de la Fundación Fiocruz-Amazonia, institución de investigación científica.

“Estamos en el momento más crítico de la pandemia”, dijo por su lado el gobernador de Amazonas.

La región amazónica “produce cantidades significativas de oxígeno, pero hoy nuestro pueblo precisa oxígeno y solidaridad“, agregó, precisando que varios pacientes serán trasladados a otros estados.

Brasil es el segundo país más afectado por la pandemia, con 205 mil muertos, un balance sólo superado por Estados Unidos.

La variante del Amazonas es “muy probablemente” más contagiosa, confirmó un investigador del instituto brasileño Leônidas.

Las nuevas cepas del virus cruzan las fronteras de forma desconocida e incontrolada. En Chile fue la variante británica del Covid-19 la que fue detectada, en 18 casos. Los contagios han aumentado un 36% en ese país, las autoridades han instaurado nuevas cuarentenas en comunas del sur.

Las autoridades cubanas impusieron desde ayer el cierre de las escuelas, los bares y los restaurantes en La Habana, tras retirar un toque de queda nocturno anunciado horas antes por medios oficiales.

Europa, en pleno invierno, vive unas cifras de contagio y de mortalidad que en algunos países superan ampliamente las de la primera oleada de la pandemia, a punto de alcanzar los dos millones de decesos en todo el planeta.

Francia anunció que exigirá una prueba negativa a todos los viajeros externos a la Unión Europea e impondrá un toque de queda nacional.

La canciller alemana, Angela Merkel, abogó por un endurecimiento drástico de las restricciones, ante el alza alarmante de las cifras.

En las últimas 24 horas se han registrado más de 25 mil nuevos casos y mil 244 muertes en Alemania, una cifra récord en ese país.

Suecia superó los 10 mil muertos, y 132 fallecimientos se produjeron en las últimas 24 horas.

En Ginebra, la OMS inició una reunión especial de su comité de emergencias, con dos temas sobre la mesa: las mutaciones del virus y un posible uso de certificados de vacunación y de test para los desplazamientos internacionales.

La organización, cuyo papel de alerta y prevención quedó en duda al estallar la crisis en China, pudo tras meses de negociaciones mandar un equipo de investigadores a la ciudad donde surgió la pandemia, Wuhan. El equipo llegó ayer.

El gigante asiático presumió durante meses de haber eliminado los decesos de forma oficial. Pero ayer registró la primera muerte desde mayo en la provincia de Hebei, aledaña a Pekín, donde han confinado en estos días a varios millones de personas de diferentes ciudades tras la aparición de nuevos brotes.

Las autoridades anunciaron 138 nuevos casos en 24 horas, el balance diario más alto desde marzo.

LC