Agencias

Ciudad de México.- La secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, se reunió la mañana de ayer con madres que buscan a hijas e hijos desaparecidos, a quienes les reiteró la disposición del gobierno federal para dar con su paradero y les aseguró que hacer justicia es el compromiso principal de Estado, ya que este flagelo es un caso que afecta a todos.

Acompañada por el subsecretario de Derechos Humanos, Población y Migración, Alejandro Encinas, y la titular de la Comisión Nacional de Búsqueda, Karla Quintana, la secretaria destacó que se trabaja de manera coordinada entre las instituciones responsables para localizar a los desaparecidos.

Las madres de desaparecidos entregaron una carta dirigida al presidente Andrés Manuel López Obrador, en la que le piden que vete la nueva Ley de la Fiscalía General de la República (FGR) así como la reforma a diversas disposiciones legales, incluida la Ley General en Materia de Desaparición. “Observamos con preocupación que el proyecto de Ley de la FGR incluye Segob se compromete a dar respuesta a madres artículos y propuestas de reformas a diversas leyes especializadas, que implican un retroceso en los derechos y garantías para toda la población, pero de manera particular para las familias de personas víctimas de desaparición”.

Retumban sus gritos

Miles de madres marcharon ayer en varias ciudades del país para exigir a las autoridades encontrar a sus hijos, víctimas de la violencia y la impunidad. “No hay nada que festejar. ¡¿Dónde están nuestros hijos?!”, clama furiosa Yolanda Morán mientras avanza en silla de ruedas en la capital del país en el Día de la Madre.

“Las madres venimos a recordarles que necesitan buscarlos”, añade Morán, de 77 años, portando una fotografía de su hijo Dan Jeremeel Fernández, desaparecido en diciembre de 2008 en Torreón a los 35 años de edad.

Vestida de blanco y con una rosa del mismo color en la mano, habla de su agotamiento. “No vivimos, sobrevivimos. Cada año estamos más viejas, más cansadas, más enfermas”, añade.

A su lado pasa una mujer con una playera en la que se lee: “¡Haré retumbar tu nombre por todo el mundo!”. “¡Narco, militar, fiscalía, la misma porquería!”, dice la pancarta de una anciana.

Entre finales de 2006 y hasta diciembre pasado, México sumaba 80 mil 500 denuncias de personas desaparecidas, según cifras oficiales. Otras 300 mil fueron asesinadas en ese periodo, aunque el conteo oficial no aclara cuántas de ellas fueron víctimas del combate a las mafias.

Según cifras de organismos no gubernamentales hay más de 87 mil 700 personas desaparecidos y no localizados, la mayor parte, unas 85 mil, de 2006 a la fecha.

“En Tamaulipas (noreste) tenemos mínimo 100 desaparecidos por día, pero no se denuncian todos por miedo”, grita al micrófono Miriam Cabrera, de 44 años, madre de Romel Cabrera, desaparecido en junio de 2015. Marchas similares ocurrieron en los estados Nayarit, Sinaloa, Sonora, Guanajuato, entre otros.

La Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ONU-DH) en México expresó su solidaridad con las madres de los cerca de 87 mil desaparecidos en el país.

EZM