Redacción

Salamanca.- Una ola de extorsiones a comercios establecidos de todos los giros paraliza la economía. Este jueves a las 9:30 horas se reportaron hombres armados en varios comercios para concretar extorsiones, entre ellas a panaderías del centro, que antes de las 10:00 optaron por bajar sus cortinas.

Este jueves comercios de diversos giros señalaron a Correo que hombres armados llegan a los locales a exigir cuota o cobro para dejarlos trabajar sin problema, y han obligado a los comerciantes de todos los giros a cerrar.

“Llegaron y pidieron hablar con el dueño, si no está, entonces el encargado y si no, el empleado; piden una cantidad, estratosférica, impagable; y dan un plazo, unos días si acaso para que puedas entregar el primer pago; eso acaba con tu tranquilidad, nos ponemos mal, los dueños o encargados cierran, los empleados renuncian antes que ser asesinado, así estamos”, dijo una persona que narró lo ocurrido.

‘Inseguridad está fuera de control’

El presidente de la Cámara Nacional de Comercio (Canaco) local, Francisco Javier González Mijes destacó que “la inseguridad, las extorsiones están fuera de control. Es urgente una reunión con las autoridades de los tres niveles de gobierno porque obviamente si no se conjugan esfuerzos la inseguridad seguirá desatada”, afirmó.

Señaló que el comercio establecido es uno de los más afectados con esta situación y necesitan una pronta respuesta de las autoridades.

Afecta violencia a taxistas

Antonio Lanuza Ruiz, presidente de Taxi Ejecutivo, informó que aparte de la pandemia del Covid-19, lo que verdaderamente les está afectando es la inseguridad que ha cobrado la vida de seis taxistas; les han robado unos 70 vehículos en lo que va del año, aunque han recuperado ellos mismos el 90%, aparte de atracos para el robo de la cuenta y pertenencias de los taxistas.

“Sin olvidar que somos víctimas de extorsiones y eso nos ha llevado a dejar el municipio, porque nos han baleados las casas, nos han dejado mensajes y nadie hace nada al respecto”, precisó el dirigente taxista.

Lanuza dijo que enfrentan una situación económica difícil luego que de los poco más de 700 taxis que hay en la ciudad, menos de 500 están trabajando, pero en horario reducido y a las 20:00 horas no hay más de 30 prestando el servicio, porque la situación está muy difícil.

Recordó que en este año “van seis compañeros caídos y desafortunadamente no hay ninguna investigación, nadie sabe, nadie supo nada; aparte de las extorsiones. Incluso durante lo que va del año se han robado más de 70 unidades, se han recuperado más del 90% y el otro 10% no se logró recuperar”, dijo.