Daniel Moreno

Apaseo el Alto.- Con un promedio de 80% de llamadas falsas se mantiene operando el sistema 911 en Apaseo el Alto. El coordinador de esta área José Isabel Ortiz Terrazas dijo que hay meses que sube más ese promedio y llega al 90% de unas 2 mil llamadas que entran al mes aproximadamente.

El funcionario explicó de las llamadas reales la mayoría de las ocasiones se reportan riñas o alteraciones del orden público y por eso se pide el apoyo de la fuerza pública por diferentes circunstancias relacionadas a faltas administrativas pues son menos los casos se reportan de delitos.

Mientras tanto de las llamadas falsas se han detectado niños, adolescentes y adultos tanto hombres como mujeres que regularmente reportan balaceras, ataques a su persona y robos, sin embargo, cuando se les cuestiona mediante una investigación verbal la mayoría de las veces se detecta las llamadas son falsas, además cuando se realiza mediante las cámaras de vigilancia la revisión de los hechos se comprueba que no existe ningún problema.

Otro filtro es que cuando hay un número con insistentes llamadas falsas, el propio sistema bloquea el número telefónico de manera temporal, lo que deja en desventaja a este usuario si en próximos días existiera una llamada real.

Otro método es que los de la cabina empiezan a conocer y anotar en una lista los números más recurrentes de llamadas falsas, lamentablemente al momento no hay medios para ubicar de dónde salió la llamada y quiénes son los responsables pues sólo en muy pocas ocasiones se logra saber quién hace mal uso del 911.

El coordinador dijo que precisamente no sería una mala opción considerar instalar equipo en el 911 que permita rastrear las llamadas telefónicas para poder localizar y sancionar a quienes hacen esas llamadas falsas, pero también para ofrecer mejor servicio a quienes hacen llamadas verdaderas, pues muchas veces los reportantes no tienen idea de su ubicación.

80 elementos para atender al municipio

Cabe destacar que Apaseo el Alto actualmente solo cuenta con unos 80 elementos municipales, lo que termina de dificultar la atención de emergencias reales en el municipio. Esto además se suma a la inseguridad que se vive en la zona, pues no son pocos los crímenes que ahí ocurren, como masacres, ejecuciones y enfrentamientos.

El número de elementos a su vez ha crecido con dificultad luego de la desintegración del Mando Único que los dejó con únicamente cinco elementos en un comienzo y sin que más personas desearan sumarse a las filas por el miedo a la delincuencia.

LC