Nayeli García / Roberto Lira

Irapuato.- El obispo Enrique Díaz Díaz urgió a los candidatos y candidatas electos a recuperar la confianza de la ciudadanía y dejar las venganzas a un lado, pues aunque la participación ciudadana fue copiosa en estas últimas elecciones, también se vio apatía y desesperanza entre los votantes.

“A los candidatos y a las candidatas electos les pedimos que asuman su servicio político, que honren la voluntad del pueblo, que trabajen por la unidad, que se olviden de venganzas, que se olviden de otras cosas que sea buscar caminos nuevos. Recordamos a los gobernantes que urge recuperar la confianza de los ciudadanos y el verdadero sentido de la policía como esa búsqueda continua del bien común que nos lleva a construir sociedades justas y en paz”, urgió.

El religioso advirtió a la ciudadanía que la democracia no terminó con la emisión de su voto, pues se requiere dar seguimiento, exigir que se cumplan las promesas de campaña y pedir la rendición de cuentas de manera transparente, a lo que están obligados los políticos.

Asimismo, reconoció la participación de hombres y mujeres que hicieron de las elecciones una votación organizada y a los gobernantes pidió que se respeten los resultados de las votaciones. Finalmente, felicitó a los ciudadanos que ejercieron su derecho y deber de salir a votar.

“El discípulo del reino no tiene derecho a cruzarse de brazos y a fingir ignorancia  mientras hay un mundo de miseria que reclama su participación, quizá pequeña, (pero) constante y esforzada. Es cierto: hay corrupción, hay injusticia, pero seguirán creciendo aún más si no sembramos paz, honestidad, coherencia, justicia… La siembra escondida en silencio, con esperanza tiene el fruto y tiene la promesa del fruto futuro”, dijo a aquellos que no quisieron salir a votar por la idea de que todo seguiría igual.

Cambio de mentalidad

Por su parte, el obispo emérito de Celaya, Benjamín Castillo Plascencia, exhortó a los favorecidos con los votos de la población a gobernar para toda la población, buscando el bien común y no en favor de un partido político. 

El prelado celayense destacó que los resultados de las elecciones del pasado 6 de junio fueron los que la ciudadanía decidió y ahora es momento que la sociedad y clase política trabajen por el bien común sin importar colores o partidos políticos.

“Yo creo que no tienen que gobernar para un partido; tiene que gobernar para el pueblo quien haya quedado en el puesto que haya quedado. Ojalá que eso quede claro, es triste que siguen pensando en un partido y se olviden del bien común”, comentó el prelado celayense.

Castillo Placencia destacó que los partidos sólo son el fin para llegar a los cargos públicos, pero “quien es elegido para gobernar debe hacerlo a favor del pueblo en general y no de un partido”, puntualizó.

“Ojalá que así sea, que haya ese cambio de mentalidad. A partir de hoy, sea de Morena, sea del PAN, sea del PRI, de cualquier partido, ya electos es para servir a todos sin distinción”, comentó.

ndr