Silvia Sandoval

Irapuato.- Ante la apertura del gobierno del Estado a los matrimonios igualitarios, los obispos de la Provincia Eclesiástica Bajío se pronunciaron en desacuerdo de llamarle “matrimonio” a la unión de personas del mismo sexo.

Los eclesiásticos argumentaron que su postura no es discriminación de la persona, “solo que lamentamos, con una mayoría de ciudadanos en todo Guanajuato, que el gobierno del Estado, en este tema, haya defraudado a quienes lo eligieron”, declaró el Obispo de Irapuato, Enrique Díaz Díaz.

Lea también: Yulma Rocha urge a que matrimonio igualitario quede asentado en la ley

En un comunicado oficial, las tres diócesis del territorio de Guanajuato y la diócesis de Querétaro, se inconformaron ante la acción del gobierno panista de Guanajuato de liberar el llamado “matrimonio igualitario” en fechas festivas, para evitar debates públicos.

La postura señala que el Gobierno estatal defraudó a quienes lo eligieron al menospreciar los principios y valores que comparte la mayoría de la población guanajuatense.

Díaz Díaz criticó a las autoridades estatales, quienes en campaña prometieron defender a la familia “y ahora toman una postura diferente”.

Te puede interesar: Religiosos dicen ‘priorizar dignidad’ ante el matrimonio igualitario en Guanajuato

Cuestionó duramente a los que ahora son alcaldes, diputados o incluso gobernadores, de mentir a la sociedad “debido a que hicieron compromisos con la ciudadanía para la defensa de los valores y ahora tienen una postura de mentiras”, dijo.

“Lamentamos la aceptación de esta forma de asociación, que no deberá llamarse matrimonio, porque no lo es, por lo que los obispos de la Provincia Eclesiástica Bajío subrayamos que no existe ningún fundamento para asimilar o establecer analogías ni siquiera remotas entre la unión de dos personas del mismo sexo y el designo de Dios sobre el matrimonio y la familia. De igual manera destacamos que Dios ama a cada persona como también lo hace la Iglesia rechazando toda discriminación e injusticia”, concluyó.

Aquí el comunicado íntegro:

JRP