Roberto Lira

Celaya.- El obispo de Celaya, Benjamín Castillo Plascencia, señaló que las autoridades celayenses deben mejorar la supervisión de venta de pirotecnia en el municipio, y puso como ejemplo a Salamanca que cuenta con un mercado enfocado de manera segura a estos productos.

El pasado jueves, un puesto que vendía pirotecnia de manera clandestina explotó dejando cinco personas lesionadas. Al respecto, el jerarca católico mencionó que no se trata del material, sino de los cuidados que se le den a este para su comercio lo que puede ser peligroso.

No es cuestión del uso, casi en todo el mundo y en los demás municipios se usa y es raro que haya accidentes, puede haberlos, pero en todo el mundo se usa, la cosa es el cuidado y aquí otra vez se vende donde no se debe de vender y no hay los cuidados,

comentó el obispo.

Asimismo, puso de ejemplo el mercado de pirotecnia de Salamanca, que se encuentra alejado de la zona habitada y es inspeccionado por el ejército. Sin embargo, en Celaya, además de estar prohibido, este tipo de productos se sigue vendiendo en las calles y mercados.

No tienen por qué estar vendiendo en el mercado de abastos, no tienen por qué estar vendiendo en un agachadito fuera del templo, por ejemplo, es eso, la forma como se almacena, incluso en otros lugares donde es el mismo templo el que compra los cuetes tienen que tener un lugar para almacenarlo de manera que no se tenga a la vista y no haya peligro de que un vago o un corto circuito, lo que sea provoque eso,

comentó.


Castillo Plasencia destacó que por parte de la iglesia se respeta la prohibición de la quema de pirotecnia, no obstante, es la ciudadanía la que detona los cuetes desde sus casas en fiestas patronales, por lo que no pueden controlar esta situación.

También lee:

RO.