Nayeli García

Irapuato.- El obispo Enrique Díaz Díaz señaló que la ciudadanía está tomando como pretextos las fechas con sentido religioso para hacer reuniones, fiestas y no seguir las medidas sanitarias, pues mientras en los templos se les pide no hacer reuniones, no acudir y visitar, en las calles se ve la verbena y en las casas las fiestas.

“Yo les puedo decir aquí cercano, en donde yo estoy cada sábado hay fiestas, y son fiestas que nada tienen que ver con lo religioso. Son constantes donde todo se oye, son grupos grandes, pero ya a veces en domicilios la autoridad no se atreve o no puede actuar”,

señaló.

Mencionó que en la celebración de San Judas muchas casas tenían fiestas, pese a que los templos estuvieron cerrados en varias calles. Ahora con los santos difuntos se cerraron los panteones y se pidió a la gente no visitar las criptas; tampoco no se hacen misas con gran cantidad de gente, sin embargo, hay fiestas todos los días en las casas.

“A veces ya no es la fiesta propiamente religiosa, sino es la fiesta social que se hace yo diría con el pretexto del santo, entonces la invitación es a reforzar”,

puntualizó.

Díaz se dijo sorprendido de que hay lugares en donde nadie presta atención a la pandemia, y aunque al interior de los templos se tenga control, afuera la gente se olvida de las medidas y hace lo que quiere.

En cuanto a las peregrinaciones, precisó que no se van a realizar como se han realizado en los últimos años, y que están sujetas a las indicaciones sanitarias de las autoridades municipales. Además dejó en claro que cada persona debe hacerse responsable de sus acciones y cuidarse.

Te puede interesar:

RO.