Nula, inhabilitación de José Cruz Hernández

José Cruz Hernández adelantó que revisará con sus asesores si es viable exigir una reparación del daño, por el desprestigio que le causaron al inhabilitarlo. Foto: Archivo.

La magistrada de la Tercera Sala argumenta que la acusación contra el exdirector de Desarrollo Institucional estuvo mal sustentada

Damián Godoy

León.- La Tercera Sala del Tribunal de Justicia Administrativa (TJA) declaró la nulidad de la inhabilitación que el Ayuntamiento de León impuso al exdirector de Desarrollo Institucional, José Cruz Hernández Moreno, debido a que la acusación estuvo mal sustentada y no se acreditó que el exfuncionario haya cometido alguna falta.

El 19 de mayo de 2016, el Cabildo leonés aprobó inhabilitar por 10 años a José Cruz Hernández –uno de los colaboradores más cercanos a la exalcaldesa Bárbara Botello Santibáñez—, debido a que supuestamente se ‘autoliquidó’ con 36 días adicionales de prima de antigüedad.

Además de impedirle ocupar cualquier cargo público durante una década, se le impuso una sanción económica de 232 mil pesos, con el argumento de que el exfuncionario aceptó indebidamente beneficios adicionales a las contraprestaciones a las que tenía derecho a percibir de acuerdo a su cargo.

Sin embargo, la titular de la Tercera Sala del TJA, magistrada Antonia Guillermina Valdovino Guzmán, consideró que la acusación que hizo el Ayuntamiento carece de sustento, por lo que este miércoles declaró la nulidad de la inhabilitación.

De acuerdo con la resolución, radicada en el expediente 1649/TerceraSala/16, el Ayuntamiento leonés se equivocó al sustentar la acusación contra Hernández Moreno en el artículo 12, fracción 1, de la Ley de Responsabilidades Administrativas para los Servidores Públicos del Estado de Guanajuato, que sanciona a los funcionarios que acepten beneficios adicionales a sus contraprestaciones comprobables que obtenga en razón de su empleo.

Sin embargo, tal artículo refiere a todas aquellas dádivas o pagos que acepten los servidores públicos de manos de particulares, asociaciones u otras entidades de gobierno, no como parte de sus propios emolumentos, por lo que la sanción de Hernández Moreno se vino abajo.

“Fue un montaje inmoral”

José Cruz Hernández consideró que más que una persecución política, su inhabilitación se trató de un montaje que orquestó la actual administración municipal para hacer un show mediático, basado en un uso inmoral de las leyes y las instituciones.

Sostuvo que lo que cobró como prima de antigüedad sí era lo que correspondía, y adelantó que revisará con sus asesores si es viable exigir una reparación del daño, por el desprestigio que le causaron al inhabilitarlo.

”Lo bueno es que el TJA ya puso las cosas en su lugar. Desde el principio dijimos que los hechos estaban fuera de lugar, pero ni siquiera me dieron oportunidad de defenderme. Me parece que fue una medida equivocada y excesiva, pues trasladaron un tema del ámbito laboral al administrativo”.

“Otro de los agravios que podemos anotar es que se divulgó información que no debía. Yo no estaba enterado de muchas cosas, y tenía que leer por los periódicos para enterarme de lo que me imputaban. Ya veremos qué hacemos al respecto de lo que se pudo haberse lesionado, para ver si es necesario actuar en consecuencia”.

MEJZ*