Ocio

Nostradamus, el boticario que veía el futuro

Juana Adriana Rocha

Guanajuato.- Michel de Nôtre-Dame, Nostradamus en su versión latinizada, fue un boticario francés que nació el 14 de octubre de 1503. Es conocido por sus pronósticos y profecías, sobre las que escribió nueve libros. El más famoso, publicado en 1555.

Se dice que debido a sus ideas polémicas para la época, la Inquisición lo tenía en la mira. Por eso decidió escribir ‘Las profecías’ en cuartetas que respetaban las reglas de la poesía, pero eran difíciles de descifrar.

A lo largo de los siglos, sus oscuros textos han sido interpretados de múltiples maneras. Cada generación cree encontrar la verdad en sus palabras, y las adapta al contexto de su época.

Se cree que varias de sus profecías se ajustan al año que está por concluir. Respecto al 2021, dejamos abierta la incógnita, porque todo puede cambiar, y depende de la humanidad.

¿Algo se cumplió este 2020?

  • Crisis global. Nostradamus predijo un duro golpe a la economía que definiría el curso del año.
  • Aumento del nivel del mar. El calentamiento global empeora, y según la profecía este año el abrupto aumento de las aguas provocaría huracanes y tornados.
  • Terremotos. Según la interpretación de sus textos, intensos temblores afectarían California y Vancouver.
  • Tercera Guerra Mundial. La situación política mundial nos tuvo a la expectativa. Sin embargo, no estalló el conflicto entre dos grandes potencias, que de acuerdo con Nostradamus, se daría después del surgimiento del tercer Anticristo. Según el profeta, la guerra se extendería por 27 años.
  • Putin y Trump. Malos augurios para los dos poderosos presidentes. A Vladimir Putin le pronosticó la muerte a manos de alguien muy cercano; a Donald Trump, una enfermedad misteriosa (pudo haber acertado, ya que el estadounidense enfermó de Covid-19).
  • La muerte de un Papa. Según Nostradamus, sucedería al Papa Francisco un clérigo joven este año que culmina.

¿Predijo la pandemia?

Una cita de su libro habla de “la gran plaga de la ciudad marítima. No cesará hasta que se vengue la muerte. De la sangre justa, condenada por un precio sin delito”.

Sabemos que Wuhan, donde surgió el coronavirus, no es ciudad marítima. Sin embargo, la enfermedad se originó en un mercado de mariscos, y para algunos intérpretes esta es suficiente evidencia para demostrar que dio en el clavo.

Otras noticias