Nayeli García

Irapuato.- Aunque ‘muerta en vida’, Norma Patricia no pierde la esperanza de ver ‘una luz en su camino’ y encontrar a su esposo y su hijo, pese a la inacción de la Fiscalía General del Estado (FGE) que, teniendo información de al menos diez de los captores de sus familiares, sólo uno fue detenido sin dar rastros de Kevin y Juan.

Han pasado nueve meses de que la FGE detuvo a uno de los involucrados en el secuestro de sus familiares, derivado de los datos de prueba que la propia Norma presentó a las autoridades ministeriales, y aún no existen pistas para dar con sus familiares y el resto de la banda de secuestradores sigue en libertad.

“Es un alto grado de impunidad lo que se tiene en Guanajuato, porque los delincuentes están afuera, están libres y yo hago una denuncia ciudadana, ya no tanto por lo que me pueda pasar a mí, porque nosotros ya estamos muertos en vida, sino más bien, el llamado a la sociedad para que esas personas que están en Lomas de Flores, San Nicolás de Temascatío, San José de Temascatío, Rancho Grande, Malvas sepan quienes son sus vecinos, a qué se dedican y tengan cuidado con ellos, es la finalidad de esta denuncia”, denunció Norma Patricia.

El próximo primero de junio, se cumplirán dos años de que inició la búsqueda de Norma, quien ahora integra el colectivo ‘Una luz en mi camino’, luego de durante la madrugada sujetos armados se llevarán por la fuerza a su hijo Kevin y a su esposo, para después pedir un rescate de un millón de pesos, el cual se pagó, pero sus familiares no fueron liberados.

Hace un año, Norma contaba a correo no querer convertirse en una asesina porque sabía quiénes eran los secuestradores, pero la autoridad no hacía nada; en agosto del año pasado la FGE detuvo a uno de ellos, y desde ahí a la fecha, nuevamente el hermetismo.

“Hay muchos inculpados más, no sólo es ese, pero parece que a la autoridad pues con eso siente que ya está dando resultados”, recriminó Norma, quien compartido que para llegar a esta banda que está involucrada en más secuestros ha puesto en riesgo su propia vida y la de su familia.

Norma contó que desde que se pagó el secuestro se logró ubicar, por sus propios medios, quiénes cobraron el rescate, se les siguió y se estuvo preguntando hasta dar con ellos, y toda esa información se le dio a la Fiscalía, pues cuando llega los agentes ministeriales le pregunta qué nueva información tiene, pero de su parte no hay nada.

“Es un trabajo que le corresponde a la autoridad, no a mí, ir a las calles, es arriesgar mi vida, no es ir a mi familia de pararse e ir a preguntar, no es de irse a robarse los recibos de la luz, no nos corresponde a nosotros, le corresponde a la autoridad, peor nosotros lo estamos haciendo para que puedan aprenderlos, pero desafortunadamente ya todo lo que nosotros hagamos ya de nada vale, porque no hacen nada”, señaló.

Pidió a las autoridades que, si las personas que ella ha señalado como responsables no son culpables, también que lo hagan saber, pues para ella todo el trabajo que se hace es en vano cuando no hay avances que la acerquen para estar nuevamente con su hijo.

“Ya llevó dos años y al final no hemos tenido los resultados que esperamos, de qué sirve tener una inteligencia como lo dice Zamarripa, tener los mejores agentes de investigación, si no hay nada dentro de las carpetas, más que los exhortos de que si se pueden confrontar los ADN, los expedientes son papelería básicamente, pero algo esencial no lo hay”, evidenció.

EZM