Nombres, nombres y… nombres

Covid-19 empuja desglobalización, volatilidad al cierre y México acotado

Aunque ciertos indicadores mejoran, esto es irrelevante frente a la severa recesión que se vive y que se expresa en una bajísima inversión, caída del consumo, cierre de empresas y pérdida de empleos.

Esto encaja en un 2020 disruptivo, en el que la actividad global ha hecho un alto, pero con cambios en los hábitos de vida que afectan al comercio tradicional, al negocio inmobiliario y hasta el del vestido por el “home office” y el e-commerce.

Tras la crisis, así como en México, habrá mayores diferencias sociales y polarización política. En inversión hay nuevas oportunidades. Por ejemplo en medicina en ámbitos como inmunología, terapia genética. La telemedicina que hoy significa unos 41,000 mdd llegará a 175,000 mdd en 2027.

En general tecnología (inteligencia artificial, ciberseguridad y realidad virtual) se catapultará. Esta última por ejemplo de un valor de 18,000 mdd pasará a 123,000 mdd en 2023.

De ahí la preocupación de los CFO’s globales de no bajar la guardia en  invertir en ese terreno. También considere la preocupante influencia cada vez mayor de firmas como Amazon de Jeff Bezos, Microsoft que lleva Satya Nadella o Google de Sundar Pichai, que ya son el 23% del S&P 500.

Aunado a lo anterior, apunte un cierre del año complicadísimo para los mercados. Mucha volatilidad por los rebrotes del Covid-19 y las elecciones en EU, en donde Donald Trump no tiene nada seguro frente a Joe Biden. El oro seguirá a la alza.

Además para 2021 la economía global no habrá abandonado las secuelas de la crisis y observaremos serios desequilibrios fiscales.

México no estará al margen. Si bien la SHCP de Arturo Herrera avaló la falta de medidas contracíclicas, la propia debilidad económica restringirá las finanzas públicas, sumado el lastre de Pemex que dirige Octavio Romero cuyos niveles de producción no levantarán.

De hecho hay descrédito en el plan económico 2021 y los expertos no descartan que México pierda su grado de inversión, máxime que la recuperación será larga con hondas secuelas en el ingreso.

Ahora más que nunca será nodal el T-MEC con el significado multiplicador de las exportaciones, aunque quizá no necesariamente el país podrá aprovechar el proceso de “desglobalización” que se vive por el proteccionismo y el rediseño de las cadenas de producción de las multinacionales, a fin de corregir la irrupción que se dio con China. Ahí México debería tener mano, pero se requiere una estrategia exprofeso que hoy no se ve en el gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

Así que el mundo gira y México limitado.

Gana amparo Coral y vuelven medidas cautelares

Lo dicho, más allá de los esfuerzos conciliatorios en el lío en Radiópolis las acciones legales continúan. Ayer Grupo Coral de Carlos Cabal, Miguel Alemán y Alejandro del Valle se apuntó un nuevo logro al obtener en los tribunales un amparo que restituye las medidas cautelares obtenidas el 20 de agosto y que se habían revocado. El fallo es relevante ya que suspende el contrato que hay entre los socios que data del 2001, al validar la acusación de que Prisa de Manuel Mirat con su tenencia del 50% viola la Ley de IED. Con ello se validó también la asamblea de Coral en donde designó como director a Ignacio Carral Kramer. Obvio la historia lejos del fin.

Al rojo vivo forcejeos por cambio al IEPS

Las agrupaciones del rubro de vinos y licores buscarán reunirse con Arturo Herrera de SHCP para revisar los números que este lunes presentó. Según esto de aplicar el esquema de cuota fija en vez del ad valorem para el IEPS, se perderían 30,000 mdp. La industria por el contrario estima que se pasará de los 50,000 mdp actuales a 71,000 mdp, amén de tapar la evasión de 8,000 mdp. Modelo de Cassiano de Stefano y Heineken de Etienne Strijp continúan su cabildeo para frustrar el cambio. Con 95% del mercado de bebidas alcohólicas serían las principales perjudicadas.