Foto: Jessica de la Cruz
Foto: Jessica de la Cruz

Roberto Lira

Celaya.- En el marco del Día Internacional del Orgullo LGBTTTI+, el obispo de la Diócesis de Celaya, Benjamín Castillo Plascencia, señaló que esta comunidad debe ser respetada y amada, sin embargo, no todos los derechos que piden, como formar un matrimonio y adoptar, pueden ser sustentados, por lo que no apoya estas solicitudes.

Te puede interesar: LGBTTTIQ+: miles inundan con sus colores las calles de León y Acámbaro

El prelado expresó que, de acuerdo a la doctrina católica, todas las personas merecen ser respetadas y amadas y en ese sentido manifestó su respeto hacia la comunidad LGBTTTI+, pero aclaró que la iglesia no puede apoyar que la unión de personas del mismo sexo sea llamada matrimonio, ni que a través de estas uniones se les permita adoptar menores, inclusive está en contra de la renta de vientres.

Obispo de la Diócesis de Celaya, Benjamín Castillo Plascencia

“Eso está contra la naturaleza, en eso no estamos de acuerdo, tienen derecho a formar las uniones que quieran, pero no propiamente un matrimonio, no es matrimonio, un matrimonio es donde la función es de madre y no pueden engendrar, por lo tanto, tampoco pues el derecho a tener la adopción, no estoy de acuerdo en eso. Respeto, por supuesto que sí los respeto, como cristiano merecen todo el respeto y todo el amor, desde luego que sí”, comentó Castillo Plascencia.

Asimismo, mencionó que otro de las acciones con las que no está de acuerdo con este movimiento es la de implementar la ideología de género en los niños, consideró que puede ser una influencia hacia los menores y afectar su formación, dijo se podría dar en la crianza de un niño que pudiera haber entre dos hombres o dos mujeres y esta es otra de las razones por las que no se apoya la adopción entre personas del mismo sexo.

Finalmente, el obispo emérito de Celaya señaló que, aunque se logré aprobar la adopción y el matrimonio entre personas del mismo sexo esta ley solamente haría legal una acción, pero esto no garantiza que sea lo justo o lo correcto.

Aún hay mucha discriminación: obispo de Irapuato

El obispo Enrique Díaz Díaz consideró que la comunidad LGBTTTIQ+ merecen ser respetadas y no discriminadas solamente por el hecho de ser personas, pero advirtió que el respeto no puede ser ganado agrediendo a otros.

“Yo creo que como personas merecen todo nuestro respeto y ojalá que cada día promovamos el respeto hacia los diferentes, no sólo a estas comunidades, sino yo creo que todavía tenemos un ambiente difícil de discriminación de personas en muchos sentidos”, señaló.

Este año, en el Día Internacional del Orgullo LGBTTTIQ+, la comunidad no sólo pidió igualdad de derechos sino ser respetados y no discriminados.

“Hay mucha discriminación en muchos de los sentidos. Si fomentamos el respeto, pero también el respeto a cada uno, el respeto no se gana agrediendo a los demás, el respeto no se gana agrediendo a los otros, creo haremos todo el respeto a estas personas y no sólo a ellos, sino a todas las personas que de algún modo son diferente”, puntualizó.

Enrique Díaz expuso que en la sociedad existe mucha discriminación no sólo ante la comunidad gay sino también hacia los indígenas, hacia las mujeres, hacia todo aquel que es diferente a la mayoría.

Indicó que todavía en estas fechas existe la duda si las mujeres y los hombres realmente tienen los mismos derechos cuando se ve reflejada la discriminación y el desprecio que obstaculiza, pues aunque se han tenido avances, todavía queda un camino muy lejos que recorrer.

El religioso consideró que se deben de buscar estructuras dignas y justas que permitan a las comunidades vivir planamente aún con sus diferencias.


MC