Agencias

México.- El senado de la República aprobó reformas a la Ley General de Bienes Nacionales para que ninguna playa del país sea privada y haya libre acceso y tránsito. En caso de no acatar esta nueva disposición, quien niegue el paso, será multado con hasta un millón 042 mil 560 pesos.

Con esto se pretende fortalecer la industria turística, una de las más afectadas tras la llegada del virus SARS CoV-2 al país, declaró Antonio García Conejo, presidente de la Comisión de Turismo en el Senado.

Las multas económicas irán desde los 260 mil 640 pesos hasta el millón que serán aplicadas a los propietarios de los terrenos colindantes a las playas que restrinjan, inhiban, impidan u obstaculicen o condicionen el paso.

En caso de que sean sancionados por segunda ocasión, ya no aplicará otra pena económica, sino que se les castigará con la revocación la concesión o permiso.

DM