Agencias

Jerusalén.- El primer ministro Benjamin Netanyahu advirtió ayer que la ofensiva de Israel “no ha terminado todavía” en la Franja de Gaza, donde los ataques ya han causado más de 120 muertos, mientras que Cisjordania se unió a la oleada de violencia.

Diez palestinos murieron en Cisjordania y más de 150 manifestantes resultaron heridos, según un balance del ministerio palestino de Salud y de la Media Luna Roja, luego de que este territorio se uniera a las manifestaciones ayer, las cuales derivaron en uno de los enfrentamientos más violentos con el ejército israelí de los últimos años.

Por otro lado, Israel ha mantenido su presión sobre Gaza y ayer volvió a bombardear y a atacar con fuego de artillería el enclave palestino, donde la escalada militar que empezó el lunes con los islamistas de Hamás ha causado más de 122 muertos.

“Lo están pagando y van a continuar pagando caro”, advirtió Netanyahu tras una reunión en el ministerio de Defensa, a la vez que apuntó que es posible que se intensifiquen los bombardeos. En Israel, donde el escudo antimisiles Cúpula de Hierro ha interceptado cerca del 90% de los 1.800 cohetes lanzados esta semana desde Gaza, el balance pasó a nueve muertos y centenares de heridos.

Civiles palestinos huyen

Los palestinos tomaron a sus hijos y cargaron sus pertenencias para huir el viernes de los barrios de la periferia de Ciudad de Gaza, mientras Israel desencadenaba una intensa andanada de disparos de tanques y su fuerza aérea. Israel afirmó que estaba eliminando una red de túneles de milicianos.

Por otra parte, en Cisjordania, ataques del ejército israelí mataron a seis palestinos en varias partes del territorio, dijeron funcionarios de salud palestinos.

Israel ha apostado tropas a lo largo de la frontera con la Franja de Gaza y llamó a filas a 9.000 reservistas tras días de combates con Hamas, el grupo insurgente islámico que controla la Franja. Insurgentes palestinos han disparado unos 1.800 proyectiles e Israel lanzó más de 600 ataques aéreos que derribaron al menos tres bloques de apartamentos. Las fuerzas israelíes también han atacado algunas zonas con disparos de tanques estacionados cerca de la frontera.

Mientras Israel y Hamas se acercaban a una guerra total a pesar de los esfuerzos internacionales por lograr un alto del fuego, la violencia comunitaria en Israel estalló por cuarta noche. Turbas judías y árabes se enfrentaron en la ciudad de Lod, un punto conflictivo, incluso después de que Israel enviara más fuerzas de seguridad.

La artillería israelí atacó el norte de Gaza en la madrugada en un intento por destruir una vasta red de túneles empleados por insurgentes palestinos dentro del territorio, dijo el ejército, acercando las líneas del frente a áreas civiles con una densa población y allanando el camino a una posible invasión terrestre.

Masas de llamas rojas iluminaron el cielo mientras las ensordecedoras explosiones a las afueras de la Ciudad de Gaza despertaban a residentes.