Agencias

Ciudad de México.- El presidente Andrés Manuel López Obrador regresó ayer a su natal Tepetitán, municipio de Macuspana, Tabasco, para supervisar las acciones para apoyar a los damnificados de las inundaciones que afectan esa comunidad y varias partes de la entidad.

Acompañado del general Luis Cresencio Sandoval (Sedena), y del almirante José Rafael Ojeda Durán (Semar), el Ejecutivo fue saludado por habitantes. “¡Bienvenido a tu pueblo, presidente!”, le gritaron. A un costado del río Tulijá, el mandatario se subió a una pequeña barda en donde se dirigió a unos 50 pobladores, les aseguró que el gobierno federal que él encabeza los apoya y que no los olvidará.

“Paisanos, paisanas, vengo a visitarles porque están pasando por una situación difícil debido a la inundación. Vamos a apoyarlos como siempre con víveres, con alimentación. Está el Ejército operando el Plan DN-III, me acompaña el general Sandoval, desde luego el gobernador de Tabasco, Adán Augusto López. Primero es la protección de la vida porque lo material se puede reponer, hay que cuidar la vida, después cuando baje el agua hay que desinfectar las casas, hay que limpiarlas bien, e inmediatamente después se va a aplicar un programa de apoyos para enseres, para muebles, para camas, lo que se perdió se va a reponer y luego viene un programa para ampliación de vivienda, para personas con discapacidad y para el campo”.

Entre aplausos adelantó que se reconstruirán caminos dañados, y reiteró a sus paisanos que no estaban solos y que se retiraba de ahí “porque los que no nos ven con buenos ojos dirán que vine alterar el orden y que no hay buena distancia”.

Más tarde, abordo de un vehículo militar, recorrió algunas calles del poblado en donde saludó a algunas de los pobladores quienes le solicitaban apoyo.

AC