Redacción

Argentina.- Tobías de 9 años comenzó a presentar síntomas de Covid-19 al menos cuatro días antes de morir. Vivía en la localidad de Costa Alegre en la comunidad de Qom en Formosa.

Al ver que su estado empeoraba, sus papás decidieron llevarlo con un curandero en vez de buscar ayuda médica. Esta decisión que fue impulsada por la ‘costumbre’ le costó la vida al pequeño.

No es para echarle la culpa a nadie, es algo cultural nuestro y, por eso, siempre hacemos hincapié en la consulta temprana“, dijo Julián Bibolini, jefe de Infectología y Control de Infecciones del Hospital de Alta Complejidad.

A Tobías se le hizo una prueba rápida de antígenos, y de acuerdo a sus papás, no tenía alguna comorbilidad que pudiera empeorar su estado.

Por referencias del personal de salud, el nene estuvo tres o cuatro días previos con sintomatología de Covid-19 y se detectó que la familia consultó inicialmente a un curandero y no al sistema de salud. El paciente requirió oxígeno rápidamente, pero a pesar del tratamiento hizo un paro“, explicó.

Autoridades en Argentina localizaron algunos sectores de la iglesia evangélica que son antivacunas, por lo que se continúa creando conciencia sobre inmunizarse.

dm