Redacción

México.- El Centro Nacional de Equidad de Género y Salud Reproductiva de la Subsecretaría de Prevención y Promoción de la Salud de la Secretaría de Salud publicó el pasado 16 de junio la actualización de los ‘Lineamientos Técnicos para la atención del Aborto Seguro en México‘.

¿Qué dice este documento?

En este documento están establecidos los criterios básicos de atención en la Secretaría de Salud que deben brindarse a quienes requieran estos servicios como mujeres y personas con capacidad de gestar, en los que se incluyen niñas y adolescentes, todo esto basado en evidencia científica disponible y con perspectiva de género y derechos humanos.

Por ejemplo, se regula la ‘objeción de conciencia‘ del personal de salud, aunque sus creencias les impidan practicarlo, no pueden negarse o retrasar una interrupción del embarazo de quien lo solicite.

En caso de que lo hagan, podrán hacerse acreedores a sanciones y responsabilidades profesionales, explica el CNEGSR.

La regulación de la objeción de conciencia tiene como propósito asegurar que no impida el acceso a los servicios de atención de la salud sexual y reproductiva, particularmente en situaciones urgentes o de emergencia. “La Ley General de Salud establece que el personal médico y enfermería que forme parte del Sistema Nacional de Salud, podrá ejercer la objeción de conciencia, pero reconoce que no se podrá invocar cuando se ponga en riesgo la vida del paciente o se trate de una emergencia médica, en caso contrario se incurriría en la causal de responsabilidad profesional“.

De acuerdo a la Norma Oficial Mexicana NOM 046-2005-SSA Violencia Familiar, sexual y contra las mujeres. Criterios para la prevención y atención, se reconoce que las instituciones públicas prestadoras de servicios de atención médica, deben brindar servicios de Interrupción Voluntaria del Embarazo, no es necesario que se presente una denuncia ante la autoridad y para menores de 12 años, la solicitud debe presentarse por sus padres o tutores.

La interrupción del embarazo es válida en los 32 estados de la República Mexicana, es un derecho que se les reconoce a las víctimas de violencia sexual, a quienes si lo desean, se debe brindar de manera inmediata este servicio de salud, sin condiciones a cumplir requisitos previos como lo es una denuncia ante el Ministerio Público.

Las adolescentes mayores de 12 años lo pueden pedir de forma autónoma, por lo que tienen derecho a ser acompañadas por personal de salud, tanto en el proceso, desde un régimen farmacológico o aspiración endouterina.

Deberán garantizar un trato digno, para explicar el procedimiento se deberá usar un lenguaje que sea entendible para la víctima. Está prohibido cuestionar a la paciente y mucho menos condicionarla, tampoco dañar psíquica y moralmente.

“La evidencia científica ha demostrado que el estigma ocasiona que las mujeres retrasen la atención médica ante signos de infección o sangrado y es uno de los factores con mayor impacto sobre su salud mental“, se explica.

dm