Redacción

Estado de México.- José Antonio Yépez Ortiz, alias ‘el Marro‘, no recibió amparo luego de presentar las denuncias de maltrato y aislamiento en el Centro Federal de Readaptación Social Número 1, Altiplano, esto ya que no demostró las acusaciones, además que el personal de la cárcel también las negó.

El líder huachicolero que operaba en Guanajuato solicitó protección a un año y medio de ser detenido, esto al asegurar que habría sufrido abusos, incluyendo segregación, al interior del reclusorio de máxima seguridad ubicado en Almoloya, Estado de México.

Sin embargo, el juzgador del Tribunal Colegiado en Materia Penal del Segundo Circuito determinó no estudiar a fondo el recurso promovido y decidió el sobreseimiento, en la solicitud del líder fundador del Cártel Santa Rosa de Lima.

El detenido había reclamado aislamiento, segregación, tratos crueles e inhumanos, golpes, así como tortura en presuntos daños cometidos contra el orden común y la integridad corporal, según los registros judiciales revisados por Infobae México.

Lee también: ‘El Marro’, un año en prisión: lo incomunican tras seguir operaciones desde la cárcel

“Reclamo que me tienen aislado del resto de la población, me dejan sin comer, llevó ocho días sin salir al patio, siendo que el resto de los compañeros sí van”, puso el Marro en su demanda.

Además aseguró que durante el horario de llamadas, custodios le indican que no puede acercarse a ningún reo o persona y debe esperar a que los demás vayan a sus estancias.

Añadió que en el horario de llamadas de otros módulos con los suyos, custodios le indican que no puede estar cerca de ningún reo o cualquier persona y debe esperar a que el resto vaya a sus estancias. Igual demandó que se quedó sin salir al patio o sin bajar al comedor, además, se retrasan sus contactos telefónicos.

El amparo fue presentado el 7 de octubre del año pasado y admitido casi una semana después, el día 13 del mismo mes. Los artículos violatorios señalados fueron una docena: 1, 4, 8, 14, 16, 18, 19, 20, 21, 22 y 133. Sobre la resolución final se notificó el 16 de diciembre de 2021.

“El suscrito se encuentra en un pasillo donde sólo estoy yo y tengo dos custodios sentados enfrente de mi celda a metro y medio de la taza del baño, y ahí me están vigilando”, añadió el presunto cabecilla delincuencial.

Previamente, un Tribunal federal aceptó admitir su solicitud sobre malos tratos, pero también sobreseyó la demanda porque según los pases de visita de su abogado como de su familia, se evidenció que tuvo visitas. De ahí que no podía argumentar aislamiento.

Además, fueron incorporadas evaluaciones de salud y psicológicas que lo mostraban en buen estado y por ello, no se podía asegurar que fuera torturado ni golpeado, como acusaba.