Redacción

Ciudad de México.– El líder del Sindicato Nacional de Trabajadores del Sistema de Transporte Colectivo  del Metro de la CDMX, Fernando Espino Arévalo se negó a admitir que durante sus 43 años de dirigente ha colocado al menos a 15 familiares o parientes.

Entre estas están incluidas: tres ex esposas, su pareja actual, una hermana, cuatro hijos, tres cuñadas, un primo y dos sobrinos, tal y como lo publicó la revista EMEEQUIS el 1 de octubre de 2019.

Durante una entrevista en el programa “Los Periodistas”, para SinEmbargo Al Aire, Espino, que suma a más de 14 mil trabajadores del Metro capitalino, dijo de manera tajante que el tema de sus familiares en la nómina no era el tema del momento sino las causas del desplome de la Línea 12.

“No es relacionado con el tema del mantenimiento del Metro”, se limitó a responder el también exdiputado federal por el Partido Revolucionario Institucional (PRI) en la LXI legislatura”, dijo.

El Secretario General del SNTSTC, dijo que sus familiares tienen derecho a trabajar en el Metro como cualquier ciudadano y que él no los contrata: lo hace la empresa.

De acuerdo con información de EMEEQUIS, los 16 familiares de Espino le costaban al Metro, en octubre de 2019, un total de 457 mil 225 pesos cada mes, y cobraban sueldos de entre los 16 mil 922 pesos a los 42 mil 990 pesos mensuales.

Al ser cuestionado de cuánta personas se aprovechaban del Metro y del dinero público Fernando Espino respondió.

“No, no, no. El trabajo es un derecho constitucional, yo no contrato a nadie. Si le entramos al tema, el tema que usted quiera. Si quiere meterse con la familia, órale, nos metemos, cuál es el problema”.

Al ser insistentemente cuestionado sobre el tema de sus familiares el Secretario contesto molesto: “¿Por qué me pregunta eso? Estamos hablando de un problema de mantenimiento, un problema grave, y que usted me empiece a cuestionar. Yo le estoy diciendo que nunca he sido funcionario de la empresa. Yo no contrato a nadie. El trabajo es un derecho constitucional aquí y en todo el mundo, ¿cuál es el problema? Aquí es una gran familia, todos, todos, cuentan con familiares, pero nunca nosotros contratamos a nadie, es la empresa la que contrata cuando se cumplen todos los requisitos que se solicitan, si no cumplen con los requisitos sencillamente no entran al Metro”.

50 años de desguace

El desplome de una viga de la Línea 12 es sólo una muestra del deterioro en el que opera el Sistema de Transporte Colectivo Metro.

Trabajadores denuncian que las últimas administraciones sólo se han dedicado a atender estas deficiencias de manera correctiva, pero no preventiva.

A esto se suman las imágenes que se han difundido donde se muestran el deterioro de algunos tramos en las estaciones Pantitlán, así como en la Línea B, a la altura de la estación Oceanía; y en la Línea 4, a la altura de Consulado.

En los últimos seis años estos siniestros se han registrado en un contexto de recortes presupuestarios, se suman irregularidades no solventadas del periodo 2015-2018 por al menos 29 millones 314 mil 112.35 pesos, esto según con la Auditoría Superior de la Federación (ASF).

El tramo de las estaciones OlivosNopalera recibió mantenimiento hace cuatro años, luego del sismo de septiembre de 2017.El mantenimiento tuvo un costo de 15 millones de pesos.

Después de esto vecinos denunciaron en octubre de 2020, un desnivel en el tramo elevado y manifestaron su temor de un colapso.

A pesar de que Florencia Serranía Soto, directora general del Metro aseguró que el mantenimiento es diario, las fallas denunciadas por usuarios de la Línea 12 del Metro se replican en las casi 200 estaciones que conforman el Sistema de Transporte Colectivo. Los últimos tres incidentes lo confirman: choque de trenes en Tacubaya (11 de marzo 2020), incendio en el Centro de Control 1 (9 de enero de 2021) y colapso en la “línea dorada” (3 de mayo de 2021).

Lo mismo denuncia un trabajador del Centro de Control: “Tiene bastantes años que las administraciones del Metro han estado abordando este tema de manera correctiva, no preventiva. Si actualmente se hiciera un recorrido en todo el STCM se verían las deficiencias que hay”.

El jefe de estación en L-12, Jesús Urbán detalló que a raíz del incendio en la Central de Control hay un riesgo latente para trabajadores y usuarios.

De acuerdo con datos del Gobierno capitalino, entre año 2015 y 2020 los ingresos del STC cayeron 29.3 por ciento real.

En la lista de probables daños a la Hacienda Pública detectados en el manejo de los recursos del Metro están pagos excesivos, duplicados o injustificados, así como erogaciones indebidas y/o montos pendientes de recuperar por las tesorerías estatal o federal.

Con información de Sin Embargo

Te podría interesar: Dan el último adiós a víctimas de la Línea 12

SZ