María Espino

Guanajuato.- Ni los recintos religiosos respetan los amantes de lo ajeno y es que hace una semana, aproximadamente, se presume que ‘lupios’ ingresaron al viejo templo ubicado en la comunidad de San Lorenzo de Villalpando ubicada  cerca de la mina de Peregrina, treparon hasta la torre y se robaron la campana que a la fecha se presume tendría unos tres siglos de antigüedad.

De acuerdo a la versión de personas que se enteraron de lo ocurrido, el robo pudo haber ocurrido a finales de la semana pasada entre jueves y viernes, días en los que no estuvo la persona que suele acudir a vigilar el templo y sus alrededores por lo que se presume que los ladrones aprovecharon el momento para hurtar la antigua campana.

Casi nadie conoce detalles de lo que pudo haber ocurrido ya que San Lorenzo lleva año despoblado y únicamente hay una persona que dedica tiempo a cuidar las ruinas que permanecen erguidas en medio de la comunidad como una huella muda del pasado histórico de este lugar que algunos habitantes del Cubo aseguran es una de las primeras comunidades de la zona que estuvo altamente poblada cuando el auge de la minería en la ciudad de Guanajuato, en la época cuando las minas comenzaron a expandirse y establecerse en la región.

Lugareños cuentan que al paso de los años San Lorenzo de Villalpando fue perdiendo vigencia en el ámbito minero y al no haber mucho trabajo la población comenzó a emigrar hacia otras comunidades aledañas, la mayoría se asentó en lo que es el Cubo, incluso algunas de las familias en la actualidad aún narran lo sucedido en San Lorenzo, de cómo la gente comenzó a irse a vivir a otros lugares y de cómo poco a poco el pueblito fue quedando abandonado dando paso a la soledad.

Correo acudió al lugar y uno de los habitantes de la comunidad Peregrina explicó que desde hace muchos años ya nadie vive en San Lorenzo de Villalpando, señaló que ahí sólo han quedado las ruinas de casas abandonadas y lo poco que quedaba ha sido saqueado por los “Lupios” que rondan la zona.

Por ello la gente de la zona que ya se enteró del robo no descarta que la campana del recinto religioso haya sido hurtada por ‘Lupios’ y lamentan que esto haya ocurrido pues señaló que mucha de la población de comunidades circunvecinas sabe del gran valor histórico que posee la pieza de aproximadamente 300 años de antigüedad.

Cabe mencionar que se trata de una campana de unos 90 kilos de peso por lo que se presume que para poderla bajar de la torre donde se encontraba empotrada tuvieron que ser más d dos personas las que la robaran y para llevársela tuvieron que llevar algún vehículo, pero desafortunadamente nadie vio nada.

EZM

También puedes ver: