Economía y Sociedad Opinión

Necesario atender la pobreza en las mujeres

El logro de la igualdad entre hombres y mujeres, sin duda pasa por el orden económico, donde al igual que en el ámbito político y social, se han logrado avances, pero subyacen formas de violencia y discriminación, intolerables, con las mujeres.

Este fin de semana, en vísperas de la conmemoración internacional del Día de la Mujer este 8 de marzo, la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) en su informe especial sobre la COVID-19 ha precisado que los efectos de la pandemia en el subcontinente han significado un retroceso de 10 años en los avances de las mujeres en el mercado laboral.

No solamente han engrosado las filas del desempleo, sino que lo han hecho con perjuicio en sus derechos laborales. También, aquellas que han tenido que realizar trabajo en casa, el “home office”, han visto duplicados sus esfuerzos porque las tareas en casa se les incrementaron notablemente, con poca cooperación de sus esposos. Esto ha derivado también en condiciones de violencia hacia ellas, divididas entre su trabajo y los patrones de convivencia en el hogar.

Así, en un año, en América Latina 118 millones de mujeres han caído en la pobreza, lo que amplía la brecha de desigualdad entre géneros. La pobreza, de acuerdo con el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (CONEVAL), afecta de forma diferenciada a las personas de acuerdo al grado de vulnerabilidad que enfrentan y a los contextos sociales en los que se desenvuelven. Las mujeres, enfrentadas a esta desigualdad histórica, resultan, entonces, mucho más afectadas con los efectos de la crisis económica generada por la COVID-19.

Si en 2018, de acuerdo a CONEVAL, en su informe 2020, la brecha educativa entre mujeres y hombres se venía cerrando y cada vez más mujeres participan en trabajos remunerados, no obstante, subsisten muchas de las desigualdades en los ámbitos público y privado que vulneran los derechos de las mujeres y las dejan desprotegidas ante distintas formas de violencia.

En Guanajuato, en 2018, 44.5 por ciento de las mujeres estaban en condición de pobreza, un aproximado de un millón 391 mil 600 mujeres, 2.1 por ciento arriba de la pobreza femenina a nivel nacional, ocupando el lugar 12 a nivel nacional en ese rubro.

Bajo estas condiciones, es altamente probable que los resultados que obtenga el CONEVAL en su siguiente informe, sobre la situación de la pobreza de las mujeres en el bianual 2019-2020 se disparen de forma negativa. 

En Guanajuato, bajo estas consideraciones, es necesaria una rápida evaluación del Gobierno del Estado a la situación de las mujeres y generarse políticas públicas que detengan el deterioro de sus condiciones de vida y con ello, aumento de violencia, tarea que debe ser esencial desde la Secretaría de Desarrollo Social y Humano, a cargo de José Gerardo Morales Moncada, el cual, por cierto, ni siquiera se ha pronunciado sobre esta problemática.

Es necesario que se comprenda que la aportación de las mujeres a nuestra economía es esencial, su desplazamiento resulta también una afectación brutal en todos los órdenes sociales. Y lo es por justicia.

Aviso de Ocasión

Mañana martes, 9 de marzo, será inaugurada una nueva edición de la Feria de la Piel y el Calzado SAPICA, en su versión 58. El evento será presencial y virtual, aprovechando el semáforo epidemiológico en amarillo, pero coincidiendo, lamentablemente, con la llegada de Guanajuato al registro de 10 mil personas muertas por la pandemia de COVID-19.

La enfermedad y la crisis económica que ha traído aparejada será uno de los temas que serán evaluados por el sector cuero-calzado en el evento, sobre todo en el rubro del calzado infantil, bloque industrial que se ha ido a pique a partir de la caída de ventas por la cancelación de clases presenciales.

Related posts