Redacción

Washington, EE. UU.- Gracias a las observaciones y modelos predictivos que la Administración Nacional de Aeronáutica y el Espacio (NASA, por sus siglas en inglés) ha realizado continuamente, pudo determinar una serie de medidas precautivas para evitar en la Tierra catástrofes espaciales.

A través del programa Sentry Earth Impact Monitoring, determinó que el asteroide ‘2009 JF1’ tiene un alto potencial de impacto con la Tierra y en su ficha técnica ha indicado que chocaría el 6 de mayo de 2022.

Este asteroide tiene un diámetro de 0.013 kilómetros y una masa de más de 6 kilogramos, yendo a una velocidad de aproximadamente 23.92 kilómetros por segundo.

Aunque sus dimensiones no son, por sí mismas, ‘atemorizantes’, la institución aeroespacial advierte que es su trayectoria y la velocidad a la que se mueve lo que genera el posible impacto y le establece su ‘peligrosidad’.

De igual manera, el Sentry da detalles de otros posibles asteroides que amenazan al planeta azul, tal como el ‘29075 (1950 DA)’ que se prevé impactará con la Tierra en 2880, pero que está clasificado como el más peligroso por contar con un diámetro de 1.3 kilómetros.

Con información de El Universal

ndr