Narcofamilia quiere su partido en Oaxaca

0
COMPARTIR

Lexie es dirigida por la hija de Jesús Díaz Parada, Don Chuy, líder del Cártel de Oaxaca, fundado por Pedro Díaz Parada

El Universal

CIUDAD DE MÉXICO.- La asociación civil Lexie, que busca el registro como Partido de Mujeres Revolucionarias de Oaxaca, es dirigida por Guadalupe Díaz Pantoja, hija de Jesús Díaz Parada, Don Chuy, uno de los líderes del añejo Cártel de Oaxaca, fundado por el cacique Pedro Díaz Parada, su hermano.

Desde hace años ha intentado incursionar en la política local bajo las siglas del PRI, pero la persiguen sus lazos familiares y su pasado en la organización Oaxaqueños Unidos por la Superación de la Central de Abasto, acusada de extorsionar a los comerciantes, y con el movimiento 23 de Octubre, que demandaba esclarecer la muerte del ex dirigente triqui Heriberto Pazos, hermano de Saúl Pazos, vinculado con Los Zetas.

Publicidad

Tras la detención en 2007 de Pedro Díaz, El Capo del Istmo, quien se inició en el tráfico de marihuana en los años 70, Don Chuy, junto con Domingo Aniceto Díaz, asumieron la riendas del grupo delictivo que en sus mejores años logró tener influencia en los estados de Chiapas, Guerrero, Veracruz, Ciudad de México, Durango, Tamaulipas y Chihuahua.

Informes ministeriales a los que tuvo acceso EL UNIVERSAL refieren que Don Chuy tuvo siete hijos de apellido Díaz Pantoja; Guadalupe es la única mujer. De los cuatro varones, Luis, Mario, Abraham y José Antonio se organizaron desde 2006 para reposicionar el cártel, que logró tejer alianzas con varias organizaciones locales, pero no corrieron con suerte porque años después fueron detenidos y procesados por delincuencia organizada y delitos contra la salud.

Además de acompañar a su padre en las tareas delictivas, Luis Díaz hizo carrera política como alcalde de San Pedro Totolapan, de donde es originaria la familia Díaz Parada, durante el periodo 2005-2007.

Posteriormente fue invitado por el PRD para ser candidato a diputado local por el distrito de Tlacolula-Yautepec, pero el secuestro de su padre en 2006 lo obligó a desistir.

El 13 de noviembre de 2013, él rendiría protesta como diputado plurinominal por el Partido Nueva Alianza (Panal); sin embargo, en octubre fue detenido en la Ciudad de México por elementos de la SEIDO.

En 2008, la Procuraduría General de la República (PGR) detuvo en dos ocasiones a Mario Díaz; la primera de ellas el 2 de marzo de ese año, junto con otras tres personas y en posesión de armas de fuego, cartuchos, dinero y diversos vehículos. Sin embargo, un juez federal determinó que no había elementos para acreditar las acusaciones en su contra, por lo que fue liberado.

No obstante, meses después fue nuevamente detenido, cuando acudió a las instalaciones de la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO), para preguntar por la situación legal de 16 presuntos sicarios relacionados con el cártel de Los Zetas, dedicados a secuestrar a empresarios oaxaqueños.

Bajo el cobijo del director de Liconsa, Héctor Pablo Ramírez Leyva, ex dirigente del PRI en Oaxaca y cercano al ex gobernador Ulises Ruiz y su hermano José Alberto Pérez Ramírez, Guadalupe Díaz formó en 2016 la asociación civil Lexie, cuya estructura es integrada por 21 personas, con las que ha compartido proyectos de activismo político y social.

Entre ellas destacan Migdalia Pineda Ruiz, Ana Ruth Medina, Sara Carolina Orozco Martínez, quienes ocuparían, en caso de que el Instituto Estatal Electoral local avale el registro del Partido de Mujeres Revolucionarias, las secretarías de Capacitación Permanente, Administración y Finanzas, y Medio Ambiente, respectivamente.

Pineda Ruiz es viuda del ex dirigente del Movimiento de Unificación de Lucha Traqui, ejecutado por hombres armados, y cuyo hermano, Saúl Pazos Ortiz, está vinculado con Los Zetas y con Alejandro Velasco Núñez, El Perro, líder de grupos de choque del PRI, y Edwin Espiándola Nolasco, El Chewis.

Por la muerte de su cónyuge y por haber trabajado en su administración, el ex gobernador Gabino Cué, le dio una pensión mensual de 2 mil 665 pesos por cinco años desde 2015.

En 2009, el Infonavit interpuso una demanda civil contra Ana Ruth Medina Albuerne, propuesta como secretaria de Medio Ambiente del PMR. También forman parte de su círculo cercano, Eulises Mario Mendoza, Elizabeth Hernández Reyes y Gerardo Martínez Sánchez.

En sus redes sociales, Guadalupe Díaz, ex empleada de la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas en el periodo 2005-2007, presume amistad con el presidente estatal del PRI en Oaxaca, Israel Ramírez Bracamontes; Raúl Adrián Cruz Sánchez, alcalde de Santa Lucía del Camino; José Sánchez Saldierna, comisionado de la Secretaría de Seguridad de Pública del estado; Miguel Cruz, integrante del Sindicato Libertad, y Carlos Alberto Ramos, diputado local del PRI.

Uno de los domicilios de la asociación civil Lexie está ubicado en la calle Sabinos número 315, colonia Reforma, en la capital oaxaqueña, inmueble que ha sido cateado en dos ocasiones por el Ejército mexicano.

En la segunda intervención, registrada en marzo de 2010, fue detenido y trasladado ante la SEIDO de la PGR, Jesús Díaz Parada, Don Chuy.

Guadalupe sostuvo una relación de pareja con Carlos Alberto Luis López, ex secretario general del Sindicato Libertad, asesinado en abril del año pasado, y que estaba relacionado con la comisión de diversos delitos, no necesariamente relacionados con las actividades del cártel de Oaxaca. Desde 2013 tiene una relación sentimental con Irveng Bedolla Arreola, quien en el organigrama del Partido de las Mujeres Revolucionarias aparece como su pareja sentimental.

En los próximos días, el Instituto Estatal Electoral de Oaxaca definirá si otorga el registro al Partido de las Mujeres Revolucionarias de Oaxaca, de ser así, podrá participar en el proceso electoral local de 2018.

Díaz Parada ha realizado trabajo en varias zonas de la entidad, pero se ha enfocado particularmente en el distrito de Tlacolula-Totolapam, donde ha realizado trabajo social y es conocida por los pobladores.

Ante de fundar Lexie, Guadalupe se definía como una empresaria del mezcal que siempre había sido priísta, pero se “cansó de ver las mismas caras de los políticos oaxaqueños en los espectaculares, que no quieren dar cabida a las nuevas generaciones”.

La asociación civil Lexie, presidida por Guadalupe, pretende constituirse en partido político a afecto de participar en los comicios electorales estatales de 2018, lo que facultaría a dicha organización para participar en la renovación de diputaciones y presidencias municipales.