Agencias

Bruselas.- Los líderes del G7 anunciaron el viernes un total de 7,500 millones de dólares en ayudas para la vacunación contra el COVID-19, tras una cumbre por videoconferencia presidida por el primer ministro británico Boris Johnson.

Reafirmando su apoyo “al acceso equitativo a las vacunas”, subrayaron que “hoy, con el aumento de los compromisos financieros en más de 4,000 millones de dólares”, el apoyo del G7 “totaliza 7,500 millones de dólares”.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, se estrenó en la reunión de los líderes de las principales economías industrializada con el anunció de una contribución de 4,000 millones de dólares para el dispositivo de Naciones Unidas Covax.

Un primer tramo de 2,000 millones de dólares se liberará “muy rápidamente”, dijo el jueves un alto funcionario estadounidense que pidió no ser identificado. Un segundo tramo de 2.000 millones se sumará gradualmente a lo largo de dos años, en 2021 y 2022, añadió.

“Estados Unidos está realmente emocionado de hacer su primera contribución al Covax”, dijo el funcionario de la Casa Blanca. “Creemos que es vital desempeñar un papel en la lucha contra la pandemia a nivel mundial”.

Dirigido por la OMS, este programa prevé distribuir vacunas contra Covid-19 para el 20% de la población de cerca de 200 países y territorios este año, e incluye un mecanismo de financiación para que 92 economías de ingresos medios y bajos puedan acceder a los inmunizantes.

La canciller alemana, Angela Merkel, anunció que su país aportará 1,500 millones de euros más a la lucha global contra la pandemia.

Alemania se convierte con esta última contribución en el “primer donante” global a los esfuerzos multilaterales para atajar el coronavirus, como la iniciativa Covax para llevar las vacunas a todos los países, aseguró Merkel en una rueda de prensa tras el encuentro.

“La pandemia no puede darse por vencida hasta que la población de todo el mundo reciba la vacuna”, aseguró Merkel, que subrayó que estas aportaciones para contribuir a acabar con el coronavirus en los países en vías de desarrollo son una “cuestión elemental de justicia”.

“Covax servirá para garantizar que la vacuna llegue de forma rápida y segura a todos”, agregó.