Nace hijo de una pareja migrante en Salamanca

Los padres del menor, desconocen si seguirán o no, su travesía en busca del ‘sueño americano’. Foto: Eugenia Rojas

Agradecieron el trato y cuidados recibidos; ahora son atendidos en la casa San Carlos Borromeo. Los padres no tienen la certeza de si continuarán en busca del ‘sueño americano’ o regresarán al Salvador

Eugenia Rojas

Salamanca.- Nació en Salamanca un hijo de padres migrantes, que se quedaron rezagados, de la caravana conformada en su mayoría por hondureños y salvadoreños, por el trabajo de parto. El niño, que se llamará Axel Daniel ‘N’. Nació el 12 de noviembre en el Hospital Regional. Sus padres fueron canalizados a la Casa del Migrante San Carlos Borromeo. Los progenitores se sintieron muy felices y agradecidos por la atención recibida en la ciudad, no tienen la certeza de si continuarán en busca del ‘sueño americano’ o regresarán al Salvador, su país de origen, por lo peligroso que será el viaje para su hijo a Estados Unidos.

Relato de una travesía

 José Luis y Yesenia, dos jóvenes salvadoreños, iniciaron su peregrinar para lograr el sueño americano, hace un par de meses desde la Ciudad Barrios, El Salvador. Sin embargo, Yesenia empezó con el trabajo de parto. “Ya no caminábamos mucho, porque ya traía mi panza bien grande y empecé con dolor. Ratitos caminábamos y así”.

“Caminando por esta ciudad (Salamanca) y buscando en dónde dormir, ya no aguantaba, ya venía con dolores, por lo que nos pasamos acá y al hospital”.

 “Ahí nació mi bebé, sentí emoción, me dieron ganas de llorar cuando lo vi (…), es mi primer bebé; se va a llamar Axel Daniel. Su abuelo se llama Daniel, pesó 2 kilos 898 gramos al nacer”, acotó.

 La pareja llegó al Hospital Regional este 12 de noviembre;  ahí nació él bebe.  José Luis fue hospedado en el Albergue del Sagrado Corazón de Jesús, continuo al nosocomio.

Para cuando salió su mujer e hijo, los canalizaron a la Casa del Migrante San Carlos Borromeo, donde están hospedados desde ese tiempo, indico Miguel Ángel, encargado del sitio.

Tienen todas las comodidades

 Refirió que ellos se encargan de todo lo que necesita la familia, y “personas de buen corazón les traen pañales, ropita y cobijitas, o lo que necesitan”.

 Ellos están comunicados con su familia y en espera de decidir qué harán con su vida; ya que con el bebé será muy difícil que prosigan el viaje a Estados Unidos. “Aquí estarán hasta que ellos sean dados de alta, después tendrán que decidir lo que harán”.

 En tanto los padres disfrutan los primeros días de vida de su bebé. Quien en tres años, es el primer niño que nace y que está hospedado en la Casa del Migrante, finalizó.

*EZM