Onofre Lujano / Gilberto Navarro/ Yadira Cárdenas

Acámbaro / Guanajuato / Salamanca.- Una de las santas más conocidas y veneradas a lo largo de la historia cristiana es Cecilia de Roma. Universalmente reconocida como patrona de la música. La Iglesia Católica conmemora el 22 de noviembre la muerte de Santa Cecilia, una mujer de familia noble que falleció en un año indeterminado entre el 180 y el 230 de nuestra era después de ser torturada por su conversión al cristianismo.

Los músicos celebran cada año en este día en todos los rincones de la entidad como en Acámbaro, Salamanca y Guanajuato capital.

El salmantino José Luis Flores Hernández, de 78 años, es un músico norteño desde hace más de 30 años, y aunque la pandemia desintegró la agrupación que conformaba, él continúa saliendo a las calles en busca de que lo contraten y hacer lo que más le gusta, además de llevar el sustento a casa

Desde pequeño don José Luis supo que ser músico era lo suyo, y así sin pensarlo más aprendió a tocar el acordeón, y conforme pasaron los años conformó junto con otros tres músicos la agrupación Fugaz Norteño desde hace más de 30 años, entre fiestas particulares y a diario colocándose en la calle Aldama para amenizar a los parroquianos o bien ser contratados para llevarlos a fiestas particulares.

También lee: “Ser músico es un orgullo”, dice don Mario como un mariachi de cuarta generación

Sin embargo, con la pandemia la situación cambió abruptamente, cerraron comercios, se suspendieron actividades y se vieron obligados a estar en casa, subsistiendo  de lo que les daban familiares: “nos tuvimos que encerrar y todo se detuvo, ya no pudimos tocar en ningún lado”.

Actualmente y ante la reactivación paulatina de las actividades económicas, don José Luis regresó a la calle Aldama en espera paciente de ser contratado, sin embargo sus tres compañeros ya no regresaron y desconoce el por qué, ahora cuando aparece algún cliente se une con músicos de otras agrupaciones para tocar.

“Lo que me gusta es seguir tocando, estuvo difícil la situación, pero subsistimos, había gente que nos daba 50 pesos, una despensa, un taco, no nos quedamos solos y aquí seguimos para seguir llevando música”, señala.

Este 22 de noviembre se celebra a Santa Cecilia, y don Luis espera acudir a la Parroquia Antigua donde se venera, para darle gracias por estar vivo, por poder salir a trabajar y que le conceda salud para seguir haciendo lo que más le gusta, alegrando corazones con su música.

Mariachi, amor y vida

Con el gusto por la música en la sangre por tres generaciones, Agni Rangel, encontró en el mariachi una pasión que se volvió su sustento.

Y es que desde su debut en el día de Santa Cecilia, ni la crisis por la pandemia lo ha alejado de tocar las mejores notas de las cuerdas de su violín para ya sea para alegrar fiestas, amenizar bodas o incluso para despedir a seres queridos.

Agni Rangel lleva la música en la sangre: sus abuelos, padre  y primos son mariachis y su familia fundó hace más de 60 años el Mariachi Santa Rosa, uno de los primeros del género en la ciudad.

Ahora con el Mariachi Tierra Querida se gana la vida con las cuerdas de su violín, pero además la música lo llena de satisfacción.

Te puede interesar: León: pese a la falta de trabajo, en la Plaza del Músico aumentan los mariachis

“Ser músico es un don, te diviertes haciéndolo, que mejor cosa que hallar un placer y en mi caso seguir con la tradición familiar del mariachi y es un gran orgullo pertenecer a esto que es parte de nuestra cultura como mexicanos”.

Reconoció que la crisis sanitaria lo afectó a él y a todos los músicos ya que al no poder salir a trabajar no había ingresos.

Sin embargo, los eventos particulares le permitieron sobrevivir a la crisis y la entrada del estado en semáforo verde de salud, les da un respiro para seguir viviendo de su pasión.

“Las esperanzas las tenemos bien puestas todos los días que salimos a trabajar, en esta contingencia que pasó si hubo una baja considerable, pero nosotros siempre buscamos  el modo de bus-car eventos, a todo nos afectó”.

Finalmente comentó que toda la situación de salud, hizo que los momentos de fiesta acompañados de la música, incluso se disfruten más.

Talento en escena

En Acámbaro sobresalen las mujeres integrantes de algún grupo musical o como solistas, ponen su talento y son parte importante dentro de las organizaciones que se dedican a la música. Desde el 16 de noviembre comenzó la celebración con la participación de grupos como Exceso, de Uriangato y como artista de lujo: Gabrielle, joven baladista que ha cautivado a la gente con su voz versátil cuyo fuerte es la balada romántica, polifacética al interpretar música ranchera, rock y desde luego, las baladas de diferentes épocas.

La joven tiene sangre musical ya que su hermana Janet canta para el grupo Willis, de Tarimoro, en su consanguínea ambas tienen una trayectoria musical que data desde hace más de 10 años, ambas tienen una gran experiencia en el escenario, lo que la ha convertido en unas de las favoritas de la región.

Los días siguientes participaron grupos como grupo Complot; Nelly Martz, solista versátil de los Willis, y Master Show con su Solista Yaniff, joven que también canta todos los géneros musicales; Show musical Mathus, de Maravatio, Michoacán; La Diosa y Excencia,

Ayer se presentó Cronos de México y Antaño solista versátil y hoy concluye la semana de fiesta en honor a Santa Cecilia con el homenaje al locutor, músico y anunciador de espectáculos recién fallecido Félix Figueroa, donde su grupo musical Los embajadores del Norte rendirán tributo a su trayectoria, junto con la parodia de Gerardo Almanza y su tributo a Joan Sebastián.

Hace un año: Pandemia deja a músicos sin celebración de la patrona ‘Santa Cecilia’

LC