Nayeli García

Irapuato.- El embellecimiento de la Calzada Insurgentes acarreó para los vecinos y comerciantes de la zona un sinfín de problemas viales con la pérdida de estacionamientos, la falta de tolerancia de los tránsitos municipales y el uso de la ciclovía por motociclista que pone en riesgo la seguridad de los transeúntes.

Aunque reconocieron que con la remodelación se ve más bonito el lugar, acusaron de que más de 100 vecinos y 72 negocios están inconformes pues afectaron sus ventas y complicaron su vida.

Quitan estacionamiento

Al menos diez multas de tránsito de 700 pesos cada una ha tenido que pagar en el último mes Tomás, el dueño de un negocio de pinturas que tiene más de 35 años en la Calzada Insurgentes en su tramo del Puente de Guadalupe y la avenida Guanajuato, pues constantemente realiza carga y descarga de producto y aunque tiene una rampa, no le permiten usarla y tener su camioneta por mucho tiempo, pues es multado.

Otra vecina comentó que cuando se remodeló el sitio, ella pidió una rampa para poder sacar y mover a su hija que tiene una discapacidad y usa silla de ruedas, pero nunca le hicieron caso y siendo ella de la tercera edad le cuesta moverla.

Los colonos aseguraron que a ellos nadie les informó sobre el proyecto, sólo les avisaron que habría una remodelación, pero no les dijeron que perderían el estacionamiento de batería en sus casas y negocios, el cual desapareció para tener espacio para construir una ciclovía y poner bancas.

Denunciaron que mientras que los tránsitos están en la cacería de los autos estacionados afuera de negocios y casas, no hacen nada con los motociclistas que usan la ciclovía para circular y ponen en riesgo a los transeúntes.

EZM