Muere por entrar ilegalmente a una tribu aislada de India para ‘evangelizar’

Un misionero falleció bajo las flechas de la población cazadora-recolectora de la isla Sentinel en sus intentos de predicar su religión con los pobladores reconocidos por su violencia y su renuencia a la intervención exterior

AFP

Port Blair. – Un estadounidense falleció bajo las flechas de una tribu autóctona que vive aislada en una isla del archipiélago indio de Andamán y Nicobar, según la policía local, tras intentar acercarse ilegalmente a esta comunidad, hostil al mundo moderno.

La población cazadora-recolectora de la isla Sentinel, que cuenta con unas 150 personas, vive en autarquía y ataca a cualquier persona que ponga los pies esta pequeña isla ataca del mar de Andamán.

El 16 de noviembre, John Chau, un estadounidense de 27 años, fue rodeado y abatido apenas entrar en la isla Sentinel del Norte, donde vive esta tribu. Está oficialmente prohibido visitar esta isla.

El estadounidense pagó a unos pescadores locales para que le llevaran a Sentinel del Norte, donde reside esta tribu descrita a menudo como la más aislada del planeta y que rechaza todo contacto con el mundo exterior. Y recibió una lluvia de flechas en cuanto desembarcó en la isla, declaró a la AFP una fuente policial que pidió anonimato.

“Fue atacado con flechas pero siguió andando. Los pescadores vieron como los indígenas le ataban una cuerda al cuello y lo arrastraban”, prosiguió la fuente. Los pescadores “se asustaron y huyeron pero regresaron al día siguiente y hallaron su cuerpo en la playa”, agregó.

John Chau se encontraba en las islas Andamán con un visado de turista. Había efectuado varios viajes a estas islas anteriormente y ofrecido dinero a los pescadores para que lo llevaran a las Sentinel.

“Trató de llegar a Sentinel el 14 de noviembre pero no lo logró. Dos días después fue muy preparado. Abandonó la embarcación a medio camino y tomó una piragua solo hasta la isla”, describió a la AFP una de las fuentes policiales.

La policía india abrió una investigación por homicidio y detuvo a siete pescadores en conexión con este caso. Sin embargo, la reacción de las personas al conocer la noticia es responsabilizar a Chau; lamentan la muerte del americano pero reconocen que ya es bien sabido que la isla no debe ser visitada por cualquiera.

En un comunicado enviado a la AFP, la ONG de protección de tribus autóctonas Survival International denunció “una tragedia que nunca tendría que haber pasado”.

El caso es una memoria de la condición de este pueblo autóctono que ataca a quien ponga un pie en su isla. Todas las tentativas de contacto del mundo exterior en las últimas décadas se toparon con la hostilidad y la violencia de la tribu. Las autoridades indias prohíben acercarse a menos de cinco kilómetros de Sentinel del Norte.

El gobierno indio ha intentado en varias ocasiones, en los años 1970 y 1980, entrar en contacto con ellos pero, tras fracasar, India renunció oficialmente a ello en 1990 y los declaró un territorio autónomo.

AL