MAL CÁLCULO. Al interior de la bancada panista los vaticinios sobre el destino de las iniciativas de reforma en materia de licencias de conducir y plataformas de taxis ejecutivos, son de un optimismo moderado. Nada que ver con aquella ocurrencia inicial de que podía pasar ‘fast track’, sin discusión.

EN CABALLO DE HACIENDA. La del manejo de las licencias de conducir que pasará de la Secretaría de Gobierno a la de Seguridad no debe tener mayor problema porque es facultad de un gobierno, organizarse como mejor le parezca.

AJUSTE. Le bastará a la Secretaría de Gobierno eliminar algunos puntos que causaban ruido en diputados opositores, sobre todo cuando se aludía al manejo de datos sensibles de los ciudadanos para que todo quede bien planchado.

FANTASMAS. Eso sí, habrá que echar un ojo a la hora de que se proyecte el presupuesto 2022 en qué partida queda encuadrado el manejo del padrón de licencias ahora que vaya a la Secretaría de Seguridad. No vaya a ser que se aparezca por ahí que se va a destinar una millonada para el manejo de esos datos con una empresa tipo Seguritech (la del cuestionado proyecto Escudo) y se vayan a inflar los gastos.

CON MÁS TACTO. La que tiene que ver con las plataformas de taxis sí va a requerir más trabajo y quizá alguna que otra afinada.

LA ESCUCHA. Los funcionarios de la Secretaría de Gobierno y los diputados panistas ya enfrentaron algunos reclamos de organizaciones de taxistas que ven que las nuevas disposiciones pueden significar el fin de los tradicionales.

CAMBIOS. Y es cierto que el cambio es inevitable pero hay que afinar algunos temas. Por ejemplo, el concepto de transporte privado no cabe para los taxis ejecutivos y tendrá que encuadrarse en el público.

LES HABLAN. Esta parte sí requerirá un trabajo más fino de parte de la Secretaría de Gobierno para encuadrar bien la iniciativa y los cambios que se perfilan. Es cierto que esta reforma es la respuesta a un fallo que justamente le quita al gobierno la prerrogativa de regular el transporte de taxis ejecutivos pero debe quedar bien articulada y sustentada.

ADVERTENCIA. Lo de la aplicación que pretende echar a andar el gobierno estatal es otro boleto, aunque eso no viene en la iniciativa que analiza el gobierno pero sí en los anuncios de la secretaria Libia Denisse, quien incluso anunció una partida de 17 millones para la aplicación que tiene como fin mandar a la baja las comisiones de hasta un 40% que cobran las plataformas como Uber, Didi y otras a sus choferes.

CONCEPTOS. Dicen los que saben que una cosa es lo que cuesta la aplicación y otra, el costo de la publicidad para que pueda competir con las que hoy son más populares entre los usuarios.

LO QUE FALTA. Todo dependerá de la habilidad para operar políticamente las reformas. También se trata de que haya un consenso y no gritos y sombrerazos como suele pasar.

LA DEL ESTRIBO…

Hace unos días, el dirigente del PAN en el estado, Eduardo López Mares, estuvo en la reunión de la bancada de su partido en el Congreso local en modo regañón para advertir a los diputados y diputadas que habría sanciones internas para aquellos legisladores que anduvieran filtrando a medios las incidencias de las reuniones internas de la bancada.

En este espacio le comenté hace unos días que el coordinador, Luis Ernesto Ayala, hizo un sondeo -digamos, no vinculante-, para saber cómo andaban los momios internos en torno al matrimonio igualitario en el que apenas siete se pronunciaron a favor. Bueno, habrá otros que digan que esperaban menos afinidad.

El punto es que a los jerarcas azules no les gustó esa ventaneada como si se tratase de la revelación de un secreto de estado. Tal parece que el espíritu censor y persecutorio que hizo famoso a Gerardo de los Cobos en la década de los 90s, ya regresó al panismo. Lo retro está de moda.

Recordar es volver a grillar

MALÚ Y DAVID CON AMLO: LA 4T LE PAGA A LA PAREJA EXPERREDISTA

Cuando parecía que su izquierdismo estaba condenado a la ignominia en un estado como Guanajuato, hace exactamente cuatro años, Martha Lucía Micher Camarena primera candidata mujer a la alcaldía de León y su esposo, David Martínez, impulsor del PRD en Guanajuato, se tomaban la foto con Andrés Manuel López Obrador.

Eran los izquierdistas de siempre que no sucumbieron al canto de las sirenas, decepcionados del pragmatismo extremo del PRD que sacrificó todo con tal de ir a una coalición con el PAN.

El ahora presidente de la República presentaba entonces su Proyecto Alternativo de Nación y posaba para la foto con ambos que lo respaldaban en su tercera intentona para ser el mandatario.

Apenas en marzo de 2015, unos meses antes de las elecciones intermedias, ambos habían renunciado públicamente al PRD, partido en el que militaron durante mucho tiempo.

Micher Camarena fue candidata a la gubernatura en 1995, diputada local, diputada federal y funcionaria en el gobierno de Marcelo Ebrard como jefe del Distrito Federal. David Martínez tuvo un palmarés más discreto. Solo llegó a ser dirigente del PRD leonés.

Hoy, la política les ha sonreído al ser respectivamente senadora de la República y diputado local de Morena. Y a algo de su viejo romanticismo opositor han renunciado y han tenido que dar algunas maromas.

Malú al defender a capa y espada algunas acciones y decisiones del presidente que contradicen abiertamente su feminismo. También, porque, pese a que su esposo David Martínez no es ningún improvisado en política, es innegable que su cercanía a los mandones de Morena ha sido determinante para que el académico haya llegado a la curul y que en ese trance, sus convicciones se hayan dejado de lado para dar paso a un varón en un cargo de elección.

Es ella la estrella de esa película y mejor se pondrá su futuro político si Marcelo Ebrard resulta ser el candidato presidencial de Morena en 2024  y si no lo es, veremos si su afinidad morenista está supeditada únicamente al destino de quien parece ser la antítesis de los radicalistas en la 4T.

La imagen del día

LA ONU EN GUANAJUATO: LA REALIDAD DE LAS DESAPARICIONES

Más allá de la misión concreta que tienen de revisar las 4 acciones urgentes que conviene implementar en Guanajuato, la visita del Comité para la Desaparición Forzada de la ONU en Guanajuato, servirá para pulsar cómo se leen desde afuera, los avances y pendientes que hay en la entidad en esta materia que ha sido un drama preocupante desde antes del sexenio de Diego Sinhue.

Otra cosa es que en el sexenio de Miguel Márquez, el asunto se haya ignorado desde todos los puntos de vista y que haya pasado a un segundo término por el capricho del gobierno que desvío la atención y lo metió en el cajón de lo no importante.

¿Cuántas veces se habló en la segunda mitad del sexenio de Márquez ante los diputados de la necesidad de armonizar las leyes locales con las federales en materia de desaparición forzada y los diputados minimizaban el asunto, pateando el bote?

Cuando llega Diego Sinhue y decide ratificar al entonces procurador de Justicia, Carlos Zamarripa, ahora como fiscal, sabía que el asunto de las desapariciones tronaría de un momento a otro porque ya era inocultable el drama de las fosas clandestinas y de los colectivos que exigían respuestas a sus familiares desaparecidos.

Y entonces de pronto, en el nuevo sexenio ya hubo voluntad política para legislar y crear las figuras que se requerían como la Comisión Estatal de Búsqueda, la Comisión Estatal de Víctimas y armonizar leyes con lo federal para ponerse al día en la materia y hacer lo que se tuvo que haber hecho años atrás.

Y sí, fue la voluntad política de Diego Sinhue que no había tenido Miguel Márquez lo que lo hizo posible muy a pesar de las resistencias de Zamarripa a quien incluso a estas alturas, se le ve reticente frente a este drama, incómodo.

Ha abonado fuertemente a este asunto, la determinación del gobierno federal para abordar este tema que mantiene en luto a decenas de familias en varios estados del país y que no atendió tampoco la pasada administración federal.

El problema es que después de que en Guanajuato era prohibido hablar de fosas clandestinas, el estado como es natural, saltó a los primeros sitios. No es que en unos cuantos meses hayan aparecido las fosas. Simplemente, cuando ya no se pudo ocultar la realidad, ésta se sobrepuso.

Un dato más. La actual secretaria de Gobierno, Libia Denisse García Muñoz Ledo, como presidenta de la comisión de Gobernación y Puntos Constitucionales del Congreso local tuvo que poner las dos caras frente al problema.

La de la simulación en tiempos de Miguel Márquez y ahora la de la atención de un problema en el que mostró sensibilidad como diputada donde incluso podía darse el lujo de rebasar la línea y ser crítica.

Ahora, estará más limitada para darle patadas al pesebre. El que más se resiste es su par frente al gobernador.