Yadira Cárdenas

Salamanca.- Servicios de moto envíos mantienen su flujo de trabajo normal tras haber modificado sus protocolos de seguridad, luego de que la mayoría ya cuenta con sus clientes permanentes, y cuando son llamados para un servicio que consideran de riesgo, prefieren no hacerlo.

Las empresas y particulares de servicio de moto envíos se vieron obligados a cambiar protocolos de servicio luego del hecho que se registró el pasado 19 de septiembre, cuando una explosión en un restaurante causó el fallecimiento de dos personas, luego de que el artefacto explosivo fue trasladado a través de un servicio de moto envío

Con los cambios realizados se esperaba que disminuyera el trabajo para este sector, sin embargo, a decir de algunos representantes de las empresas, afortunadamente el trabajo se ha mantenido, aunque se han enfocado en los clientes que ya conocen.

También lee: Motoservicios en Salamanca, un servicio necesario expuesto a la inseguridad

“Afortunadamente yo creo que a la mayoría no nos ha afectado de manera importante, porque como ya tenemos nuestros clientes desde hace tiempo, eso nos da un poco más de confianza, pero aun así nos mantenemos atentos”, señaló César N. Líder de una agrupación de este giro.

Mencionó que, al menos en su agrupación, cuando son llamados de algún número dudoso prefieren no prestar el servicio, aunque pueda significar la pérdida de un nuevo cliente, sin embargo dijo, es mejor que ponerse en riesgo.

“Hasta ahorita lo que hemos platicado con otros compañeros es que no hay mayor problema, Por supuesto que hay temor porque todavía somos vulnerables a otros delitos, como los asaltos o robos de nuestras unidades y tratamos de mantenernos en comunicación y cuidándonos unos a otros”

Destacó que en municipio trabajan cerca de 300 moto envíos, entre agrupaciones y particulares, los cuales en su mayoría se encuentran unidos y en comunicación, como parte de su estrategia de seguridad.

Entre las nuevas medidas de seguridad dijo que solo se recogerán envíos en domicilios o comercios establecidos y no en la vía pública, los paquetes con contenido no visible serán revisados, se pedirán los números de teléfonos de quien envía y recibe, además se llamará previamente al destinatario para corroborar que espera un paquete.

Foto: Cuca Domínguez

LC