Yadira Cárdenas

Salamanca.- Estafas, accidentes y asaltos son solo algunos de los problemas que enfrentan los trabajadores dedicados al moto servicio, giro que vio incrementada su demanda casi al doble en el transcurso de la pandemia y con ello los riesgos en su labor.

Esto motivó que algunos de los encargados de las más de 120 unidades, que brindan este servicio en Salamanca, identificaran zonas específicas donde por seguridad, no llegan.

Durante la pandemia de COVID-19 y el confinamiento, el servicio de moto envíos se volvió indispensable para algunos ciudadanos, además de abrir una opción de trabajo para quienes perdieron su empleo y decidieron integrarse a esta labor.

Sin embrago, no todo es fácil. La mayoría carece de un servicio médico y el riesgo de accidente es latente. No obstante, asumen el peligro para llevar el sustento a casa y más en tiempos complicados por la contingencia sanitaria.

Además, tienen que sortear los asaltos y las estafas que están a la orden del día.

De acuerdo con César N. líder de un grupo de reparto denominado “Huracanes”, su trabajo es abstracto porque se desconoce a las personas a las que se les brinda el servicio y qué es lo que van a transportar.

“También las estafas, nos piden un depósito bancario o un pedido de alimentos después de hacerlo ya no contestan el teléfono o no existe el domicilio y ahí salimos perdiendo”, señaló al recordar que la mayoría se van haciendo de sus clientes.

Los trabajadores de moto servicios identificaron colonias de la zona sur que son de mayor riesgo como El Cerrito, Santa Elena y Benito Juárez.

“En alguna ocasión nos pidieron llevar una computadora y la caja traía piedras, también pasamos por un dinero para un depósito y enseguida a la vuelta ya estaban esperando al chavo para quitarle el dinero, y hasta le dijeron en qué bolsa se lo había metido”.

Para los más de 120 trabajadores que pertenecen a seis agrupaciones, además de los independientes, el apoyo necesario sería con los rondines constantes de seguridad pública en colonias de mayor riesgo.

Agregaron que el funcionamiento de todas las cámaras de video vigilancia de la ciudad, además de los retenes de tránsito y vialidad, ayudarían a identificar a conductores de vehículos en estado de ebriedad que también son un constante peligro.

Checa también: