OTRA MÁS. La increíble necedad de Morena y de su jefe de facto, el presidente Andrés Manuel López Obrador para defender la candidatura de un personaje cuestionado como Félix Salgado Macedonio en Guerrero exhibe en varios frentes la inconsistencia de nuestra clase política y lo inútil de los encuadres ideológicos en el México actual.

¿QUÉ NECESIDAD? El presidente se ha enfrascado en una discusión mediática que en nada abona a su imagen como estadista y que de manera particular ha puesto contra la pared a militantes, pero sobre todo a legisladoras y mujeres que integran su partido que no encuentran la maroma correcta para mantenerse fieles a su perfil feminista sin darle un raspón al jefe del ejecutivo federal.

CONTRA LA PARED. Ahí está el caso de la senadora Martha Lucía Micher, una mujer que por décadas ha sido una figura central en el impulso y defensa de la agenda feminista y que se ve en aprietos cada que al jefe del ejecutivo federal le da por enredarse en debates contra esas causas que abrazan sus compañeras.

PREDICAMENTO. El rechazo a la candidatura de Salgado Macedonio en Guerrero por las acusaciones que hay en su contra por violación y abuso sexual incluye no sólo a morenistas sino a personajes en redes sociales que suelen defender a López Obrador a capa y espada.

“LIGHT”. Y la senadora Micher Camarena -como otros y otras en Morena- prefiere no cuestionar directamente al presidente sino reafirmar su defensa de los derechos de las mujeres y la condena a quienes abusan desde el poder de ellas.

CITAS. “Todos los partidos tienen la responsabilidad de cumplir con postulaciones de personas que no tengan antecedentes de género. Que todas las instituciones en el marco de su competencia, cumplan en prevenir y atender la violencia contra las mujeres”, tuiteó ayer al citar a la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero.

CONTEXTO. La funcionaria federal acudió ayer a atestiguar la presentación del Programa Nacional para la Igualdad entre Mujeres y Hombres 2020-2024 a cargo del Instituto Nacional de las Mujeres.

CONTRASTES. El discurso de Sánchez Cordero fue contundente, acorde a los postulados que uno espera encontrar en un gobierno que se dice de izquierda. El problema es que por la mañana, el presidente echó más leña al fuego con el “ya chole”, esa frase tan mexicana y coloquial que dejó claro su hartazgo por la discusión de un tema.

¿HASTA CUÁNDO? Y no hay ninguna duda que le está resultando muy caro a los promotores morenistas a ultranza de Salgado Macedonio esa necedad, no sólo de mantenerlo, sino de hacerlo con argumentos que rayan en lo absurdo y exhiben las contradicciones de un gobierno que se precia de ser progresista y que denuesta un día sí y otro también al conservadurismo.

OPOSITORA. En sus tiempos de feminista desde la trinchera opositora, ‘Malú’ Micher como muchas mujeres en la 4T ya estaban levantando el puño en estos momentos y cuestionando sin miramientos a quienes defendían lo indefendible.

LE DA FRÍO. Hoy, la postura presidencial vuelve a acorralar a las feministas que simpatizan con él. Se les acaban las maromas y dejan claro que frente a los líderes, el feminismo debe ser discreto y sin ruidos.

LA DEL ESTRIBO…

Arrancó el período ordinario de sesiones en el Congreso del Estado con un exhorto aprobado por unanimidad para que el procurador federal del Consumidor, Ricardo Sheffield Padilla atienda y desaliente la especulación que se ha generado en las últimas semanas en Guanajuato con el oxígeno medicinal que requieren los pacientes covid que se atienden en sus casas.

Ni siquiera chistó en apoyar el exhorto Raúl Márquez Albo quien es el diputado más cercano a Sheffield Padilla.

Y por lo menos en las redes sociales y en los medios, parece disminuir la tensión y las denuncias que resultaban abundantes hace dos semanas cuando contagios y hospitalizaciones estaban al tope en Guanajuato.

Hoy, parece que la situación empieza a distenderse, aunque la emergencia está todavía lejos de concluir. Ya sabemos que los exhortos son como las llamadas a misa y que Profeco tiene personal limitado y pocos dientes para frenar la especulación. El chiste es hacer ruido y presionar.

JUAN CARLOS MUÑOZ Y GÓMEZ ESCALANTE: SALARIOS Y CONTRAPESOS CINCO AÑOS DESPUÉS

Hay frases que un político dice y quedan para la posteridad. Una de esas fue pronunciada hace cinco años por el entonces diputado local y ahora presidente del patronato de la Feria de León, Juan Carlos Muñoz en un diálogo con el ahora precandidato a diputado federal por Morena, Ricardo Gómez Escalante, en aquel momento, integrante del colectivo ‘Ciudadanos Hartos’ y dolor de cabeza de la autoridad en todas las manifestaciones.

 “Yo siento que gano poquito, discúlpame. Yo trabajo mucho, reclámale a los que no trabajan. Yo trabajo muchísimo, yo trabajo todos los días. Ahorita estoy trabajando”, le dijo a Gómez Escalante quien le había reclamado que su salario era una grosería.

Gómez Escalante ya era conocido como uno de los infaltables en cualquier protesta. Hasta hace unos meses, era subdelegado de Programas del Bienestar y no ganaba tan poquito: 73 mil pesos mensuales.

Y bueno, el joven egresado de la carrera de Ciencias Políticas ya probó las mieles pero también las hieles del poder, como por ejemplo, enfrentar manifestaciones como las que él organizaba. En noviembre pasado tuvo que atender a un grupo de servidores de la nación que reclamaban despido injustificado.

Mucha agua ha corrido debajo del puente en este último año. Juan Carlos Muñoz se quedó con las ganas de ser candidato a la alcaldía del PAN muy temprano y ni siquiera pudo mostrarse como promotor de la Feria León 2021 con nuevo rostro porque la pandemia ha impedido que se celebre la verbena, aunque todavía no pierde la esperanza de que se celebre meses más adelante.

Gómez Escalante mientras tanto, ya renunció a su cargo en la Federación y busca ser diputado federal por Morena, aunque no será nada sencillo pues disputará la posición con el panista Jorge Espadas -que quiere la reelección- y con el priista Roberto Vallejo, uno de los pocos tricolores que ha ganado una elección de mayoría en un distrito en León.

VACUNAS EN GUANAJUATO: ESCASEZ Y FALLAS LOGÍSTICAS

Son tan pocas las vacunas que han llegado al país, y en lo particular a Guanajuato, que los errores y el desorden que describió ayer el secretario de Salud, Daniel Díaz Martínez se hacen más ostensibles.

Y con mayor razón cuando conocemos de las protestas en los últimos días de personal de salud en clínicas del Seguro Social en León que piden ser vacunados, aun cuando no están en lo que los criterios técnicos actuales se denomina ‘la primera línea’ que integran quienes laboran en Hospitales Covid.

Ayer, de manera conveniente, el secretario de Salud habló a detalle de los problemas que se acumulan en el estado con la logística implementada por el gobierno federal: la tardanza en el proceso de registro y el arribo de adultos mayores procedentes de Querétaro a municipios del noreste a quienes, según el funcionario, no se les negó la atención.

De manera paralela, las protestas de médicos y enfermeras no pueden ser minimizadas ni calificadas como hechos aislados. La decisión del gobierno federal de iniciar la vacunación en la población abierta cuando aun no se da la cobertura con el personal médico (en la primera o en la segunda línea) empieza a tener sus efectos adversos.

Personal de salud del sector público -pero también del privado- sigue sin ser vacunado mientras ya se inició con los adultos mayores.

Y si los cargamentos de vacunas llegaran uno tras otro, no importaría para algunos esperar un poco más. Pero las 84 mil vacunas de esta semana saben a muy poco en un estado con más de seis millones de habitantes.

Pocos argumentos hay para alimentar el optimismo en estos momentos en Guanajuato y en el país. El presidente López Obrador anunció en su primer mensaje tras la convalecencia por covid-19 que en marzo estarían ya vacunados los adultos mayores. Esta semana dijo que a mediados de abril.

De las vacunas aplicadas, apenas la mitad son para adultos mayores. Poco más de 40 mil, que no son ni el 10% de las 600 mil que se requieren para una dosis para adultos mayores. El ritmo de vacunación es muy lento y pinta para convertirse en un calvario. Lo deseable es que sea solo un mal arranque. Los antecedentes de la 4T no alientan muchas ilusiones.